17 de marzo de 2014

FENTAP y la lucha sindical por el agua

La FENTAP es una de las organizaciones sindicales más grandes del país. Tiene presencia en todas las regiones del país. Los trabajadores del agua potable han venido luchando desde hace años para impedir la privatización del servicio público del agua en el Perú.

Hace más de una década cuando empezó la fiebre neoliberal de privatizarlo todo, el fujimorismo y luego los demás gobiernos trataron de privatizar el servicio de agua potable de Lima y las capitales de región. 

Un servicio de agua privado hubiera significado un serio golpe para los trabajadores, pues todo proceso privatizador implica pérdida de puestos de trabajo. En todo el mundo, los sindicatos se han opuesto a los procesos de privatización. Los resultados no siempre han sido exitosos. Los gobiernos privatizadores, la derecha neoliberal y las grandes corporaciones han construido una imagen de servicio público ineficiente, burocrático, corrupto, para ganar el apoyo de los ciudadanos a esta moda privatista. 

Los trabajadores de FENTAP sabían de todo esto. Eran conscientes de los problemas que enfrentaban y entienden que su lucha no se agota en la defensa del puesto de trabajo. En el caso del agua como servicio público no se trata simplemente de una empresa pública más. La dirección sindical de FENTAP realiza una reflexión seria, amplia, compara experiencias internacionales y locales, conversa con ONGs, expertos y construye un discurso que va más allá de la defensa del puesto de trabajo y asume la defensa del agua como un derecho ´humano. 

Se trata de articular la lucha sindical con la lucha ciudadana. En los 90s esta propuesta era novedosa y audaz. Recuerdo algunas reuniones con Luis Isarra, actual secretario general de FENTAP,  donde explicaba sus ideas a un extrañado público sindical, luego las visitas a Pueblos Jóvenes y sus coordinaciones con la sociedad civil para construir un "frente de defensa del agua".

En este proceso, la propia FENTAP ha tenido que repensar su rol, su estructura, sus modos de comunicación y articulación. Ha sido un proceso largo y ambicioso que ahora ya se encuentra consolidado. FENTAP fue uno de los primeros sindicatos en cambiar el tradicional volante de letras pequeñitas en blanco y negro, por folletos de muchos colores y dibujos estilo comic. Por iniciativas de este tipo ha sido premiado a nivel internacional en la ISP que es la Federación Internacional de los Servicios Públicos. 

FENTAP es también una de las  primeras federaciones en el país que asumió la autoreforma sindical que promovía la CGTP. Incorporó cuota de genero y de juventud en su cuerpo de dirección nacional. Actualmente tienen 50% de mujeres en la principal instancia. Entiendo que son cambios que parecen sencillos desde fuera, pero me consta lo difícil que es mover algunas cosas en la casa sindical, y más aún hacer que dichos cambios sean permanentes. 

Todo esto le ha permitido a FENTAP y a su liderazgo ser interlocutores válidos y reconocidos en el tema del agua presentando propuestas bastante novedosas y viables como el asocio público-público entre otras. 

En parte para celebrar el Día Mundial del Agua y para repasar todo lo avanzado y lo que falta lograr este 20 y 21 de Marzo los compas de FENTAP, CGTP y la ISP están organizando un Foro Internacional, pues vienen expertos y compañeros sindicalistas de Italia, Bolivia, Chile y EEUU, quienes junto a expertos y líderes locales van a compartir sus opiniones y propuestas. 

La reunión será en Lima, en el local de la FTCCP donde laboro, por lo que me alegra mucho volver a ver a los compañeros y compañeras de FENTAP. Si quieren saber más sobre la problemática del agua y de paso conocer la experiencia de una organización sindical que se renueva y avanza, vengan.