16 de abril de 2010

Paro nacional de la agroindustria en 2010

La agroindustria de la costa tiene una suerte de dos caras. Por un lado, es la niña bonita de los defensores de los acuerdos comerciales, exportadores y del gobierno. Las cifras que muestra son generalmente en ascenso, es un sector "moderno", competitivo y de éxito. Sin embargo, hay un rostro oculto de la agroindustria que aparece cuando se habla de derechos laborales y trabajo decente. 

La agroindustra emplea un gran número de trabajadores, bajo un régimen laboral especial que les quita o reduce derechos y los mantiene en contratos temporales durante décadas. La jornada laboral alcanza las doce horas, con escasa o nula cobertura de seguridad social, vacaciones, libertad sindical y negociación colectiva. 

Bueno, en la agroindustria hace años que la CGTP inicio un proyecto para construir un sindicato de rama.  Aquí hay algunos enlaces.


En resumen: la CGTP impulsó inicialmente un sindicato nacional de rama para el sector. Luego promovidas por algunas ONGs aparecieron sindicatos de empresa. Actualmente coexisten un sindicato nacional de rama y cinco sindicatos de empresa ubicados en Trujillo (valle de Virú y Chao) y en Ica. 

Entonces, el problema de los trabajadores de la agroindustria pasa por definir con claridad el modelo de estructura sindical que debemos construir para poder hacer una defensa eficaz y reconquista de derechos. 

La realidad histórica señala que los trabajadores "temporeros" en el agro SIEMPRE se han organizado por grandes sindicatos de rama, pues de esta manera es factible una acción sindical por encima del cese o despido. 

De los tres sindicatos de empresa que se formaron en Trujillo, y que de manera apresurada formaron una "Federación Regional" solamente queda el de Camposol en una relativa actividad. Primero la empresa Equz S.A. cesó sus actividades y dejó en la calle a los trabajadores y al sindicato. Lo mismo acaba de ocurrir con Agrícola Virú, que para hacer más surrealista la situación ha decidido cerrar las actividades de la empresa en medio de una negociación colectiva. ¿Qué van a negociar ahora que ya no existe la empresa?

En Ica, el sindicato de Agrokasa (sindicato de empresa) ha firmado el año pasado un convenio colectivo por tres años y sin aumento remunerativo mensual, sino un bono extraordinario anual. Este es el convenio que ha logrado "mejores" resultados entre los sindicatos de empresa de la agroindustria. 

Bueno, no hay que ser muy zahorí para darse cuenta que a nivel de sindicatos de empresa no hay mucho por esperar. Como señale hace un año atrás, este modelo de sindicato esta condenado al fracaso y  poco a poco van a desaparecer los dos o tres que aún subsisten. 

Entonces ¿cuál es la alternativa?

Hay que reconstruir el sindicato por rama. Ciertamente, el actual sindicato por rama esta en una situación precaria, pues el periodo de su junta directiva ya expiró y no se ha inscrito la nueva junta directiva. Hay ciertamente diferencias entre las miradas sindicales de Trujillo e Ica, celos regionales y no se entiende bien cómo funcionaria un sindicato nacional de rama. 

Una salida es la formación de la Sectorial "CGTP Agro" como instancia de rama que permita reunir los diferentes colectivos existentes pero sobre todo que levante un programa de acción colectiva por encima del ámbito de empresa.

Los problemas de la agroindustria son estructurales, referidos a la normatividad jurídica y a la propia lógica de la actividad agrícola. Por esto, no resulta factible mantener estrategiuas a nivel de empresa. Los trabajadores estables son siempre una minoría frente a los temporales en la agricultura. Esto hace estructuralmente débiles a los sindicatos de empresa (Sindicato de Agrokasa tiene menos de 200 afiliados y laboran más de tres mil trabajadores).

La propuesta es simple: que la CGTP Agro lance como consigna un paro nacional agroindustrial para el 2010, reclamando la derogatoria del régimen laboral del agro que permite estándares menores y contratos temporales ad infinitum.

"Paro Nacional de la Agroindustria" debe ser la consigna que permitirá reunir todas las luchas parciales, sectoriales, regionales de los trabajadores del espárrago, páprika, cebolla, uva, palma de espino, mango, etc. Es la propuesta que puede unirnos en una sola dirección. Será una huelga que implica la movilización de todos los trabajadores agroindustriales, ya sean estables o temporales, hacia Lima, al Congreso para que de una vez por todas se derogue la legislación sectorial existente.