19 de abril de 2010

la izquierda unida jamás será vencida...

Esta sábado 17, se realizó un encuentro de la izquierda. La reunión fue en la antigua Casa del maestro en el centro de Lima, a algunos metros de la casa del Amauta José Carlos Mariategui. Estas líneas son una primera reflexión aún en proceso, de dicha jornada. 

Bueno, la reunión contó con alrededor de 400 participantes. Políticamente, estuvo representada toda la izquierda más o menos significativa. Si bien, la idea era una convocatoria personal y no de partidos, en la práctica, lo real es que han sido militantes de partidos, algunos intelectuales y activistas independientes, en ese orden, los tres grandes grupos. 

Tengo entendido que el contingente más grande fue el de Patría Roja-MNI,, seguido por el PCP y en tercer lugar el PS. Al parecer la última fractura del PS ha dejado dos estructuras en Lima, y militantes de ambas han asistido al evento.  

La mayoría eran varones, mayores de 40 años. La presencia de mujeres, si bien estaban las compañeras más representativas, no era más del 20% de asistentes. Los grandes ausentes han sido los jóvenes. Habían algunos, pero no eran ni un grupo notorio ni cohesionado. La izquierda "plebeya" de los colectivos más radicales no estuvo presente. Esto se debe entiendo, a que la convocatoria ha girado alrededor de los tres partidos principales de la izquierda junto al PSR, Voz Socialista, y algunos intelectuales y activistas. 

A la vez, este evento ha sido el resultado de un amplio número de reuniones desde diciembre del año pasado. Se han redactado un conjunto de documentos de muy buena calidad para la reunión. 

Luego de algunos discursos y saludos se procedió a trabajar en "comisiones". Se definieron tres comisiones: la de programa; otra de situación política y finalmente principios y criterios organizativos. Yo estuve en esta última, asumiendo que sería la menos concurrida y así fue. En la de programa y situación política participaron más de cien asistentes. 

Una "comisión" -para el que no sabe-, es simplemente una plenaria en pequeño, con un director de debates y un relator. Más allá de cierto número de participantes es imposible sostener un trabajo serio. Me parece que teniendo la izquierda tanta experticia en pedagogía popular, deberíamos hacer un esfuerzo por diseñar métodos de trabajo colectivo más participativos. Una comisión de cien personas es una plenaria. Cada orador tiene poco tiempo y no hay manera de desarrollar un debate fluido. Las ideas se pierden y los temas se multiplican. Lo ideal hubiera sido tener muchas más comisiones; pero también es necesario señalar, que la "Casa del Maestro" no es el mejor lugar para una reunión de este tipo. Imagino que para la siguiente se podrá considerar otro espacio más idóneo. Con un auditorio más grande y salones adecuados para más comisiones.

Las posiciones

Un encuentro de las izquierdas no es sólo el trabajo en las comisiones, las intervenciones oficiales, discursos, sino la charla de los corrillos, el reencuentro con amigos, camaradas y conocidos de mucho tiempo, la puesta al día en viejas amistades. Me encontré con mucha gente a la que no veía desde la universidad o en la antigua IU. Me alegró mucho que algunos me conocieran por el blog. 

Bueno, es mi impresión personal, a partir de algunas conversas y lo escuchado durante todo ese sábado que hay algo así como dos grandes posiciones en torno a este proceso de unidad. La pregunta gira en el tipo de unidad que se esta construyendo.

Para unos, esta debe aspirar a seguir el modelo del PT brasileño, es decir, un partido que en verdad es una federación de tendencias y partidos. En un proceso de lenta disolución de las identidad partidarias primarias en la instancia mayor. Es decir, formar un nuevo partido, donde todos los anteriores se diluyen. Puede parecer obvio, pero quienes defienden esta posición son los compañeros del PS principalmente. 

De otra lado, hay quienes entienden esta unidad como un "frente de masas" más en el estilo de la antigua Izquierda Unida. Aquí están en general los del PCP y de Patria Roja. Es también obvio que quienes menos quieran "disolver" sus organizaciones sean ellos. En los debates escuche repetidamente a militantes de Patria Roja señalar que este espacio de unidad no implica compromisos electoral alguno. Es decir, "nos juntamos, pero no nos amarramos todavía". Como sabemos el frente de Patria Roja, MNI ha logrado su inscripción en el JNE y está habilitado para postular. 

A mi juicio, señalar que apostamos por un proceso de integración en una instancia superior dejando de lado los partidos existentes, es una manera bastante ingenua de hacer más lenta la unidad. Los partidos de izquierda pueden tener resultados mínimos en las lides electorales, pero como identidades partidarias aún gozan de mucha fuerza. Insistir con estas propuestas solamente van a abrir un debate innecesario y estéril.

El tema de fondo, que no se ha discutido con amplitud es la posición de la izquierda frente a Ollanta Humala. En parte porque cada partido está tratando de obtener un acuerdo preferencial con Ollanta. Asi, lamentablemente, tengo la impresión que este proceso de unidad depende de lo que diga y haga Ollanta Humala. 

Para resolver esta situación es necesario ampliar la convocatoria del segundo encuentro. Hay una juventud de izquierda muy radical, muy activa en pequeños colectivos, que activan en los conos de la ciudad y la margen izquierda del Río Rimac. Ellos también tienen algo que decir en este proceso. 

La plenaria ratifico al grupo coordinador para que trabaje la convocatoria a un segundo encuentro, que debe avanzar más en la unidad. Allí habría que definir un nombre, una identidad. Me sumo a los que proponen retomar el clásico "Izquierda Unida", no por nostalgia sino por reconocer un logo y nombre que tiene buenos recuerdos en la ciudadanía. Por que eso debemos ser: izquierda y unida.  Ciertamente, también nos sirve para recordar todo lo que fuimos, los errores que cometimos y que en esta segunda oportunidad no debemos cometer. 

Como en toda reunión de izquierda, hubo ideas, entusiasmo, discusión y debate. Los trosko albaneses de "Voz Socialista" reclaman siempre una participación mayor en toda instancia de coordinación o dirección, pero la dirección de la Mesa pudo responder sus inquietudes. El almuerzo llego para la clausura, demorándose tanto como el regreso de esta izquierda.  

Al final, luego de horas de discusión, y después de casi veinte años volví a gritar a todo pulmón "la izquierda unida jamás será vencida" junto con activistas y militantes de otros partidos.