6 de mayo de 2010

César Alva y un análisis muy extraño del movimiento sindical

Toda reflexión sobre el movimiento sindical resulta importante pues permite conocer y discutir los problemas y retos que enfrentamos los sindicalistas en el país. Este blog ha tratado de seguir los principales debates y aportes que se hacen dentro y fuera del país sobre el sindicalismo y el mundo del trabajo. En esta oportunidad vamos a comentar, con sorpresa y desencanto, un documento publicado por el Consejo Consultivo Laboral Andino (CCLA) en noviembre del año pasado pero que recién se ha distribuido entre los sindicalistas.

Se trata del número 24 de los "Cuadernos de Integración Andina" que generalmente acoge temas laborales tratados con solvencia y rigurosidad. Esta vez, en dicho número aparece un artículo, dificil llamar ensayo, firmado por César Alva un conocido asesor sindical  y como señala el documento actualmente es asesor en la planilla del CCLA.

Alva es el responsable del articulo central que da nombre al cuaderno, pues también hay aportes de Dennis Sulmont y de José Miguel Hernández de la CTC de Cuba. El texto de Alva aspira a ser una reflexión sobre los problemas que enfrenta el sindicalismo nacional en la actual coyuntura, pero lamentablemente carece de la rigurosidad necesaria para lograrlo.

Alva aborda diferentes temas sin articulación entre ellos, pasando del debate sobre el clasismo y el sindicalismo sociopolítico, que no resuelve sino simplifica, al señalar que las organizaciones de dicha corriente en verdad son clasistas (¿?). Repite los lugares comunes sobre la lucha de clases, la clase obrera, la derrota del ALCA y la democracia burguesa, Fukuyama, la OIT, el CNT, etc. En general con criterios de sentido común y poco originales.

La redacción es difícil, con oraciones largas que hacen extrañar las comas y especialmente los puntos seguidos. Resulta llamativo que siendo un ensayo no haya una sola cita o una cifra que sustente alguna de las opiniones de Alva. Se trata de pareceres que se justifican por si mismos.







Como puede verse en la parte inferior de esta imagen, la publicación se realiza con los recursos del proyecto "Fortalecimiento Sindical desde la Defensa y desarrollo de los derechos sociolaborales en la Comunidad Andina" que financia la "Fundación Paz y Solidaridad Serafín Aliaga" de CCOO de España.









Alva repite un estilo de acusar sin mencionar nombres, alude por ejemplo, al ex ministro de Trabajo Javier Neves pero le exige que se "autodisculpe" (sic) por los errores en su gestión ministerial. Es una verdadera lástima que los escasos recursos del CCLA se dispensen en reflexiones que no aportan nada sustancial, original o nuevo a la problemática sindical. Pero, más allá de estas limitaciones generales vale la pena señalar algunos puntos:

Para Alva la autoreforma sindical es un "contrabando de experiencias de otros países ajenos a la realidad latinoamericana" señala literalmente. Alude al aporte que ha hecho CCOO de España en el tema de la autoreforma sindical en el Perú, apoyando a la CGTP a través de la Fundación Paz y Solidaridad Serafín Aliaga.

Esto no sería un problema, sino fuera por un pequeño detalle. La propia CCLA recibe financiamiento de CCOO de España. Es más, César Alva es un funcionario de la CCLA sostenido por la cooperación internacional de la Fundación Paz y Solidaridad Serafín Aliaga. La misma que según él, trae de "contrabando" experiencias ajenas a nuestra realidad.

La posición de Alva no resiste el más mínimo análisis. La autoreforma sindical es un proceso amplio y complejo que se desarrolla a partir de un diagnóstico de nuestra realidad e incorpora respuestas y alternativas propias, contrastadas con experiencias sindicales diversas. Es posible registrar variados y sólidos éxitos en este proceso, que además tiene el respaldo de la dirección sindical cegetepista. Ciertamente en temas de sindicalismo, los peruanos o los latinoamericanos no podemos creer que vamos a inventar la rueda. En general se aprende de todas partes. A mi me parece que la experiencia española y de CCOO especialmente, ha sido clave y fundamental para el desarrollo de nuestra propia autoreforma. Seria un error mezquino pretender negar los avances de otros colectivos sindicalistas y su aporte solidaria a nuestro proceso.

Por eso, estoy en desacuerdo con la idea que Alva tiene de la autoreforma sindical por que me parece desinformada y sesgada. Pero puedo entender que piense de esa forma. Lo que me parece muy cuestionable es la ausencia de coherencia de Alva, al criticar la autoreforma sindical con los recursos económicos de una de las instituciones que más nos ha apoyado en dicho proceso.

Esto le sirve a Alva para entrar en el punto central de su argumentación. Todo lo anterior parece haber sido solo una introducción a lo siguiente: las Fundaciones sindicales extranjeras, las ONGs locales y los recursos económicos que utilizan para el tema sindical y cómo influyen en los dirigentes peruanos.

Alva critica -sin mencionar directamente- a la Fundación Friedrich Ebert acusándola de ser observadora en las elecciones espúreas de Honduras y de "cambiar y modelar la conducta y actitudes de las organizaciones sindicales" señala en la página 60 del mencionado documento. Para esto la "fundación alemana" (es decir la Friedrich Ebert) "gusta invitar a dirigentes sindicales a quienes considera potencialmente como "progresistas" y capaces de influenciarlos a reuniones de amistad e intercambio de experiencia fuera del país."

De esta manera Alva continua: "se ha generado un séquito de dirigentes sindicales que viajan por el mundo y cambian de pasaportes como quien se cambia de camiseta. Compañeros que en la vida práctica (sic) contribuyen a levantar propuestas que no necesariamente son en beneficio a las organizaciones sindicales , sino que levantan propuestas reformistas y de beneficio del gran capital imperialista." concluye.

Curiosamente, un invitado regular de las reuniones y seminarios de la Ebert es Carlos Ortiz, director del ILA, que es un organismo dependiente del CCLA, como puede verse aquí.

Más allá de la turbia redacción, lo que Alva esta diciendo es que las fundaciones (como la Ebert o Paz y Solidaridad) articulan una red de operadores sindicales a quienes gracias a los viajes internacionales, son utilizados para promover una agenda reformista y patronal en el sindicalismo peruano.

Nuevamente Alva se equivoca. Una revisión simple de los comunicados que elabora la CCSA (Coordinadora de Centrales Sindicales Andinas)  permite ver que se ha consolidado una línea más bien clasista a nivel andino. Como sabemos, hasta hace poco ha sido secretario general de dicha coordinadora el c. Juan José Gorritti de la CGTP y actualmente es un dirigente de la CTC de Colombia. Esa figura de "séquito" de dirigentes reformistas y traidores no tiene ningún asidero en la realidad.

Pero no se queda allí. Alva señala finalmente que "por conveniencia exclusiva de las instituciones que financian (se refiere a la Fundación Paz y Solidaridad Serafín Aliaga) estas instituciones ahora han volcado todo el apoyo económico a la CCSA y están desmantelando al CCLA" en la página 61 del documento en cuestión.

Otra falsedad. Actualmente ha adquirido mayor peso político la CCSA por decisión autónoma y soberana de las propias centrales sindicales andinas. Y no tiene nada de extraño. Alva y cualquier observador medianamente informado del sindicalismo andino entiende que desde sus orígenes, la CCLA era una instancia de transición, pero no puede ser el referente sindical andino, pues el CCLA depende de la estructura de la Comunidad Andina. La CCLA como su nombre indica es un organismo "consultivo" del sistema andino de integración. No es autónomo. No es un organismo sindical. Pero fue un espacio importante para articular un trabajo sindical andino en años anteriores.

Siempre se tuvo el criterio de apoyar la formación de una instancia propiamente sindical, parecido a la Coordinadora de centrales sindicales del cono sur. Por esta razón, son las propias centrales andinas las que dan el paso siguiente de conformar la Coordinadora de centrales sindicales andinas a fines del 2006. Afirmar que es una decisión foránea y ajena resulta poco serio.

Alva señala dos fuertes y serias acusaciones, aunque no da ninguna prueba de las mismas, salvo su opinión personal.

Lo lamentable de todo esto es que, por un lado, se utiliza como pretexto un ensayo sobre la situación del sindicalismo para exponer un problema interno en el financiamiento de la CCLA, acusando a las fundaciones sindicales de imponer agendas e intereses. Por otro lado, se lanzan estas acusaciones desde una publicación editada con los recursos económicos de la Fundación Paz y Solidaridad Serafín Aliaga, que es la principal acusada en el texto de César Alva. Un poco de coherencia no le vendría mal a César Alva.

A mi juicio, el  artículo esta completamente desencaminado y erróneo. No solamente se trata de un tema de mala información o errores conceptuales, sino también de criterio ético, pues no me parece correcto criticar a la Fundación Paz y Solidaridad Serafín Aliaga con los propios recursos de la Fundación Paz y Solidaridad Serafín Aliaga. Como dicen en el barrio: que lo haga con su plata.

ACTUALIZACIÓN 10 de Mayo
César Alva tiene sus opiniones, como todos. Y las opiniones son para discutir ¿o no?. Pero al parecer se ha molestado mucho por este post y muy en la vieja y triste tradición de los 80s se ha puesto a circular una carta -ahora por email- donde simplemente me insulta. La esta enviando a cuanta dirección de correo electrónica tiene en su agenda.

Ojalá César Alva envíe su carta también a la Fundación Friedrich Ebert y a la Fundación Paz y Solidaridad Serafín Aliaga.

En teoría es un email que ha enviado a los compas del portal de noticias "Jornal de Arequipa". Allí para mantener informados a sus lectores han colocado el artículo de César Alva en cuestión, por si alguien desea leerlo.

Para los que no están en la agenda de correo de César Alva Orihuela, coloco aquí el email del "ex director de la Escuela Sindical Nacional". Con ustedes, César Alva Orihuela en todo su esplendor:

**********************************************************************

Lima, 08 de mayo de 2010


Compañeros


JORNAL DE AREQUIPA 
Gracias por el correo que envían.  


Quisiera precisar brevemente algunas cosas  


1.- Me tiene sin cuidado el comentario de un vientre de alquiler como el sujeto que hace el comentario porque jamás me he permitido responder sus argumentaciones y que en su oportunidad lo han desmentido, como que incluso en la pagina web de la CGTP con motivo del ultimo Congreso Nacional donde fue descalificado ideológica y políticamente y la CGTP como lo ha hecho desde su refundación ratificó una vez más su afiliación a la Federación Sindical Mundial FSM y su identidad al sindicalismo clasista heredado del amauta José Carlos Mariátegui. De igual manera posterior al Congreso Nacional frente a la infame posición de pretender llevar a debate la afiliación de la CGTP al albañal de la CSA aduciendo que no hay línea internacional de la central y que motivara una nueva reafirmación en Asamblea Nacional de la CGTP donde fuera ratificada una vez mas su identidad militante al sindicalismo clasista y a la FSM.  


2.- no soy funcionario del CCLA y nunca lo he sido. He sido sí asesor ad honoren tanto del CCLA y el ILA. Tuve contrato con el Instituto Laboral Andino ILA que terminó el año pasado, antes de que enviara el artículo publicado y motivo de la presente respuesta.  


3.- para conocimiento, se ha retirado de la web del CCLA la edición Nº 24 de Cuadernos de Integración Andina. No tengo afición de inquisidor y me tiene sin cuidado que las garras de mancebos envilecidos pretendan silenciar a quienes tenemos una posición clara y transparente, sea a través de plumíferos desclasados en el país o de “benefactores” que son los directos responsables de la profunda crisis por la que atraviesa el sindicalismo en el país de origen.  


A Jornal de Arequipa agradezco la publicación, pero realmente ustedes con la solvencia, no sólo periodística, sino de identidad con las luchas sociales sería conveniente contribuir en abrir debate con quienes tengan autoridad moral e intelectual y no con sujetos que medran y que no representan ni han representado a nadie y que como en el presente caso policiacamente y de manera desesperada busca connotación que yo no estoy interesado en dar. 


Atentamente


Cesar Alva


****************************************************************************


Bueno, esa es la escuela de César Alva Orihuela, insultar sin discutir.

Sólo un dato: la publicación "Cuadernos de Integración" Nº 24 tiene fecha de publicación en Noviembre de 2009. Si Alva trabajo hasta Diciembre de 2009 como afirma en este email ¿Cómo hizo para entregar su artículo "después" de terminar su contrato? ¿lo entregó en enero del 2010 y lo publicaron en noviembre de 2009? 


Cuéntanos otra, mejor.