7 de noviembre de 2007

Una nueva Jornada Nacional de Lucha

Hace buen tiempo que resulta evidente para el movimiento sindical la orientación de derecha que representa el actual gobierno aprista. No queda nada de socialdemocracia en su discurso y mucho menos en su práctica. Los temas en disputa se ubican claramente en la orientación de la política económica, en la ausencia de mecanismos de redistribución y en el crecimiento de la desigualdad social. El gobierno no va a promulgar la Ley General del Trabajo, no va a fiscalizar de manera eficaz a las empresas ni va a cambiar su política neoliberal. Frente a esto, los sindicatos y la CGTP en primer lugar, estamos desarollando un proceso de articulación en los sectores populares para organizar el descontento creciente. La “II Jornada Nacional de Lucha” del 8 de noviembre es un paso importante en este proceso. Como hemos señalado en otro blog, el gobierno aprista pretende negar el derecho de los trabajadores a expresar su descontento. El parlamentario aprista Mauricio Mulder llama a “las masas apristas” a enfrentar a los “comunistas”. Este volante se esta repartiendo en los distritos populares de Lima. Todo parece indicar que se prepara una represión violenta.

¿Qué hacer para que la protesta social sea eficaz?

Ya algunas cosas señale en este post. Más allá de la campaña del gobierno, lo claro es que avanzamos a una polarización mayor. El objetivo del gobierno es aislar a los trabajadores sindicalizados del resto de la ciudadanía. Ergo, debemos de quebrar dicho bloqueo. La salida es clara. Necesitamos articularnos con el resto de trabajadores no sindicalizados. Necesitamos más sindicatos y más trabajadores movilizados para poder realizar un paro nacional que efectivamente detenga la producción.

Si la jornada de mañana termina en una violenta represión será por acción del gobierno. Se abre un nuevo momento. Ahora es cuando los sindicatos requieren de los partidos de izquierda que puedan canalizar una protesta política desde las calles.