16 de abril de 2009

Todo lo que quieres saber sobre la Negociación Colectiva (Parte VII)

¿Qué hacer durante la huelga?

Durante la huelga, cada dirigente formará una comisión para sostener la medida. La más importante es la de Comisión de Defensa, pues es la que articula el trabajo de los abogados y demás profesionales que asesoran al sindicato así como mantiene el canal de comunicación abierto con la empresa. La huelga no suspende el diálogo con la empresa. Por el contrario es necesario reunirse y seguir dialogando con la empresa para hallar una solución a las demandas laborales.

La Comisión de Organización se encarga de los piquetes. Como mínimo debe de existir un piquete en la puerta de la empresa de manera permanente y otro en el ministerio de trabajo. Los piquetes pueden ser rotativos para que todos participen de manera equitativa en los mismos. Se pueden organizar ollas comunes, las cuales son también útiles para atraer a los medios de prensa. También es necesario llevar la huelga a lugares públicos como iglesias, medios de prensa, centros comerciales, etc.

La comisión de economía se encarga de sostener la caja de resistencia. Es importante entregar un aporte aunque sea mínimo para todos los trabajadores en huelga. Para eso se requiere de la solidaridad sindical y ciudadana. Se pueden realizar actividades, bonos de solidaridad y equipos para recorrer la ciudad y sostener la olla común. Todas estas acciones buscan darle presencia en los medios a la huelga.

Todos estos esfuerzos están orientados al éxito de la medida de lucha. Todo dirigente sabe que cada día que pasa en huelga, el ánimo va decayendo, los afiliados se van desmoralizando. Hay una curva del descenso del entusiasmo. Es normal y la tarea de la dirección sindical es lograr que la base se mantenga lo más comprometida el mayor tiempo posible. Para esto es necesario darle información mediante asambleas, boletines. la solidaridad de otros sindicatos es de mucha ayuda.

¿Cuándo termina la huelga?

La huelga y el arbitraje son los puntos finales del proceso de negociación. Cuando la comisión negociadora considera que las conversaciones con la empresa ya han llegado a un acuerdo, se convoca a una asamblea general y se somete la propuesta final de la empresa a la decisión democrática de os trabajadores. Si están de acuerdo, se toma la decisión de "levantar la huelga" y se redacta un acta que queda en el libro de actas de la organización sindical. La medida se hace efectiva al día siguiente.

La huelga puede ser exitosa o un fracaso. Tiene éxito cuando obviamente se han alcanzado los objetivos de la misma: el aumento, la reposición, mejores condiciones de trabajo o un cambio en los contratos. En ese caso se firma el convenio. Tres copias: una para el sindicato, otra para la empresa y la tercera a la autoridad de trabajo.

Una huelga exitosa no es solamente el logro de las reivindicaciones económicas. Una huelga es también una escuela de lucha. A lo largo del desarrollo de la misma aparecen nuevos líderes, se descubre las capacidades de cada dirigente. Algunos salen más consolidados por su claridad de pensamiento y por las decisiones correctamente tomadas, otros no dan la talla y deberán ser cambiados.

Decimos que la huelga es una derrota, cuando luego de un tiempo de paro, la empresa ha logrado resistir el golpe económico y los trabajadores ya empiezan a aflojar. Una dirección responsable no puede dejar que la huelga se caiga por si misma, es decir que los trabajadores regresen a laborar desordenadamente.

En una situación crítica, aún queda una salida temporal: la suspensión de la huelga. Es decir, no se levanta la huelga, pues esto le pone término oficialmente, sino se deja en suspenso la misma, se regresa a laborar mientras se reordenan nuestras fuerzas para luego retomar la medida o encontrar otra salida más airosa. Si la huelga se levanta sin hallar una solución, es pues una derrota. Se cierra el proceso de negociación colectiva y debemos esperar al próximo año.