27 de diciembre de 2015

¿Qué debe proponer el Frente Amplio en materia laboral?

Pongo las propuestas al principio, y luego la explicación de las mismas para evitar que mis lectores jóvenes, ávidos y veloces, no se alejen antes de llegar al meollo del tema. 
  1. Estabilidad laboral a los tres meses para todos los trabajadores y trabajadoras cuyo empleo sea una actividad regular y permanente del centro laboral.  
  2. Cada trabajador y trabajadora debe afiliarse a un sindicato. Donde no lo haya, los trabajadores son animados a conformar un sindicato de rama. 
  3. Los dirigentes sindicales no pueden ser despedidos salvo por una sentencia consentida en el Poder Judicial.
  4. La Negociación Colectiva por Rama es obligatoria, salvo acuerdo de partes. 
  5. Se reconocen como legales todas las modalidades pacíficas de huelga. Se ejerce en cualquier momento de la relación laboral. 
  6. Se promulgará una Ley General de Trabajo justa y democrática.
  7. Se eliminan los contratos temporales en el sector de textiles y confecciones así como en las exportaciones no tradicionales. 
  8. Se incrementa a 1,500 soles la Remuneración Mínima Legal y se establece por Ley que la misma será reajustada anualmente, conforme los criterios técnicos establecidos en el Consejo Nacional de Trabajo.  
Bueno, ahora si, paso con calma a explicar, en cuatro movimientos, los ejes centrales de la propuesta que debería levantar el Frente Amplio.

Primer movimiento: Allegro con molto spiritu
Ir más allá del "consenso OIT" en materia de relaciones laborales. En la práctica, la OIT ya no supone una defensa real de los derechos laborales para nuestra situación. Probablemente para los problemas de otros países aún lo sea, pero la OIT en la región andina se ha convertido en productora de sentidos comunes que no trascienden salvo cuando los Estados y los empresarios lo desean, es decir, casi nunca. 

Lo real, es que los últimos avances en materia de derecho y relaciones  laborales se vienen registrando en otros espacios ajenos a los acuerdos de la OIT. Por ejemplo, los Acuerdos Marco Internacionales, que son una suerte de convenios colectivos firmados entre una empresa transnacional y una federación sindical internacional han logrado mayores y más reales avances en la última década que la OIT. Ver el caso de UNI Global Union.

Segundo movimiento: Adagio non troppo
Regresar al "derecho al trabajo". Es decir, discutir en nuestro país el tema de la "estabilidad laboral". Basta ya de aceptar como si fuera natural, que la inmensa mayoría de los empleos en el país estén regulados por contratos de tres meses. ¿Una mujer joven que trabaja en una estación gasolinera debe pasar su vida con contratos de tres meses? Absurdo. 

Debemos proponer "Estabilidad laboral a los tres meses". Para todos los trabajadores y trabajadoras cuyo empleo sea una actividad regular y permanente del centro laboral.  ¿Qué va a pasar? Hay estudios que demuestran que no hay una relación entre descenso de la productividad y estabilidad laboral. 

Tercer movimiento: Allegro molto
Fortalecer a los sindicatos. El Frente Amplio debe reencontrarse con el movimiento sindical. Los sindicatos, específicamente los sindicatos grandes son un aliado estratégico para la izquierda peruana. ¿Por qué alejarse del mismo o alimentar sus conflictos internos?

Para fortalecer los sindicatos hay tres acciones concretas:

a.- Proteger del despido a los dirigentes sindicales. En Chile, para despedir a un dirigente sindical se requiere de una sentencia consentida en el Poder Judicial. Mientras eso no ocurra, el dirigente sigue laborando. ¿Se ha formado una dictadura del proletariado por esta norma en Chile? No.  

b.- Promover activamente la negociación colectiva por rama de actividad. Es decir, el Estado debe obligar a los empresarios a negociar con todos los trabajadores organizados de un sector económico. Por ejemplo, los trabajadores de restaurantes (cocineros, mozos y demás) en el Perú son uno de los sectores más explotados. Ya sea en el restaurante del barrio o en uno de los más famosos de América Latina como es el Restaurante Central

¿Cómo podrían los trabajadores de cada restaurante hacer respetar sus derechos? Pues, actualmente no pueden. Los reportes del Ministerio de Trabajo señalan que uno de "los sectores que registraron menos conflictos laborales fueron hoteles y restaurantes...". Claro, porque no se puede formar sindicatos allí. 

El Estado debe proteger el derecho a formar un sindicato de rama, que reúna a los trabajadores de los restaurantes de Lima, por ejemplo. Este hipotético "Sindicato de trabajadores de restaurantes y afines de Lima" se sentaría a discutir los derechos laborales y las remuneraciones de TODOS los trabajadores del sector con la AHORA (Asociación de Hoteles, Restaurantes y Afines). Ven, ya existe el sujeto negocial por parte de los empresarios, pero no por parte de los trabajadores. ¿Injusto, no?

c.- Fortalecer supone fuerza. ¿De dónde obtienen la fuerza los sindicatos? De sus afiliados. Como decía el viejo Juan: "Sindicato grande, defiende en grande; sindicato pequeño, defiende poquito". Y ¿para qué sirve tener muchos afiliados? Para hacer grandes huelgas. Así de simple. La huelga es el principal y más eficaz mecanismo de presión pacífica que tienen los trabajadores organizados. Pero en el Perú, Fujimori nos quito en la práctica el derecho de huelga. 

El Frente Amplio debe reconocer como legal TODAS las formas de huelga pacífica que los trabajadores desarrollen.  Asimismo debe promover el respeto al más amplio (si, el más amplio) ejercicio del derecho de huelga. Eliminar las trabas y leguleyadas existentes actualmente que en la práctica hacen imposible una huelga legal en el país.   

Con estas tres medidas tendremos sindicatos fuertes. Con sindicatos fuertes, tendremos mejores remuneraciones, un mercado interno más consistente y más ciudadanía. 

Cuarto movimiento: Prestissimo
Promover la discusión y aprobación de una nueva Ley General de Trabajo justa y democrática, como señala muy bien la CGTP. Esta discusión debe realizarse entre los empresarios, el estado y los representantes de los trabajadores organizados. En dicho marco legal ingresan los cambios necesarios para superar la desregulación fujimorista que ha creado desigualdad, precariedad e informalidad. Aquí se eliminan los regímenes especiales en agroindustria y textiles. Se establece un mecanismo automático para el incremento del Salario Mínimo Vital. Se regulan los contratos temporales en los sectores y momentos que sean realmente imprescindibles por razones de organización de la producción. 

Final
Estas son medidas que buscan restablecer los vínculos entre la izquierda expresada en el Frente Amplio y los intereses de los trabajadores expresados en las organizaciones sindicales, especialmente la CGTP.  Ahora, de lo que se trata es de dar la pelea al interior del Frente Amplio para que estas propuestas por lo menos sean discutidas.