2 de noviembre de 2009

Empleo, crisis y sindicalismo a la fecha

El próximo 26 de noviembre se esta preparando una Jornada Nacional de Lucha entre la CGTP, el Frente por la Vida y la Soberenía y la Coordinadora Político Social. Básicamente se trata de centralizar un conjunto de reclamos dispersos y ver si el ambiente social ya está calentando. Hasta ahora, el gobierno a pesar de un conjunto de gruesos errores, logra mantenerse a flote en la opinión pública de la capital.

Pero ¿qué esta pasando en la economía y más precisamente en el mercado laboral? La crisis económica golpea a los trabajadores. Veamos algunos cuadros. Durante los primeros meses de la crisis, cuando el presidente Alan García señalaba que "estábamos blindados", pues empezaban los despidos y la pérdida de puestos de empleo.


En este cuadro figuran algunas ciudades. Nótese la caida constante en Piura, Trujillo, Cerro de Pasco. Efectivamente, los primeros despidos ocurren en agroindustria y minería. Lima, por el contrario crece levemente, especialmente en comercio y servicios y recién en enero se nota un descenso en el empleo. A la fecha, insistir en la solidez de la economía peruana frente a la crisis es una tomadura de pelo.

En el caso de Trujillo e Ica principales zonas de agroindustria veamos cómo se ha desempeñado el empleo. En Ica tenemos aquí la variación porcentual anual del empleo en empresas de 10 y más trabajadores. Es un cuadro elaborado por el Observatorio Socio Económico Laboral de Ica, que pertenece a la dirección regional del Ministerio de Trabajo.


El empleo viene cayendo en la región con altibajos pero mantiene una tendencia hacia abajo. De noviembre del 2008 a febrero del 2009 se han reducido puestos de trabajo. En marzo cuando empiea la temporada "chica" en la agroindustria las cifras mejoran en algo.

En Trujillo, la situación es mucho más difícil. Desde octubre hay una caida constante como se puede ver en el gráfico.






Aquí me permito tomar un cuadro presentado por Silvio Rendón en este post. Si comparamos el primer trimestre del 2008 con el del 2009, en el Perú el desempleo urbano entre los jóvenes de 14 a 24 años se ha incrementado significativamente. Nuevamente, agroindustria y minería son sectores de mano deo bra juvenil.


De todos estos cuadros, la idea es la siguiente: hay un proceso de pérdida de empleo constante en un buen número de provincias. En las zonas agroindustriales la situación es aún más complicada. Los despidos mineros fueron un tema central en la actual reactivación de la actividad sindical en el sector mienro y en el nuevo protagonismo de la federación minera que esta recuperando espacios y viene de desarrollar una exitosa huelga minera. En Lima, la crisis no se siente con tanta fuerza por el peso de las actividades de comercio, servicios y autoempleo. En estos sectores precisamente es donde hay menos sindicalización.

Una tarea siempre postergada sigue siendo la de afiliar a los sectores de comercio y servicios y pensar alguna forma de articulación con los autoempleados.

¿Se empieza a sentir la crisis en Lima? De este hecho depende el éxito de las nuevas jornadas de lucha. Mientras Lima no despierte, toda protesta podrá ser ignorada. Los conflictos que se registranb en la capital no están siendo articulados ni dirigidos de manera centralizada. Tenemos varias huelgas aisladas que no superan el cerco informativo y son aisladas tanto en el Ministerio de Trabajo como entre nosotros mismos.

En el caso extremo, una economía nacional que funcione a dos tiempos (uno limeño y otro provinciano) representa un reto para el movimiento sindical. Enfrentaríamos una paradoja por la cual, debemos buscar un centro de presión y movilización fuera de Lima, a pesar que es en la capital, donde tenemos la mayor afiliación sindical.

En este contexto, ¿quienes pueden asumir la vanguardia sindical?. Los gremios de carácter nacional obviamente, como mineros, estatales, construcción civil, maestros. Salvo los mineros, los demás colectivos enfrentan problemas de paralelismo y división. Esto deja un amplio espacio para que el sindicalismo minero asuma un rol más activo en la lucha social. ¿Podrá hacerlo? Depende de cómo se articule con los demás gremios, que sepa sumar y no se encierre en plataformas corporativas.