15 de julio de 2011

La CONFIEP asesorada por el Estudio Miranda & Amado Abogados

La CONFIEP es el gremio de los grandes empresarios del país. Ha sido un actor político clave en el actual gobierno. Dispone según fuentes informadas, de un importante lobby en el Congreso de la República, y de altos funcionarios y ministros-empresarios en los principales Ministerios.

Apoyaron la candidatura de Keiko y se opusieron a la de Ollanta Humala. Una vez que gana Ollanta, acuden presurosos y en 45 minutos salen felices y con un nacionalismo oportunamente renovado.

Pero tanta felicidad no puede durar. Hace unos días como relata la siguiente nota:


Han empezado a señalar los puntos que no deben tocarse en la agenda del próximo gobierno.

Leamos lo que afirma la CONFIEP...

"La última sesión de directorio de la Confiep –el mayor gremio empresarial– recibió un informe del estudio Miranda & Amado Abogados mediante el cual se presentan las proyecciones del panorama laboral en el próximo gobierno....


...El presidente de la Confiep, Humberto Speziani, se mostró en contra de la aplicación de medidas laborales rígidas, como la eliminación del despido arbitrario....


“Esas medidas significarán tener empleados de por vida así cometan faltas o si la empresa atravesara crisis económicas. ¿A dónde irán los jóvenes que buscan trabajo si hay estabilidad laboral para quienes ya tienen un puesto?”, cuestionó.


Sostuvo que el país ya cuenta con demasiadas leyes que sancionan a las compañías que incumplen los derechos laborales. “El Ministerio de Trabajo tiene que ver que no se cometan abusos. La ley sanciona el despido arbitrario injustificado”, apuntó."


Primero, vale la pena notar que la CONFIEP contrata a un estudio de abogados para recibir una adecuada asesoría legal y política. Fíjense bien señores empresarios y compañeros sindicalistas. La próxima vez que en medio de una negociación colectiva un empresario nos diga que "el sindicato no debe tener asesores", ya sabemos que responder.

En segundo lugar, llama poderosamente la atención que el presidente de la CONFIEP Humberto Speziani asesorado por el afamado estudio de abogados Miranda & Amado confunda "despido arbitrario" con "despido por falta grave". Inventa además una categoría sui generis la del "despido arbitrario justificado".

Veamos, en la legislación laboral fujimorista -que fue hecha a imagen y semejanza de los deseos de la CONFIEP en los 90s y que ningún gobierno democrático se ha atrevido a tocar-, tenemos el despido arbitrario, que no requiere de una causa o motivo. Asimismo hay un despido justificado, ya sea por razones económicas o por falta grave. Pero no existe un "despido arbitrario justificado". Es un oximorón en toda regla.

El movimiento sindical toda la vida, ha luchado contra el "despido arbitrario" es decir, el que no dispone de causa o justificación. Pues es, evidentemente, un abuso completo. Es privar del empleo a un trabajador y negarle el ejercicio de la ciudadanía sin expresión de causa. O cómo dicen los propios empresarios cuando lo aplican: "Te despido porque me da la gana"

Pero, si un trabajador comete una falta grave, debidamente tipificada, o si la empresa atraviesa de manera comprobada, una mala situación económica, el empleador tendrá la posibilidad de terminar el vínculo laboral. Eso es así en cualquier legislación laboral contemporánea. Así ha sido siempre en el país, incluso con Velasco.

La CONFIEP desinforma y no sabemos si es por ignorancia -por lo que deberían de cambiar la asesoría jurídica- o simples ganas de asustar al nuevo gobierno. En cambio, por aquí cuando se leyó la noticia en una asamblea sindical, los asistentes estallaron en largas y sonoras carcajadas.