31 de marzo de 2014

03 de abril: Marcha por la vida, la paz y la seguridad ciudadana


Una persona sale a trabajar. Mediante su esfuerzo logra mantenerse así mismo y a su familia. Pero en su centro de trabajo una mafia extorsiona a trabajadores y empleadores. Personas con armas le obligan a pagar cupos mientras los delincuentes cobran semanalmente sin trabajar. 

El Sindicato trata de defender a los trabajadores. Trata de que se respete lo que manda la legislación laboral. Entonces, las mafias asesinan a los dirigentes sindicales. 

Es una historia repetida, que ya tiene más de una década entre nosotros. Las mafias son más numerosas y buscan extender su control a cada vez más actividades económicas. Empiezan en las obras de construcción pero luego amenazan a comerciantes, restaurantes, negocios. La ciudadanía ve crecer la incertidumbre y la inseguridad. 

Durante un buen tiempo, este problema era visto como algo extraño, ajeno, un problema en las obras de construcción y nada más. Pero el número de víctimas, el incremento de los costos de las obras de construcción por efecto de repetidas extorsiones, las demoras en las mismas obras y la inseguridad generalizada nos han obligado a entender que se trata de un problema común, una amenaza general. 

La FTCCP ha logrado articular un amplio frente de organizaciones civiles preocupadas por los derechos humanos y la seguridad ciudadana. Este 03 de abril, movidos por la defensa de la vida, la paz y la seguridad ciudadana decenas de miles de trabajadores y ciudadanos van a movilizarse en Lima y casi todas las capitales de región.  Desde los sectores más progresistas de la Iglesia Católica, hasta los partidos políticos pasando por las organizaciones de derechos humanos van a movilizarse en todo el país. No se trata de una marcha sindical en sentido estricto. Es algo más. Es una manifestación realmente cívica y democrática, para demostrarle a las mafias que los trabajadores de la construcción no están solos. Que Los sindicatos son un baluarte de ciudadanía que no puede ser avasallado por dichas mafias. 

La violencia en las obras de construcción tiene como objetivo destruir a las organizaciones realmente sindicales. a los representantes de los trabajadores que si defienden los derechos laborales- Son más de una decena de dirigentes sindicales que han sido asesinados en todo el país. 

El gobierno ha hecho a la fecha poco o nada por defender a los trabajadores y ciudadanos de las acciones de las mafias. Hay muchas declaraciones y gestos altisonantes, pero pocos resultados. Los grupos delictivos que constituyen seudo sindicatos -con la indiferencia de muchos funcionarios en el Ministerio de trabajo- para extorsionar a las empresas constructoras no pueden ser derrotados con operativos policiales de corto plazo. Se requiere de una paciente labor de investigación, inteligencia, seguimiento y captura de los cabecillas de estas mafias. Asimismo, no basta detenerlos si el mPoder Judicial no logra elaborar un caso sólido, que los procese de manera eficaz logrando que los culpables cumplan sus condenas en prisión. 

Es una labor complicada que implica una fuerte voluntad política. Por eso es tan importante la movilización de este jueves 03 de abril. Los ciudadanos vamos a expresar ante el gobierno y el resto de la opinión pública la necesidad de construir dicha voluntad política. Se trata precisamente de articular en una sola preocupación, los diferentes problemas y niveles de inseguridad que en casi todos los ordenes de la vida social, venimos enfrentando. 

Para los sindicalistas es vital apoyar y participar de la movilización del 03 de abril. Muchas de las víctimas son activistas y dirigentes sindicales. Pero esta marcha es también para todos los ciudadanos, hombres y mujeres, trabajadores, empresarios, estudiantes, obreros, empleados y todas las personas que enfrentan día a día la acción impune de la delincuencia organizada.