Entradas

Mostrando entradas de 2022

Hay que luchar por una jornada de trabajo de ocho horas

Imagen
El 15 de enero se recuerda el establecimiento de la jornada de 8 horas en el Perú. En 1919 luego de un periodo de conflictos bastante serios iniciados a mediados de diciembre de 1918 que culminaron con un exitoso Paro de tres días en Lima, el gobierno aceptó regular la jornada laboral.  La lucha desarrollada estuvo dirigida por los anarcosindicalistas que en ése momento eran el sector más radical en el campo obrero. El objetivo de los obreros era que mediante la legislación se establecieran límites a los abusos de los empleadores. La jornada de las 8 horas no podía ser un privilegio de unos pocos sino el derecho de toda la clase trabajadora.  Han pasado más de 100 años de esa victoria sindical y resulta claro que algo no funciona.  Antes de la pandemia, en febrero de 2020 más de 114 mil limeños laboraban más de 13 horas al día según cifras del INEI. En los sectores independientes, la jornada sobrepasa las 8 horas diarias. En ése mismo año alrededor de 1.46 millones de trabajadores en L

EEUU: Cómo pueden ganar los trabajadores en el 2022. Art. de Jane McAlevey

Imagen
El presente artículo apareció en The Nation el pasado 27 de diciembre . Jane McAlevey es una reconocida académica, especialista en temas sindicales en EEUU. Profesora universitaria y corresponsal de huelgas en The Nation) En el primer año de la pandemia de Covid, la riqueza de Elon Musk se disparó de $25 mil millones a $150 mil millones. Jeff Bezos se convirtió en la primera persona del planeta en poseer una fortuna de más de 200,000 millones de dólares. El Financial Times ha estado preocupado durante todo el año pasado por una crisis en la producción de superyates y últimamente ha estado informando sobre otra crisis que aflige a los ricos. Flexjet y NetJets, dos de las compañías chárter de jets privados más conocidas que operan en los Estados Unidos, dejaron de aceptar nuevos clientes recientemente porque simplemente no pueden adquirir suficientes jets para adaptarse al crecimiento explosivo de la clase multimillonaria. No solo no se oculta esta riqueza alucinante; se hace alarde de e