16 de noviembre de 2009

Frente de Izquierda Universitaria de la PUCP se divide

Una vez más, los izquierdistas se pelean y dividen. Ya casi ni es noticia. Más parece un ritual aburrido de tanto repetirse. ¿Que ha pasado? Hay un "Frente de Izquierda Universitaria" que reunia a militantes del PS, a la juventud del PST (troskista), católicos de izquierda, algunos militantes de Patria Roja  y un amplio grupo de izquierdistas sin partido.

Lograron ganar la Mesa Directiva de EEGGLL, bastión importante en la PUCP. También ganó en la facultad de Ciencias Sociales a través de Acción Crítica. La versión que tengo de los hechos es más o menos así: por alguna razón el Frente decidió no participar de las elecciones en Letras. Ante esto, los troskistas decidieron formar una lista con ellos a la cabeza y algunos izquierdistas sin partido. Esta iniciativa al parecer no fue consultada "oficialmente". La gente del PS vió en ello una "traición" y en Asamblea se acordó por mayoría ajustada la expulsión de los troskistas del Frente.

A mi edad, estas cosas simplemente desilusionan. No tengo más que preguntas. ¿Porqué no postular conjuntamente a Letras? ¿Porqué los troskistas deciden presentase solos? ¿Porqué la única salida es la expulsión? El resultado es simple: ahora tendremos dos representaciones de izquierda, ambas debilitadas.

La idea de un "frente" político es precisamente la unidad dentro de la diversidad. En ese sentido, sumar políticamente mayores corrientes izquierdistas es lo más lógico. Construir la unidad en la izquierda es probablemente el primer reto que se afronta en la política en serio. No es fácil ni sencillo y depende mucho de la madurez política de aquellos que aspiran a dirigir un frente. Empezar a expulsar a colectivos por su denominación partidaria es una vieja manera de resolver los problemas de poder. Se puede pensar de manera superficial que sin los expulsados las cosas funcionarán mejor, pero la vida nos ha enseñado que toda división realmente perjudica a todos.



Todo parece indicar que esta no ha sido una ruptura programática, doctrinaria o por temas de fondo. Es claro, que los troskistas desarrollan una estrategia ambigua, forzando decisiones mediante hechos consumados. Pero toda ala radical hace eso siempre. No es novedad. No los expulsas; debates y argumentas, estableces compromisos y acuerdos. El arte de la política es sumar intereses en contra de otros intereses.  

Hace un año en un post decía sobre el frente: "Que sea Frente, amplio y abierto, que sea de Izquierda, radical y comprometida, y que sea Universitaria, pensante y crítica...." . En aquel momento tenía puestas mis esperanzas en la juventud de sus integrantes. Ser joven debería darles la posibilidad de aprender de los errores que nosotros los viejos cometimos en los 70s, en los 80s y hasta hace poco. Ser jóvenes debería permitirles evitar las intolerancias y excomuniones que nos han convertido electoralmente en un error estadístico.

Lamentablemente, algunos hábitos se trasmiten demasiado rápido entre generaciones.

ACTUALIZACIÓN: Me informan que Acción Crítica es un proyecto diferente del Frente de Izquierda Universitaria.  Corrijo el post.

MÁS INFORMACIÓN