25 de junio de 2010

II Congreso de la CSI

Estos días se esta celebrando en Vancouver, Canada el II Congreso de la Confederación Sindical Internacional (CSI). Esta central es actualmente la más importante en afiliación y presencia en el mundo. La otra es la Federación Sindical Mundial (FSM) donde está afiliada la CGTP.

Bueno, la discusión local sobre por que estamos en la FSM y no en la CSI, es un debate bizantino. La mayoría de las Federaciones peruanas están afiliadas a una federación sindical internacional de la CSI (GUF es decir Global Union Federation). Solamente la FTCCP esta afiliada a una UIS de la FSM. Y en la práctica, la CGTP mantiene muy buenas relaciones tanto con la FSM como con la CSI.

Pero dejemos eso y veamos lo del congreso sindical mundial. En primer lugar, el contexto es particularmente especial. La crisis económica no ha terminado y en Europa estamos ante una verdadera lucha (de clases) alrededor de reformas laborales que buscan desbaratar lo poco que queda de estado de Bienestar. Los grandes sindicatos europeos empiezan a mover sus grandes maquinarias y a prepararse para diversas batallas. ¿van a pelear país por país o lo harán de manera articulada, europea o hasta global? Hasta ahora parece que la estructura sindical europea (el famoso CES) no ha estado a la altura de las circunstancias.

Los sindicatos españoles, la vanguardia del ala izquierda sindical en Europa, han colocado ya fecha para una Huelga General: 29 de setiembre. ¿Por que no puede soñarse con una Huelga General en toda Europa? En teoría es posible, hay cuadros, aparato, recursos y sobre todo mucho descontento. Hay bastante tela para las banderolas.

Esto nos lleva a definir otro tema en el Congreso Mundial, las estructuras del sindicalismo internacional. Claro, desde el sindicalismo peruano famélico e improvisado es dificil imaginar una verdadera "burocracia sindical". Pero las hay. Alemanes, ingleses, noŕdicos... Desde Weber sabemos que toda burocracia crea sus propios intereses y te los ofrece como generales. Digamos que las actuales estructuras supranacionales del sindicalismo son espacios con escaso poder real, más llamados a redactar documentos y proclamas que a establecer estrategias de acción colectiva.

En América, las "coordinadoras" están muy alejadas del movimiento sindical. y sospecho que así es en todas las demás partes. Esto, claro, como lo recuerdo el c. Isidor Boix, tiene que ver con la concentración de poder en la estructura nacional. Y la desconfianza a ceder autoridad a espacios supranacionales. Aquí entra la crítica a las jornadas mundiales por el trabajo decente. Que no han sido precisamente un éxito.

Otro tema que debería discutirse es la relación entre los GUF y la CSI. Las federaciones de rama internacional y la central. Al igual que en el espacio local, las federaciones de rama disponen de más recursos económicos que una central. Esto da una ventaja que se traduce como es obvio en autonomía. Para un sindicalista más o menos informado, es claro que entre los GUFs también hay tendencias, tradiciones y enfásis más o menos claros. No es lo mismo UITA que UNI.

Entonces, digamos que vemos un problema a dos niveles: por un lado no se tiene claro la relación entre lo Confederal y los GUFs. Si es de subordinación, articulación o van por vías paralelas y se encuentran en la acción concreta. Entiendo que los GUFs aspiran a mantener su autonomía de acción y de administración muy clara.

El otro lado, trata de los diferentes ritmos entre los GUFs. Vamos que algunos son más burocráticos y conservadores que otros. El poder sindical depende de la cuota y por lo tanto lo tienen y mantiene los sindicatos de los países más ricos, mientras el grueso de trabajadores esta en el Sur pobre.

Como vemos, la CSI es lo que Mariátegui llamaría un frente único, el espacio de encuentro en la acción de diversas identidades unidas por el programa sindical. Con todas las promesas y problemas que eso implica.

Bueno, como todo congreso sindical mucho se va a discutir en las comisiones y plenarias y otras cosas, tal vez las más importantes, en pasillos y descansos. De una u otra manera, lo importante es que se discuta, se analice y se encuentren salidas a esta situación. Una CSI más fuerte, solidaria y con capacidad real de convocar y movilizar -mando en plaza como diría el maestro Lopez Bulla- sería una herramienta formidable para los trabajadores de todo el mundo.

Aquí les paso el enlace para acceder a los documentos congresales de la CSI, en español, por cortesía de Pepe Lopez Bulla desde su imprescindible blog. A esos compañeros de luces apagadas que solamente repiten la letanía de la CIOSL y la guerra fría para denostar a la CSI, lean por favor.