15 de junio de 2011

¿Qué pasa en el Ministerio de Trabajo de Perú?

La ministra de Trabajo según cuentan algunos compañeros, anda diciendo a diestra y siniestra que "no se preocupen, yo igual salgo de ministra y regreso a negociaciones colectivas, no me voy a ir..." Lo cual, como es obvio, preocupa más a los trabajadores. 

En los dos últimos meses se han desarrollado una serie de acciones muy extrañas en el Ministerio de Trabajo que merecen ser conocidas.

a.- Desactivan oficina que elabora dictamen económico financiero

Se ha desactivado prácticamente la oficina encargada de elaborar los estudios económico financieros en los procesos de negociación colectiva. Para lograr esto se han señalado razones de presupuesto así como un repentino afán "descentralizador" de la actual ministra. Actualmente dicha oficina no cuenta con el personal suficiente para la demanda existente. Supuestamente se ha trasladado a las regiones la potestad de elaborar dichos informes. Como sabemos el "dictamen económico financiero" es un elemento clave en la negociación colectiva pues permite al sindicato disponer de la información económica veraz para poder discriminar el punto equidistante entre un amento deseable y uno posible. Más aún, cuando por tradición, los empresarios son renuentes a brindar la información económica a los sindicatos. 

Ahora, será el gobierno regional quien elabore estos estudios ¿Pero cuenta con los funcionarios adecuados?, ¿tienen la experticia para hacerlo?, ¿están lo suficientemente blindados para resistir las presiones de los empresarios? Lo dudamos.

En verdad, este sencillo cambio aparentemente administrativo, en realidad afecta en desmedro la capacidad que tienen los sindicatos para poder  negociar colectivamente. 


Como hemos señalado en semanas anteriores, una de las paradojas más grandes en la actual gestión de la ministra de trabajo ha sido el irrespeto de derechos laborales básicos en el propio Ministerio de Trabajo, encargado de velar por que la ley se cumpla en el resto del país. 

La huelga de inspectores fue declarada "improcedente" y luego "ilegal" por el Ministerio de Trabajo , haciendo así de juez y parte sin el más mínimo asomo de rubor o verguenza. Fuentes internas nos han señalado que la secretaria general del Sindicato de Inspectores ha sido despedida. 

Y para curarse en salud el Ministerio no ha tenido mejor idea que "descentralizar" las inspecciones de trabajo. No hay ningún documento, plan, o política que haya previsto esta medida. De pronto, la ministra ha descubierto que las competencias de inspección laboral son de los gobiernos regionales y ha enviado a 266 inspectores fuera de Lima. 

En Lima, las inspecciones pasaran a la Municipalidad Metropolitana y en provincias a los gobiernos regionales. Nuevamente, la construcción de un sistema de inspectoría laboral que tomo muchos años, la experiencia acumulada, todo ha sido derivado a los gobiernos regionales de manera apresurada y sin mayor planificación. Y sobre todo, justo después de una huelga de los inspectores. 

Si esto lo hiciera una empresa privada, ya estaríamos haciendo la denuncia ante el Ministerio de Trabajo. Pero si lo hace el propio Ministerio ¿quién defiende a los trabajadores? 

Nuevamente, el Ministerio quiere hacernos creer que una medida administrativa es inocua, cuando en realidad define a favor de los empresarios las ya bastante parcializadas relaciones laborales.  

c.- Se inventan trámites y procedimientos de manera informal

La oficina de registro sindical es una pieza clave en la defensa de la libertad sindical, sin embargo, de  un tiempo a esta aprte se ha convertido en un suplicio para los trabajadores. 

De pronto, a los funcionarios del MINTRA se les ocurrió que algunos documentos sindicales deben ser "fedateados" por el propio ministerio. Es decir, el ministerio debe dar fe de la veracidad de las copias que se le presentan, poniendo un sellito más. Antes no era así porque el Estado partía del principio de buena fe en sus ciudadanos. Y en verdad, no han habido elementos para pensar lo contrario. Sin embargo, ahora las actas sindicales deben ser fedateadas con lo que se pierde por lo menos un día más en cualquier trámite sindical. 

Las solicitudes para registrar nuevos sindicatos ahora son revisadas de manera "informal" por la subdirección de registro sindical. Así, las objeciones y observaciones no son registradas por dicha dependencia y solamente pasan las solicitudes correctas. este pequeño detalle permite a la ministra de trabajo decir que ahora el registro sindical se realiza en 24 horas. lo cual es falso, pues simplemente ha eliminado de las estadísticas, los casos que se dilatan. Es como si un profesor tomara un examen y luego de poner la nota, separe solamente a los aprobados y desconozca a los reprobados. Así podría decir muy feliz que todos sus alumnos han sido aprobados. Un completo engaño.

Y la politización instrmental en dicha dependencia continua. El sindicato de trabajadores del despacho presidencial quiere registrar su organización gremial desde enero del presente año. Y cuatro veces ha sido rechazado, La última vez incluso los funcionarios han inventado argumentos. Fuentes internas del MINTRA han señalado a los dirigentes de dicho sindicato que hay "una orden de arriba" para "que nunca se registre" dicho sindicato.

En resumen, todo parece indicar que hay en marcha un plan de los empresarios y altos funcionarios del MINTRA para desarticular dicho ministerio e impedir que en el próximo gobierno pueda fiscalizar a los malos empresarios y proteger a los trabajadores.

Por eso, este blog se suma a la campaña para que "un sindicalista sea Ministro de Trabajo"