5 de junio de 2012

DEBATE LGT: ¿Debemos tener una Ley General de Trabajo?

En los 90s la dictadura fujimorista realizó de manera inconsulta una amplia Reforma Laboral. Cambio las reglas de juego entre estado, empresarios y trabajadores. Eliminó una serie de derechos y libertades conquistadas por los trabajadores organizados en décadas anteriores y se estableció una férrea alianza con los empresarios para debilitar el poder sindical, abaratar las remuneraciones y hacer fácil el despido.

Desde 1992 la sociedad peruana no ha podido restablecer un modelo de relaciones laborales que sea consensuado y seguimos con la normativa heredada de una dictadura de derechas. Los diferentes gobiernos no han tenido ni la voluntad política, ni el coraje para imponer a los empresarios la necesidad de revisar sus actuales privilegios. Los empresarios, obviamente no desean un modelo democrático de relaciones laborales y asumen que la actual desregulación proempresarial es sinónimo de eficiencia, flexibilidad, modernidad, globalización y bienestar para el país.

Los datos hace tiempo que han desmentido todo esto. El actual modelo de relaciones laborales solamente produce más desigualdad, riqueza concentrada en los grandes empresarios, conflictos laborales, escasa innovación y muy poco valor agregado.

En esta disyuntiva, la fallida transición democrática de paniagua nos dejo el Consejo Nacional de Trabajo. Esta instancia se pensó que sería la herramienta para alcanzar un consenso en materia de relaciones laborales. Desde inicios del 2000 viene funcionando con muy modestos resultados.

Su logro principal es un Anteproyecto de Ley General de Trabajo, que ha sido discutido, consensuado, debatido y revisado por los actores involucrados (estado, empresarios y sindicatos) así como por una comisión de expertos en derecho laboral.  Tenemos entonces un documento ya bastante discutido.

Casi una década y nada más.

Ahora, hay un debate -a veces discontínuo- acerca de dicho documento pero más precisamente, de la estrategia que debe seguir el movimiento de trabajadores para cambiar la actual normativa.

Por un lado9 tenemos a los expertos que particparon en la comisión que actualizó el anteproyecto. Entre ellos destacan el Dr. Javier Neves, Alfredo Villavicencio y Carlos Blancas. Todos ellos son profesores de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica.

Del otro está el Dr. Jorge Rendón Vasquez, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de San Marcos.  Estos diferentes orígenes, si bien son un detalle, parece haber marcado buena parte si no de la discusión, por lo menos del temperamento de la misma. Para nadie es un secreto que hay un serio malestar del Dr. Rendón por no haber sido considerado como "experto" en la mencionada Comisión.

Pero tanta subjetividad no es lo nuestro. Lo que vamos a hacer es presentar las diferentes opiniones. Pues es en la discusión -seria, rigurosa y alturada- donde podemos encontrar respuestas a nuestras preocupaciones y derroteros.

Así tendremos a partir de hoy diferentes post sobre este tema. la mayor parte de los escritos han circulado por internet mediante emails y algunos foros. la idea es centralizar y ordenar una discusión  que tiene lados académicos pero también políticos. Una discusión que requiere de los abogados laboralistas pero también de los sindicalistas en general.