17 de julio de 2015

Izquierda Desunida siempre vencida


Tenemos a Tierra y Libertad junto con Sembrar que conforman el Frente Amplio. Luego están el Partido Humanista, Partido Comunista, Patria Roja, Ciudadanos por el Cambio y Fuerza Social que conforman UNETE y ahora el Bloque Nacional Popular, el Partido Democracia Directa (Fonavistas) junto al grupo #MerecemosMas  que conforman una alianza electoral. Y claro, también esta el Más de Gregorio Santos que a veces está con Patria Roja y otras veces no.

Estos grupos tienen tres condiciones en común. En primer lugar, señalan que la unidad de las izquierdas es una preocupación fundamental. Segundo, hacen todo lo posible por evitar dicha unidad. Tercero, electoralmente cada una está por debajo del 2%. 

¿Va a cambiar esta situación de aquí a agosto/setiembre, cuando el plazo electoral para establecer listas concluya? No. No va a cambiar. 

Las izquierdas van a ir desunidas al próximo escenario electoral. No habrá unidad mágica ni de último momento. 

Todos tienen argumentos para razonar y defender las diferentes posiciones que hacen imposible la unidad. Lo real es que no existe voluntad política para establecer un proyecto unitario. 

Un frente político unitario no cae del cielo. No se establece en automático con aquellos que ya están convencidos. Se trata de "hacer política" es decir, de crear las condiciones para que los demás estén interesados, casi obligados a entrar en el proyecto unitario. Se trata de discutir y derrotar a los separatistas, de aislarlos si es posible. 

Ya estoy viejo y siempre tengo una anécdota de Lenin a mano para ilustrar casi cada cosa. La alianza de los bolcheviques con los eseristas de izquierda en 1918 fue precisamente un proceso de construcción. Implico aislar al ala derecha, luego dividir al gran Partido Social Revolucionario para poder hacer una alianza con su ala izquierda. En resumen, "hacer política". 

Las actuales direcciones políticas locales no hacen nada de esto. Cada una esta esperando en su escritorio que "los otros" vengan a ellos. Están esperando detrás de Mesas que realmente son rituales para justificar luego el discurso "hicimos lo posible pero no se pudo, por lo que nos vamos por nuestra cuenta". Lo cual no estaría mal, si no fuera porque supone la derrota de todos. 

Las izquierdas -si van desunidas- van a perder estrepitosamente las elecciones. 

La situación es tal como la describía un personaje de la serie Lost: "O aprendemos a vivir juntos, o morimos solos". Así de claro.

Las tres agrupaciones de izquierda que a la fecha existen NO están en condiciones reales, objetivas, sensatas de sacar más del 2%. La política no es un juego de azar. No se trata de "probemos a ver que pasa".  No hay los suficientes lazos sociales, espacios institucionales, operadores políticos, ni recursos humanos o económicos para trascender el cerco y campaña de la derecha. 

Y el próximo gobierno será aún más de derecha. Más neoliberal, más antilaboral, antisindical, más criminalizar la protesta, más mercado sin controles, más despidos arbitrarios, más tolerancia con las corporaciones extranjeras, más extractivismo. Todo lo actual, pero peor. 

Ojalá me equivoque. Pero a la fecha, esto parece una profecía autocumplida. 

Por eso, si las izquierdas no se unen, si las izquierdas pierden electoralmente; sus direcciones políticas -todas- deben renunciar al día siguiente de las elecciones. 

Es un tema de "responsabilidad política". En cualquier sociedad democrática, cuando los líderes de un grupo político enfrentan una derrota electoral, lo que se hace, es renunciar. Ni siquiera esperar a que una asamblea lo pida. Se renuncia y listo. 

Y de eso se trata. Si las direcciones políticas de toda la izquierda, asumieran la responsabilidad de las decisiones que están tomando, tal vez se lo pensarían dos veces antes de embarcarse en apuestas electorales de incierto resultado. 

También puede ayudar, si, la militancia (nosotros) deja en claro que toda derrota electoral trae consecuencias. Si las izquierdas no se unen, si las izquierdas son apabulladas electoralmente, debemos exigir la renuncia de todos nuestros dirigentes. Para empezar.