26 de agosto de 2009

¿Cómo atraer jóvenes al movimiento sindical?

Dentro de los temas de la autoreforma sindical, uno de los más importantes es el desarrollo de mecanismos de incorporación juvenil a la membresía sindical.

En este tema, la CGTP ha tenido marchas y contramarchas en los últimos años. En parte por que el tema tiene algunos "mitos" y malentendidos en el mundo sindical. Por ejemplo, creemos que los "jóvenes" no están en los sindicatos. Sin embargo, en el último lustro, la presencia de trabajadores menores de 30 años es cada vez más importante. No tenemos cifras actualizadas o rigurosas, pero la composición de los sindicatos de construcción civil, docentes, manufacturas, textiles y confecciones nos da impresiones confiables de una importante presencia de menores de 30 años en las filas del sindicalismo. Falta aún desarrollar un registro más riguroso.

No basta incorporar trabajadores jóvenes a la organización sindical. La abusiva legislación laboral y las políticas patronales de sobre explotación se encargan de esto. Se trata de construir un sujeto social denominado "juventud sindical". Es decir, los jóvenes incorporados al sindicalismo actualmente reproducen las conductas, discursos y rituales de los "viejos". Los códigos tratan de ser los mismos y por esto es muy dificil incorporar a más jóvenes. Los jóvenes ingresan a los sindicatos por razones diferentes a las de la generación anterior; pero una vez dentro de la organización, deben asumir el discurso, ritos y costumbres de los viejos.

La "juventud sindical" implica una manera particular de asumir el sindicalismo desde la perspectiva de los jóvenes. Se trata de incorporar nuevos temas, códigos, símbolos y prácticas. Para lograr esto, se requiere de una "base demográfica" para empezar, es decir, de un número de afiliados cronológicamente jóvenes. Este es el punto que ya tenemos.

Pero no es suficiente. También es necesario incorporar a los jóvenes en las estructuras de poder y dirección sindical. La participación no significa simplemente tener voz, se trata principalmente de capacidad de decisión. Hay un tema de redistribución del poder sindical. Un sindicato de jóvenes dirigido por viejos no es lo más adecuado, aunque se parezca mucho a la realidad de algunas bases gremiales.

Entonces, para construir una "juventud sindicalista" necesitamos afiliados y dirigentes jóvenes. Pero nuevamente, no basta. También es imprescindible, disponer de una plataforma que defina los intereses particulares y específicos de los jóvenes en el mundo laboral. Los problemas de ser joven y asalariado si bien mantienen vinculos con el conjunto general, comprenden asimimo, matices y entradas que merecen ser visibles.






Primer Encuentro Juvenil Sindical CGTP. 2006







Temas como tercerización, formación laboral, programas de vivienda, aborto, planificación laboral, discriminación, acoso sexual, armonización de trabajo y vida familiar, entre muchos otros temas son parte de las preocupaciones de los jóvenes asalariados. Estos temas y sus enfoques particulares estan claramente ausentes del programa general del sindicalismo peruano actual. Estos vacíos o silencios son el más serio obstáculo para la incorporación de los jóvenes trabajadores al movimiento sindical.

El reto entonces, consiste en desarrollar mecanismos orgánicos que nos permitan construir una plataforma laboral juvenil, que será la bandera de los dirigentes sindicales jóvenes. La CGTP ha avanzado algo en este tema, convirtiendo la antigua "secretaria de recreación y deportes" en un "Departamento de la Juventud y Niñez trabajadora". El departamento de juventud es el espacio orgánico de encuentro donde los afiliados y dirigentes sindicales más jóvenes articulan su discurso, reclamos y propuestas al resto del colectivo sindical.

Inicalmente en el 2006 estuvo coordinado/dirigido por el dirigente textil José Coaquira con la colaboración de la socióloga Raquel Ramirez, la Dra. Gisella Figueroa y el que escribe. Gracias a la cooperación internacional se pudo realizar dos encuentros juveniles con delegados de cuatro regiones del país y de Lima. Se logró definir un borrador de plataforma y un embrión de identidad alededor del lema "CGTP Joven". Se realizaron cursos y talleres. En las movilizaciones de dicho año, la "CGTP Joven" participó con un grupo y banderola.

En el Congreso Nacional del 2007 inclusó los jóvenes plantearon una "cuota de edad" pero la propuesta no tuvo mayor repercusión. Luego, por los avatares de la democracia sindical el c. Coaquira no fue reelegido como parte de la dirección nacional, asumiendo el c. Gustavo Minaya la responsabilidad del Departamento juvenil.

Cada dirigente es su estilo y si bien todos siguen la línea general (o por lo menos tratan de hacerlo) son inevitables las diferencias y matices. Con el c. Minaya el acento del trabajo juvenil ha estado orientado hacia lo externo, es decir al trabajo de frente único alrededor de la sección juvenil de la Coordinadora Político Sindical. Este es un espacio de encuentro de las "juventudes partidarias políticas" de la CPS. Uno de los aportes más importantes en este periodo ha sido a través del desarrollo de una lista de correo electrónico llamada "CGTP Joven" que es un medio de información muy leido entre la juventud izquierdista y es eficientemente administrada por el c. Gustavo Minaya.

También es justo señalar que en el actual periodo, el departamento juvenil ya no dispone del apoyo económico de algún proyecto de cooperación; Minaya a diferencia de Coaquira no dispone de licencia sindical, por lo que su tiempo para la labor gremial es mucho menor, además que ya no cuenta con el soporte profesional anterior.

En estas dificiles condiciones, poco se puede hacer por el tema juvenil sindical. La estrategia seguida por el c. Minaya -priorizar lo político a lo laboral- nos parece dentro de lo razonable, lo más factible. El reto, en todo caso, es volver a crear las condiciones para que la CGTP impulse una política sindical juvenil con objetivos más ambiciosos.

Podriamos empezar, articulando el trabajo de los Dptos de Educación, Mujer, Organización y Defensa para identificar a los dirigentes jóvenes del sindicalismo. La nueva plataforma juvenil debe incorporar cuotas y mecanismos de representación en eventos orgánicos. Actualmente, hay una "recomendación" para que las bases acrediten mujeres y jóvenes a las asambleas de delegados, pero en ambos casos, los porcentajes son cada vez menores. Recomendar no es suficiente.

Es necesario construir un liderazgo juvenil sindical. Los dos responsables del departamento juvenil han sido mayores de cuarenta años y si bien llevaban la juventud en el corazón -para decirlo literariamente- no es suficiente. Necesitamos un equipo de dirigentes y activistas menores de 30 años que construyan desde lo juvenil un discurso sindical.

La autoreforma sindical no podrá avanzar muy lejos si no integramos a los jovenes al mundo sindical. En resumen y para discutir:

  1. Identificar tasas de afiliación sindical para asalariados menores de 30 años, por sectores, ciudades y género.
  2. Fortalecer el departamento juvenil con recursos, asistencia técnica y equipo dirigencial joven.
  3. Construir una plataforma juvenil sindical que incluya cuota de edad para asambleas, congresos, CEN y comisiones negociadoras.
Un buen debate puede ser el contenido de dicha plataforma juvenil sindical.