27 de diciembre de 2011

Jóvenes universitarios apoyan a los sindicatos

Había una vez.... así empiezan la mayoría de cuentos. Este no es un cuento. Es el recuerdo de historias reales pero que vistas ahora podrían parecer un cuento. Bueno pues, empecemos...

Había una vez un tiempo cuando los estudiantes y los trabajadores no eran extraños. Por el contrario habían muchos espacios de encuentro y acción colectiva. Era una relación de larga data que llega en los años 70s a su punto más alto. Los estudiantes llevan discursos, rollos, ideas y sueños. También dan apoyo concreto. Hacen bonos de solidaridad, montan guarderías durante las huelgas, recolectan frutas y verduras para la olla común. Dan clases de redacción para hacer mejores volantes.

Los trabajadores comparten sus problemas, sus rabias, sus esperanzas. Van a las reuniones que los jóvenes los invitan, se apuntan en sus partidos, asisten a sus mitines. Hubo una época que los jóvenes rondaban las salidas de las fábricas, volanteaban en las marchas y ordenaban las sillas antes de una asamblea. A veces eran molestos y otras simpáticos. A veces cansaban sus obsesiones teóricas pero siempre ayudaban en las huelgas.

Pero luego, se fueron.

Jóvenes izquierdistas apoyando la huelga obrera. No es de 1970
 la foto, es de ahora.  
Ha pasado más de una década y el activismo juvenil de izquierdas quedó reducido a la mirada ombliguista del propio espacio universitario. Ciertamente, en algún momento entre los 80s y 90s el sujeto sindical dejó de ser atractivo para los jóvenes de izquierda. No sé realmente que pasó. La política universitaria se convirtió en un ejercicio de canibalismo y competencia por puestos, prebendas y cargos (a veces, todo era lo mismo). En otros lugares, la acción política fue reemplazada por la reflexión filosófica cada vez más etérea o simplemente inútil.  

Pero estas últimas semanas han ocurrido signos de nuevos tiempos. Tal vez sea el fin de año o las profecías mayas, pero nuevamente los jóvenes izquierdistas se interesan por los sindicatos y sus luchas.


  • El grupo de Izquierda Universitaria de la PUCP ha animado un Pronunciamiento público muy amplio donde por primera vez en más de una década, los universitarios se expresan de manera clara en favor de las luchas sindicales y en concreto con la huelga de los trabajadores de la cervecera transnacional Backus y Johnston. 

Son acciones iniciales pero representan un cambio en el sentido y sensibilidad de la política juvenil izquierdista de los últimos años. Es un buen síntoma y ojala no sea flor de verano. En verdad, la acción colectiva de izquierda, necesita un referente real, un sujeto social desde donde interpretar y transformar el mundo.

Como le decía a uno de estos activistas y entusiastas, prefiero que hayan muchos jóvenes de todos los colores de la izquierda dando vueltas entre los trabajadores organizados a  regresar a los cien años de soledad que vivimos desde los 90s.

No se si entre estudiantes y sindicalistas podremos decir, y vivieron felices, pero lo que si tengo claro es que viviremos muy intensamente.