4 de julio de 2012

Guillermo Yacila Ubillús: dirigente sindical de la CGTP Callao es asesinado

Guillermo Yacila en movilización de la FTCCP
El día de ayer, a las 8 de la noche ha sido asesinado Guillermo Yacila, secretario general de la CGTP Callao y secretario general adjunto del Sindicato de Trabajadores de Construcción Civil del Callao. Tres desconocidos le dispararon acabando con la vida del dirigente sindical. Deja viuda e hijos. 

Hace unas semanas atrás fue asesinado Armando Viera, secretario de organización de construcción civil en el Callao. 

Resulta claro lo que pasa en el Callo. Hay intereses que desean destruir al Sindicato de Trabajadores de Construcción Civil en dicha región. Para la prensa, los ciudadanos desinformados y algunos empresarios, se trata de enfrentamientos entre iguales. Quieren hacernos creer que los trabajadores de construcción civil son todos delincuentes y asesinos. Pero no es así. Esa es una mirada simplista y tremendamente errónea. 

En la actualidad hay bandas de delincuentes que desean controlar todas las obras de construcción civil. Mafias en el sentido más literal del término. Se trata de "crimen organizado". Delincuentes que no tienen absolutamente ninguna relación con el sindicato y ven las obras de construcción como una fuente de ingresos. 

Estos delincuentes extorsionan a los ingenieros y jefes de obras, obligándolos con amenazas a incorporar en sus planillas a "chalecos", es decir, a colocar en planilla a personas que no van a trabajar pero que cobran semanalmente como si lo hicieran. Es la forma de obtener cupos de los empresarios. El pretexto es garantizar el "orden" en la obra. Pero se trata simplemente de que cada jefe de estas mafias disponga de personal rentado para si mismo, a costa de las obras de construcción. Como toda obra es temporal, deben estar siempre a la captura de nuevas obras. 

Y es allí donde el sindicato es un obstáculo. Porque los sindicatos de construcción civil afiliados a la Federación de Trabajadores de Construcción Civil del Perú, que es parte de la CGTP, están en contra de estas prácticas delictivas. Cuando en una obra hay representación sindical, es más difícil que los delincuentes se impongan y el empresario se rehúsa a pagar cupos. 

Para los delincuentes, el sindicato de clase, el sindicato de la FTCCP y de la CGTP es su enemigo. Que nadie se confunda. No se trata de una disputa entre grupos homogéneos. No es un problema entre trabajadores. No es un conflicto sindical. Se trata de delincuentes que asesinan a sindicalistas. De un lado están delincuentes armados y del otro, trabajadores de la construcción.  

El objetivo de las mafias que existen en Lima y Callao es claro. Buscan eliminar toda oposición a sus negocios delictivos. Por eso han asesinado a Guillermo Yacila y a Armando Viera y a tantos otros sindicalistas. Si los sindicatos son destruidos, nada podrá impedir que el crimen organizado tome el control total de las obras de construcción en el Callao y otras ciudades. 

Guillermo Yacila, dirigente sindical asesinado
¿Cuántos dirigentes sindicales más deben ser asesinados para que el Estado cumpla su deber?. Es urgente, brindar protección permanente a los principales dirigentes sindicales en el Callao y Lima. La indiferencia de algunas autoridades y de cierta prensa que no se interesa por investigar la raíz del problema contribuyen a que estos crímenes queden impunes. ¿Vamos a permanecer impasibles mientras son asesinados más dirigentes sindicales?

Para los trabajadores organizados, la respuesta es clara: más sindicalismo. La delincuencia no pasará.