16 de febrero de 2009

Gobierno y CGTP establecen mesas de diálogo

El gobierno y la CGTP han establecido el día de hoy un conjunto de mesas de diálogo para discutir los principales problemas del escenario laboral.

La información aquí:

Y claro: el blog oficial de la CGTP con un vídeo de la firma incluido.

La norma legal establece que en un plazo no mayor a cinco días deben conformarse "mesas de diálogo" al más alto nivel con participación de los ministerios de trabajo, producción, minería, salud, educación, entre otros, y dirigentes sindicales. En un plazo de 30 días, ni un día más, estas comisiones deben elevar un informe de soluciones a los problemas laborales. para que el Ministro Yehude les de curso.

¿Es un pacto o una tregua? Si y no. En verdad, es el acuerdo de diálogo más serio que se ha logrado arrancar al gobierno. Es un acuerdo bastante pensado. Tiene claramente delimitados sus objetivos, tiene plazos para que no sea un paseo. Y tiene un procedimiento para dar cursos a las propuestas elaboradas. No es una tregua porque no compromete a la CGTP a suspender o limitar la protesta. Pero es cierto, que con este nuevo canal de diálogo, se podrá derivar allí los conflictos latentes.

Y eso es una buena noticia. Es un reconocimiento del gobierno de la problemática laboral y especialmente del papel de los sindicatos en la actual coyuntura. Se podrán discutir y conocer los problemas laborales más urgentes. Los despidos, las limitaciones a la libertad sindical. El caso Famesa, por ejemplo; o la manera que desapareció el sindicato de Rimac Seguros, cuando todos sus dirigentes en dos semanas renunciaron "misteriosamente". O lo que viene ocurriendo en la empresa Reicolite, sobre lo cual ya escribiré pronto.

Imagino, que a pesar de todo, esa ala izquierda inquieta que tenemos nos va a caer con todo. Pero es normal que eso pase. Lenin decía que la responsabilidad política era inversamente proporcional al tamaño de la organización. Un grupito de radicals es generalmente un edificio de irresponsabilidad. Estoy seguro que no faltaran los que acusen a la CGTP de conciliadora. Los que interpretan la presente coyuntura exclusivamente desde una mirada partidaria. Y sólo tratan de llevar agua para su molino.

Yehude ha dicho algo que en cualquier lugar del mundo civilizado seria la cosa más tonta. "Las empresas deben acostumbrarse a que se formen sindicatos y que los sindicatos presenten pliegos de reclamos" Lo lamentable es que esa frase inocua hasta no más, es aquí casi un manifiesto insurreccional.

Esto es un avance. Si de esas mesas logramos que los trabajadores y trabajadoras NO SEAN despedidos, el sindicalismo estará haciendo bien su trabajo.