¿Qué es un facho y cómo tratarlos?

Foto de: https://manoalzada.pe/editorial/rafael-lopez-aliaga-el-candidato-de-la-ultraderecha

La palabra "facho" viene de fascista. El fascismo es una ideología extremista de derechas. La forma más conocida de fascismo es el nazismo pero no es la única. 

Los extremismos son conjuntos de ideas, propuestas, opiniones y prácticas que no distinguen matices en sus percepciones de la realidad. El fascismo pretende explicar sus opiniones mediante verdades absolutas. "Así fuimos hechos por la naturaleza y por Dios" es un buen ejemplo de una postura extremista que sirve para justificar la homofobia de algunas personas. 

El extremismo político construye un "enemigo" esencial sobre el cual recaen todas las causas de todos los males. Así muchas veces asumen posiciones racistas. Para los nazis, los judíos (todos sin excepción) eran la causa de los males que aquejaban al pueblo alemán. 

En la actualidad, los fachos de ahora buscan culpar por ejemplo a: los inmigrantes (a los venezolanos en general), los "políticos" (desde una falsa posición anti-política), los homosexuales (es decir toda la comunidad LGTBI), los "comunistas" (el famoso terruqueo) y claro también a los judíos. 

Siempre se trata de culpar o condenar a toda una colectividad, en general. No por lo que las personas hacen; sino por lo que las personas son

¿Y eso que tiene de malo?

En la democracia, las diferencias se establecen en base a las acciones. Lo que un gobierno hace o no hace. De esta manera se crea un debate público que discute lo que se debe hacer o lo que no se debe hacer. Un gobierno o partido que "hace mal las cosas" luego puede cambiar y "hacer bien las cosas". 

La democracia es contingente, es cambiante. No se discute lo que la gente debe pensar o debe ser. 

Los fachos, no. Los fachos condenan a grupos sociales por lo que son o por lo que no son. No importa lo que hagan las personas. 

  • "Los venezolanos son ladrones"
  • "Los izquierdistas son terrucos"
  • "Los gays son pervertidos"  

y al mismo tiempo en positivo:

  • "La religión católica es la única verdadera"

En esta intolerancia estructural se desarrolla el pensamiento fascista. Es por eso que es fundamentalmente antidemocrático, aunque participe en procesos electorales. 

¿Entonces, todos los fachos son nazis?

No necesariamente. Seamos más claros. Los nazis eran un partido político fascista que existió en Alemania entre 1920 y 1945. Era un fascismo con tintes militaristas. Como partido político participó en elecciones -ganó alguna- y luego destruyó la democracia e instauró uno de los regímenes más inhumanos de nuestra historia moderna. Fue necesaria una amplia alianza mundial y una guerra (la segunda guerra mundial) para destruirlo.  

¿Pero ahora, no son unos loquitos que no merecen atención?

En las democracias siempre se ha visto con incredulidad a los fachos. En Alemania, los primeros nazis parecían efectivamente unos loquillos con sus uniformes y saludos. En EEUU, los grupos de la Alt-Right eran vistos con escepticismo hasta que asaltaron el Capitolio. En Brasil, el discurso racista y homofóbico de Bolsonaro no era tomado en serio hasta que ganó las elecciones. 

La experiencia histórica señala que los fachos nunca deben ser subestimados. Su discurso político tiene éxito porque es simple, más exactamente es simplón, esquemático, básico. Y da respuestas para todos los problemas de la gente identificando un culpable ajeno y extraño. 

  • ¿Porque no tengo trabajo? Por culpa de los venezolanos.
  • ¿Porque no tengo novia? Por culpa de los gays y lesbianas.
  • ¿Porque me han despedido? Por culpa de los políticos.
  • ¿Porque me jala el profesor? Por culpa de los izquierdistas. 

Puede parecer absurdo pero es también un discurso eficaz. Que crece en la ausencia de debate. Los fachos no discuten pues sus opiniones son "verdades" y las verdades no se discuten.  

Una democracia no puede dejar crecer al fascismo porque mientras más grande resulta más difícil de erradicar. El fascismo es el covid de la democracia.   

¿Los fachos no son una opción política simplemente más radical?

No. Hay que utilizar bien el lenguaje. Extremista no es lo mismo que radical. En el lenguaje común parecen sinónimos pero en el ámbito político no lo son. Una posición extremista es aquella que no acepta matices y se entiende así misma como una verdad absoluta. Una posición radical es aquella que busca identificar las raíces de los problemas o situaciones.   

Los fachos no son una opción más. Son un movimiento antidemocrático. Utilizan las reglas de la democracia para destruir a la democracia. 

¿En una democracia no debemos tolerar a todos por igual?

Una democracia tolera a los tolerantes. La lógica democrática es de reciprocidad. Pues la democracia no puede ser ingenua ni indefensa. 

Los grupos que condenan a las personas por el color de piel o por su nacionalidad o por sus orientaciones sexuales no pueden pretender que se les tolere para que luego establezcan la intolerancia institucional y persigan a la gente que antes los toleró. 

¿Cómo identificar a un facho?

Lamentablemente, los fachos han aprendido de la historia y de sus fracasos, por lo que ahora no van -la mayoría- luciendo camisas pardas o banderas con esvásticas. Ahora se esconden en organizaciones religiosas conservadoras que funcionan como cultos cerrados. En el Perú, el pensamiento conservador tiene una amplia raigambre tanto en sectores populares como clases medias. Sobre esta base conservadora, los fachos buscan crecer polarizando las posiciones hacia discursos racistas, homofóbicos, anticomunistas y antiliberales. 

Entonces basta escuchar a un candidato. Si afirma "verdades absolutas" como que "la religión católica es la base de la nación peruana" o se opone completamente a libertades básicas como las preferencias sexuales, el aborto; o presente los roles de género como absolutos: "los niños de celeste y las niñas de rosa"; entonces podemos estar frente a un facho. Obviamente, no se trata de una frase, sino de discursos y prácticas orientadas en este sentido. 

En el país hay mucha gente conservadora; pero ser conservador no implica ser intolerante. El conservadurismo en política supone la preferencia por valores tradicionales frente a los nuevos valores más liberales. Es cierto que a veces, los conservadores se mueven hacia el extremo fascista. 

Con los fachos no se trata de preferencias sino de condenas. El facho condena -y luego persigue- todo aquello que es diferente a él. 

Al mismo tiempo: 

  • El facho invoca la democracia pero no es demócrata.
  • El facho invoca los valores conservadores pero no es conservador.
  • El facho invoca al pueblo, pero es elitista.   

¿Y qué hacer? 

Leer. Informarse. Discutir. 

Dar la pelea. No darle respiro. El fascismo es enemigo de la humanidad.

Se debe identificar, informar y desenmascarar a los fascistas del escenario público. 

Hay que informar y discutir para que en estas elecciones ningún voto vaya a candidatos con veleidades fascistas.  

Como ven, estoy diciendo informar muchas veces. Eso es porque el fascismo crece en el oscurantismo y la ignorancia. Donde no hay información veraz, sino mentiras, los fachos lo tienen fácil. Donde la gente no lee ni discute termina aceptando cualquier cosa por cierta. 

   

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Trabajas en Wong, Plaza Vea, Metro, Vivanda, Tottus o algún otro supermercado?

Colaborador o trabajador: una disyuntiva nada inocente

¿Cómo formar un sindicato y no ser despedido en el intento?