17 de noviembre de 2007

Unos simpáticos viejecitos


Una página web de la hermosa ciudad de Arequipa me ha tomado por motivo de sus preocupaciones y desvelos. Algunos artículos son firmados con un seudónimo, otros aparentemente los realiza “La Redacción”. En resumen, no se bien quien o quienes me tienen encono tan gratuito y como se dice, digno de mejor causa. Todo empezó cuando hace unas semanas, un camarada del PCP me invito a escribir semanalmente en la pagina web del partido. Acepté de buen animo y desde entonces, cada articulo publicado allí es atacado ferozmente como podrán ver aquí. Han hecho hasta un “File” con mis artículos, reproduciéndolos claro sin permiso ni autorización legal. Son comunistas y deben de pensar que lo que hay en Internet es propiedad común.

Todo no pasaría de ser un hecho anecdótico y pintoresco. Una pequeña diatriba entre cuatro personas. Ellos al parecer son un pequeño triunvirato de notables desconocidos contra un simple desconocido que es el que escribe. Sin embargo, la lógica de la denostación y el anatema, me parece muy sintomático de la cultura de izquierda en nuestro país. Veamos algunas características.

Castiga al mensajero.
La principal critica que se me hace es de ser “funcionario de IESI-CSI”. Pintoresco y falso. Efectivamente trabajo en el Instituto de Estudios Sindicales de la CGTP, pero no tengo vinculo alguno con la Confederación Sindical Internacional (CSI). Lo peor es que ellos lo saben, pero no importa, decirlo es suficiente para debilitar mis argumentos. Con argumentos ad hominen esta construida buena parte de los debates de la izquierda local desde hace muchas décadas.

Es mejor definir que analizar.
En unas semanas he pasado de “agente del imperialismo”, a “funcionario de la socialdemocracia”. En ambos casos, rentado por supuesto. El triunvirato en cuestión tiene una obsesión con los cargos rentados y las oficinas cómodas. Nostalgia de los viejos tiempos cuando un par de ellos merodeaba la embajada de algún país socialista. No interesa aquí, la consistencia ni lógica de la definición. Para ellos, es lo mismo el imperialismo y la socialdemocracia. Lo importante es definir y separar.

Interpreta lo que quieras.
Mis artículos son citados parcialmente y desvirtuados para entresacar alguna frase fuera de contexto o interpretada de una manera completamente opuesta a lo que señala el propio contexto. Se discute incluso el uso de palabras, pues al parecer, el códice marxista dispone de un vocabulario donde no existen sinónimos. Toda interpretación debe ser literal y con suerte lo es, pues a veces ni eso se logra. Claro, uno podría colegir el problema de comprensión de lectura que achaca a nuestra niñez y juventud estudiosa, pero ¿no dije que eran unos simpáticos viejecitos?

El enemigo de mi enemigo es mi camarada.
Ahora acaban de publicar un par de anónimos que están circulando en el pequeño mundito de comunistas en Internet (ni siquiera izquierdistas, sino sólo pro soviéticos). Un anónimo que usurpa el nombre de Isidoro Gamarra para insultar sin dar la cara. Un anónimo en medio de un debate político es síntoma de bancarrota moral e inseguridad política. Pero nuestros comisarios políticos, lo celebran y lo publicitan. Simplemente porque ataca a quienes ellos también atacan. Con esa lógica política no puedo imaginar al lado de quien van a terminar apareciendo nuestros autonombrados censores políticos.

Detrás de todo enemigo hay un complot... mundial generalmente.
Un enemigo no tiene ideas propias. No puede pensar con su cabeza o disentir porque ha llegado a una conclusión diferente a la nuestra. No. Detrás debe de existir un complot. Una maniobra generalmente de escala mundial para derrotar a las fuerzas populares (los buenos) y lograr la victoria final del imperialismo (los malos). Del maniqueísmo a las teorías conspirativas hay un paso. Así, sus análisis tienen la complejidad ética de una película animada de Walt Disney.

Veamos, al parecer, mi persona es parte de un complot mundial para que la Confederaciuón Sindical internacional, el Imperialismo, el Vaticano (¡!), la socialdemocracia mundial y el Departamento de Estado de los EEUU controlen la CGTP y de paso al PCP. Nada menos. No estoy seguro para que querría el cura Ratzinger el local de la plaza Castilla, o si a Bush lo desvelan las movilizaciones de la CGTP. En todo caso, sinceramente, creo que todas esas fuerzas, más el Mosad, la mafia rusa, el viejo de la Montaña, los Assasin, rosacruces e Iluminati, pueden fácilmente conseguir alguien más preparado, eficaz y serio para sus nefastos planes. En todo caso, nos alegra saber que hay tres valientes detrás de una computadora, dispuestos a dar la vida.... bueno, a escribir contra este complot.

Diga lo que diga el enemigo, no le creas.
Discutir sobre quien es comunista o quien no lo es, es como tratar de establecer si el gato de Schrödinger esta vivo o muerto. Nuestros policías del pensamiento, han convertido al marxismo en una suerte de prisión conceptual. De la cual ellos son curiosamente, prisioneros y guardianes a la vez. De esta manera, quien no reciba su aprobación esta naturalmente defenestrado por toda la eternidad. Que pena. Ellos deciden quien es de izquierda, quien es comunista y quien no. Punto. Ah, Stalin que buen trabajo hiciste en nuestras tierras!!

Si no hay KGB, bien sirve Google.
Se imaginan a un grupo de viejecitos que ávidamente colocan tu nombre en el Google y van escudriñando cuantas veces apareces para deducir tu pasado político. Es risible pero cierto. Al final resulta algo patético entender que una parte de la pasada generación de comunistas ha aprendido a debatir como si continuara la Guerra Fría y desde un Manual de Afanasiev mal traducido al español.

Más allá de lo divertidas que son estas discusiones con el simpático grupo de jornaldearequipa.com y sus adláteres; me queda claro que efectivamente hay varios debates postergados entre los comunistas. Veamos:

a.- Una mirada crítica sobre la historia del partido.
b.- Un balance de la producción intelectual desde el marxismo peruano post Mariátegui (o sea después de Mariátegui).
c.- Un inventario sobre el marxismo como herramienta y teoría crítica para la interpretación de la política y sociedad peruana.
d.- Una revisión de la teoría de la organización marxista.
e.- Una crítica a la relación partido-sindicato en el escenario local.
f.- Repensar la política marxista en sociedades democráticas, por lo menos formalmente democráticas como la nuestra.

Estos podrían ser los temas. Lástima que sigamos empeñados en acusaciones, celos y líos de quintavieja. El buen Marx y Lenin verían con pena como se utilizan sus ideas para construir una religión y entronizar a diligentes obispos y popes.