28 de marzo de 2012

CGTP aprueba Jornada Nacional de Lucha: 2012

La Asamblea Nacional de Delegados de la semana pasada ha sido un espacio de amplia discusión sindical. Han participado casi 300 delegados de todo el país. Es cierto que esta vez han venido menos mujeres que otras veces y la c. Marilú Peralta, secretaria general de Manufacturas señaló claramente que había que promover más la presencia de las mujeres sindicalistas. 

El tema central fue como sabíamos la posición del sindicalismo frente al gobierno de Ollanta. El informe central de la dirección sindical fue bastante claro y señaló la línea general de la CGTP: Seguimos exigiendo los cambios planteados por el actual gobierno. Vamos a exigir que se den lo más pronto posible y los vamos a apoyar cuando se den. 

Las intervenciones de los delegados y delegadas en general se enmarcaron dentro de esta posición. Los compas de provincias informaron de la situación en sus respectivas regiones. Es cierto que el sur del país está mucho más radicalizado que el resto del país. 

Algunas voces lanzaron la propuesta de un paro nacional (huelga general). La mayoría no comparte esta propuesta. Las razones son simples. No se trata de convocar un paro nacional así no más. Se trata de tener las condiciones mínimas para que sea exitoso. Y salvo una parte del sur, el resto del país esta aún frío. Un sector sindical tiene claro que este gobierno no es pues el fujimorismo ni el alanismo de años pasados. Tenemos un gobierno que producto de sus contradicciones internas ha virado del centro izquierda al centro derecha. Y ciertamente, aún es muy pronto para eliminar toda incertidumbre sobre el rumbo que tomará. 

Así, la propuesta de una Jornada Nacional de Lucha resulta más adecuada. Se trata que cada región realice las iniciativas de movilización que le permita su propia acumulación de fuerzas. 

En este ambiente, se discutió el regreso al Acuerdo Nacional. esta fue durante mucho tiempo el caballito de batalla del reducido grupo de troskistas alrededor de Erwin Vasquez. Luego de su fracasado intento de construir un pomposo "Partido de los trabajadores del campo y la ciudad", se le veia muy poco. En el último congreso de la CGTP Lambayeque no pudo ser reelegido como cabeza principal por enésima vez a pesar de sus intentos entusiastas. Ahora, en la Asamblea Nacional de Delegados luego de discutir si la CGTP debía regresar al Acuerdo Nacional, se pasó a votación. Vasquez quería que la CGTP siguiera fuera del Acuerdo Nacional. Respaldaron su posición solamente cinco (05) delegados de un total de cerca de 300. Pocas veces he visto una derrota tan aplastante. Debe ser uno de los peores momentos por los que atraviesa el líder troskista. 

Bueno, en resumen, el sindicalismo peruano seguirá exigiendo al gobierno las promesas no cumplidas y apoyando los cambios que se realicen. Para acelerar esos cambios en los próximos meses se desarrollará una Jornada Nacional de Lucha.