Una izquierda anticlerical: Garatea y Cipriani

Nadie duda de la calidad humana del cura Garatea. Pocos dudan de las oscuras intenciones del cura Cipriani. El enfrentamiento entre ambos ha concitado la solidaridad con el primero y un amplio rechazo al segundo. La izquierda local en general se ha pronunciado con celeridad apoyando al cura Garatea. 

Algunos detalles tal vez se escapan a nuestros izquierdistas. 

Garatea y Cipriani pertenecen a la misma institución. De manera libre, autónoma y completamente voluntaria son parte de esa institución. Y en esa institución llamada Iglesia Católica el jefe de la misma en Perú es Cipriani. Y esa Iglesia Católica no tolera de manera oficial -y oficiosa- ni el matrimonio de los curas ni el matrimonio gay.  Es un rechazo explícito, incluso doctrinal. 

¿Que hacen tantos izquierdistas -e incluso mi partido- metiéndose en este lío interno de la Iglesia católica? 

No se trata de curas centroamericanos perseguidos por una dictadura. No se trata de religiosos en Asia a los que se les prohíbe predicar. En esos casos, obviamente tendrían toda nuestra solidaridad. Se trata -en sentido estricto-, de un cura que se ha salido del dogma oficial de su institución. No se le ha expulsado. Se le ha prohibido ejercer su sacerdocio y entiendo que es una sanción contemplada en las normas que regulan a la Iglesia Católica.

Ahora bien, a muchos ciudadanos de buen corazón todo esto les parece una terrible injusticia y una causa digna de hacer plantones y comunicados. En verdad, ¿que esperan lograr?.

Más allá de las simpatías que uno pueda tener por el ciudadano Garatea, el reconocimiento a su labor en la CVR y demás, lo cierto es que es un cura católico. Y como tal, se ha comprometido libremente a ser parte de una institución que es vertical, homofóbica y autoritaria. 

Algunos piensan que se puede ser católico y olvidar los "problemas", "errores" o "diferencias" de la institución a la que pertenecen. Pero ¿eso no es incoherencia? 

Entre los católicos que no son curas o monjas, es posible que se tomen la doctrina oficial con bastante relajo y soltura. Otros asumen esa posición bastante cómoda de "creo en dios pero no en la Iglesia" o "me quedo con lo que me gusta de la iglesia y no con lo malo de ella". En fin. Pero podemos estar de acuerdo que la doctrina oficial de una iglesia debe ser respetada por sus sacerdotes.  

Y este es el punto que la izquierda local siempre pierde de vista cuando se trata de lios entre curas. Defendemos a los curas progres frente a los curas fachos. Al cura Garatea frente a al cura Cipriani.  

¿Y si uno dijera que todos, todos los curas son iguales?

No existe una Iglesia Católica progre y buena frente a otra mala y oscura. Toda la iglesia católica es oscurantista, autoritaria, antimoderna y corporativa. Vamos, que no hay que ser muy zahorí para darse cuenta de esto. A veces, en determinadas coyunturas, un grupo o facción, de esa iglesia cumple un rol positivo, de apoyo a la causa del progreso social, pero lo hace siempre en pugna interna y desde el cura Wojtila, vienen siendo derrotados o silenciados sistemáticamente.  

Un paso más. La misma idea de un dios es poco menos que absurda. Los creyentes merecen todo respeto, pero sus ideas bueno, son bastante discutibles. Un creyente asume que existe un ser superior desde el cual deriva su moral, su ética, su libertad. Y todo ¿para qué? Para evitar el temor a la muerte,  reprimir la sexualidad y mantener el orden social. Porque no pueden asumir la plena libertad. Necesitan un "pastor", un "padre" que los cuide y un "infierno" que los asuste. Son menores de edad. Así pues, no hay humanismo verdadero donde existe la idea de dios. 

Marx no andaba nada desencaminado cuando señaló lo de la religión como opio del pueblo. Ha sido y sigue siendo un sistema de creencias y supersticiones para dar consuelo y gratificación simbólica para muchos y riqueza material para unos cuantos. 

Todo esto es la mar de obvio. Lo que siempre me causa extrañeza es cómo nunca hemos tenido una izquierda peruana que sea anticlerical. Y es más extraño, pues es aquí en el Perú donde la iglesia católica ha hecho tanto daño como aliada institucional de poderosos y abusivos. 

Una izquierda anticlerical le hubiera preguntado al cura Garatea ¿que haces en esa iglesia católica que tiene a Cipriani como jefe? Sal de allí, que dios no existe. Pero si quieres creer en un dios, pues no necesitas una institución. 
  
Y efectivamente, una izquierda anticlerical no haría plantones para que el cura Garatea pueda seguir haciendo misas, sino para que el Estado peruano deje sin efecto el Concordato con el Vaticano. 


Comentarios

  1. Por fin un artículo con el que me indentifico.
    Me llegó una carta para suscribir mi solidaridad con Garatea donde decía que éramos testigos de su labor pastoral... Yo como atea no soy testigo de la labor pastoral de nadie porque no me siento miembro de su rebaño...

    abrazos
    N

    ResponderEliminar
  2. Carlos, un aporte. No se le ha sancionado siquiera. No se le ha prohibido nada. Solo el jefe de una zona le ha dicho que en esa zona no puede hacer misas. Por supuesto, puede hacerlas en el resto del mundo. Saludos, buen post!

    ResponderEliminar
  3. Cipriani no es el jefe de la Iglesia Católica en el Perú. Más bien, es Salvador Pineiro Garcia-Calderon, Arzobispo de Ayacucho. Informese bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, pero no se puede negar el nivel de influencias que tiene Cipriani sobre el resto de los obispos.

      Eliminar
    2. Bueno, Cipriani es cardenal, designado por el Papa, Salvador Pineiro es presidente de laq Conferencia episcopal peruana, elegido por los obispos peruanos. No se de derecho canónico como para saber quien tiene más autoridad, pero es innegable que en general el "líder" de los católicos por estos lares es Cipriani...

      Eliminar
  4. Lamentablemente en el Perú no hay un partido con una posición anticlerical firme desde donde se pueda dar voz a nuestro pasado histórico que tanta humillación ha sufrido de parte de la Iglesia Católica. Los franciscanos como los del opus dei son caras de la misma moneda pués tienen la misma finalidad el etnocidio a través de la evangelización.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, una de las preguntas es precisamente porqué la izquierda peruana no tiene una tradición anticlerical como la mexicana o las del cono sur.

      Eliminar
    2. Continuamos con la colonización. Lamentablemente si se observa desde el punto de vista religioso a los políticos peruanos, al menos el 98% pienso que continuan colonizados por la ideología cristiana - católica. Se refuerza más esta absurda creencia hacia el mas media o la masa popular a través de la actitud de la mayoría de políticos cuando participan en las procesiones como el del señor de los milagros con su investidura de autoridades.

      Eliminar
  5. Decir que la idea es un dios "es poco menos que absurda" es una idea tan simplona y la forma como lo sustenta es "poco menos que primariosa", insinuar que todos los creyentes son niños asustadizos y poco conscientes de sí mismos la verdad que causa gracia, la ignorancia es atrevida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, lo que quieras. No vamos a entrar a discutir si lo que tu llamas dios existe o no. Total, todo lo que puedes decir se reduce a dos letras: fé. ¿Y que es fé? Pues es asumir como cierto algo de lo que no tienes la más mínima prueba de su existencia.

      Eliminar
  6. Los clérigos de ambos bandos me dan la misma cantidad de risa.

    ResponderEliminar
  7. Concuerdo con el último comentario, en que la referencia a dios no pasa de ser un sustento singularmente débil, por no decir adolescente; sin embargo, lo que se cuestiona es a un órgano institucional que, movido por intereses "espirituales", pretende sostener su alto nivel de influencia en las decisiones de Estado, en temas álgidos como son la interpretación del respeto a la vida, la interpretación de la realidad, la sexualidad, en cuanto a salud pública, la homosexualidad como identidad y el reconocimiento de sus derechos ciudadanos, e incluso el celibato... pues se quiera o no, afecta a miles de diocesanos peruanos que dependen del Estado, quien por sobre todo debe velar por sus ciudadanos.

    Me pregunto, además, qué se entiende por "plena libertad" ("Porque no pueden asumir la plena libertad"). Quizá debe ser allí el punto inicial de nuestros problemas pues, acaso diferentes culturas no tendrán diferentes interpretaciones sobre un mismo tema. La Iglesia Católica, por lo que recuerdo haber leído, ve en el camino correcto hacia dios la forma de vivir la libertad plena; la Sociedad Laica, basará su fundamente en la Constitución de la ley humana.

    Por último, la Iglesia, felizmente, no es sólo una. Cada congregación es movida por "carismas" distintos, identidades que los acercan o distancia del pueblo y su problemática. Por lo que es fácil agrupar al Opus Dei con los Sodalicios, y con aquellas diócesis entregadas a los conservadores de la Iglesia.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola ferth:
      Creo que hay un ambiente relativista que se utiliza como salida cuando enfrentamos discusiones frontales. El rol de las religiones y de las iglesias en la historia es uno de esos temas. Como has leído, mi opinión es crítica y transparente.
      discutir sobre la existencia de "dios" efectivamente es una pérdida de tiempo. Es como discutir la existencia de los unicornios o de las hadas.

      Un tema interesante, es este que señalas sobre la idea de libertad. Y aquí no puede haber relativismos. Una cultura no puede llamar libertad a la esclavitud y decir que es su particular interpretación.

      Y por definición, la religión católica no es relativista ni tolerante. Los católicos no se entienden como "un camino" sino como "el camino". Como digo, esto es doctrina, y es parte del catolicismo que sus feligreses sean tan relajados con sus propias normas.

      Plena libertad es la posibilidad de levantar una ética y una moral desde el propio ser humano, sin necesidad de un "ente supremo" que vigila y castiga. Sin idea de pecado, infierno o paraíso.

      El creyente construye su ética y moral no desde su libertad sino desde una idea de dios. Idea que el propio ser humano crea en su necesidad de protección y seguridad.

      Eliminar
  8. Si pues Carlos, haciendo un mea culpa, la autocrítica ideológica e histórica tendría que hacerla el PC. Porque si mal no recuerdo su fundador, JCM, fue el primero en hacer notables crónicas sobre la religiosidad del pueblo peruano y particularmente sobre El Señor de los Milagros. Si bien en otras partes del mundo muchos comunistas también han escrito con condescendencia sobre la religión creo que marca algo el que el fundador de un PARTIDO COMUNISTA sean tan ecuménico.

    ResponderEliminar
  9. Si pues Carlos, haciendo un mea culpa, la autocrítica ideológica e histórica tendría que hacerla el PC. Porque si mal no recuerdo su fundador, JCM, fue el primero en hacer notables crónicas sobre la religiosidad del pueblo peruano y particularmente sobre El Señor de los Milagros. Si bien en otras partes del mundo muchos comunistas también han escrito con condescendencia sobre la religión creo que marca algo el que el fundador de un PARTIDO COMUNISTA sean tan ecuménico. (Roberto Praga)

    ResponderEliminar
  10. Si pues Carlos, haciendo un mea culpa, la autocrítica ideológica e histórica tendría que hacerla el PC. Porque si mal no recuerdo su fundador, JCM, fue el primero en hacer notables crónicas sobre la religiosidad del pueblo peruano y particularmente sobre El Señor de los Milagros. Si bien en otras partes del mundo muchos comunistas también han escrito con condescendencia sobre la religión creo que marca algo el que el fundador de un PARTIDO COMUNISTA sean tan ecuménico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roberto:
      Si, concuerdo contigo. Mariategui tenía un tema con la religiosidad. Es muy diferente a los comunistas uruguayos o al propio Luis Emilio Recabarren fundador del PC chileno. Pero luego, la "nueva izquierda" en los 70s se forma con jóvenes de clase media en la Pontificia universidad Católica (ya tu ves...) Recuerdo una entrevista a Javier Diez Canseco donde señala con entusiasmo que sus primeras clases de marxismo las recibió de un cura en dicha universidad, ya no recuerdo si fue el cura Gutíerrez u algún otro. Es decir, incluso el ala más "radical" de la izquierda venía en olor de santidad.
      Tal vez, la refundación de la izquierda peruana, que cada vez parece más inevitable, pueda hacerse sobre bases anticlericales.

      Eliminar
  11. Creo que decir me voy de la Iglesia porque no estoy de acuerdo es una postura válida y respetable pero es la misma idea inútil la que destruye una unidad de la izquierda.

    Por otro lado, prefiero una Izquierda no Marxista que uno que si lo fuera. Habría que escribir en todo caso un Artículo igual de titulado Una Izquierda no Marxista: Sendero y Patria Roja.

    Y seguramente hasta en eso muchos de los argumentos podrían ser usados. ¿Cómo creer que el texto de un filósofo Europeo del siglo XIX puede ser algo defendido como verdad? ¿Cómo seguir buscando la unidad de la izquierda? si nunca estamos de acuerdo, hay una izquierda autoritaria y otra más progre.

    Creer en algo o no es en última instancia un acto de Fe personal, si crees en Dios o en textos filosóficos es cuestión de cada quién y respetable. Pertenecer a una institución y permanecer en ella tomando la postura que sea es más respetable que patear el tablero e irse por la puerta como el niño cuando no es aceptado sus caprichos.

    Creo que lo más importante es mantenerse y dar una lucha interna, algo que muchos partidos de izquierda marxista deberían aprender. Pero ojalá que pronto aparesca una izquierda no marxista osea no fundamentalista ni autoritaria para que podamos avanzar como país.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo:
      No sé si el paralelo entre la iglesia católica y la izqueirda peruana tenga alguna validez o sentido. La iglesia católica es una institución dominante en la historia peruana, de muy larga data. La izquierda no. Al margen que una institución religiosa es diferente a una corriente política.

      Y la distancia entre los curas Garatea y Cipriani es mucho más corta que entre sendero y patria roja. Sendero fue un grupo terrorista. Digamos que pones ejemplos muy tirados de los cabellos.

      Pero podría entender tu pregunta acerca de la validez del marxismo en el presente. En eso, también hay una diferencia sustancial. Es un error común de mucha gente pensar que los demás funcionan como uno. Nosotros, los marxistas no tenemos "fe" en el marxismo, por que el marxismo no es una religión. Marx no es un profeta ni un ser divino. Fue un filosofo. Esta muerto. No estuvo diciendo que iba a resucitar al tercer día ni que su madre era virgen o que ella subió al cielo en cuerpo y alma ni que él era hijo de dios.

      No. El marxismo es una teoría social.Tiene hipótesis e indicadores sobre el proceso social. Hay pruebas que buena parte de sus postulados tienen una "regularidad" por encima de la casualidad. Es decir, podemos sostener "leyes sociales". El tránsito del feudalismo al capitalismo por ejemplo, los procesos de industrialización, buena parte de los conflictos de clase, la actual crisis económica también es explicada por el marxismo con mayor precisión que otras teorías. El marxismo no es una cuestión de fe, sino de datos.

      Y la verdad que esa idea tuya de que el marxismo es sinónimo de autoritarismo necesita una buena revisada, por no decir argumentos y razones. Basta mirar el marxismo europeo para ver la pluralidad de corrientes y tendencias teóricas que en alegre debate van manteniendo espacios.

      Lo de patear tableros nuevamente, es diferente si se trata de una iglesia o un partido político. También depende. Mira a Lutero, por ejemplo. Se fue de la iglesia católica y armó tienda en otro lado. Le fue bien. Mientras el pobre Erasmo de Rotterdam tuvo que tragarse un montón de sapos y silencios, a pesar que compartía la misma crítica con Martín. A Erasmo le fue mal.

      Hasta ahora, todas las izquierdas marxistas existentes ni son autoritarias ni son fundamentalistas. Y es lógico, pues se trata de filosofías políticas. Si fueran una religión sería otra cosa. basta ver a los seguidores de Cristo en EEUU para entender qué es fundamentalismo.

      Un placer discutir.

      Eliminar
  12. Veo Carlos que tienes las cosas muy claras, y eso es un buen punto de partida. Mi modesta opinión, luego de observar el devenir social de nuestro país y desde hace algunos años el de Europa por vivir en España, es que nuestros filósofos y activistas de izquierdas contemporaneos, están perdiendo el pulso contra el gran capital, ya que este se ha servido de todos los medios a su alcance para desviar la atención del gran público (el pueblo en otras épocas), de lo escencial, y eso es la EDUCACIÓN PÚBLICA. El "AMERICAN WAY OF LIFE" va ganando,y el obrero ya no se considera tal. Esa mezcla es explosiva para la izquierda, sus aliados naturales (los trabajadores)ya no lo son, y si a eso agregamos una nula formación intelectual, (ni acá ni en Perú hay formación en las bases y casi nadie lee temas de formación social), jamás esta masa estará preparada para defender sus derechos de forma racional. Conclusión, la izquierda y sus manifestaciones seguirán en mano de unas pequeñas elites ilustradas que no representan a nadie. Y no porque no lo quieran, sino por algo más triste, a sus representados no les interesa. Finalmente en el tema de la Iglesia tienes toda la razón, muchas veces en ese aspecto actuamos de tontos útiles.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares