14 de diciembre de 2014

¿Cómo derrotar el nuevo Régimen Laboral Juvenil?

El Congreso ha promulgado un nuevo Régimen Laboral Juvenil que recorta derechos a los trabajadores entre 18 y 24 años. Hay bastante información en las redes y queda claro, como han explicado expertos economistas y laboralistas, que la medida legislativa precariza el empleo, antes que crear más puestos; a la vez, obstaculiza la sindicalización y pone nuevos mínimos en la negociación colectiva.  

Este año, ha sido claramente, el año de la agenda empresarial. El gobierno, asustado por la amenaza de la llegada de la crisis internacional al país, ha dejado el control de la política en manos de los operadores del MEF (Ministerio de Economía y Finanzas). Un grupo de tecnocrátas, entusiastas defensores del modelo neoliberal, bien ubicados en el MEF y otros Ministerios, son el brazo político de los grandes empresarios. 

La agenda empresarial, supone reducción o eliminación de cargas tributarias, mantener salarios en niveles mínimos, abaratar el despido arbitrario, reducir al mínimo la negociación colectiva, reprimir las huelgas, revocar la ley de salud y seguridad en el trabajo y convertir las inspecciones laborales en un ritual vacío, sin mayor investigación ni multas. 

El gobierno de Ollanta ha atendido con esmero los intereses de las grandes empresas. Y como siempre, quieren más. Este nuevo régimen laboral juvenil es una prueba de ensayo. Para ver como es asimilado por la sociedad. El objetivo es hacerlo extensivo a todos los trabajadores y trabajadores. 

Se trata de intereses sociales enfrentados. Para los trabajadores, el empleo debe reunir determinados requisitos como un salario adecuado, seguridad social, vacaciones, sistema de pensiones, libertades sindicales, negociación colectiva entre otros.  El empleo digno es parte constitutiva de la ciudadanía. Promover formas de empleo que no cumplen estos mínimos, lejos de incrementar el empleo lo que hacen es fomentar la desigualdad, dañan la ciudadanía y cuestionan el orden democrático.


Si no detenemos la Reforma Laboral ahora, esta escena se repetirá. 

¿Qué hacer? como decía Lenin cuando se encontraba un problema en su camino. Aquí algunas sugerencias para el debate. 

a.- Centralizar las protestas
Hay que centralizar. Hay un número bastante grande de personas con buena voluntad y mucha indignación. pero están dispersos en colectivos, grupos, corrientes, etc. Si cada colectivo organiza su propio plantón de protesta, vamos a tener unas decenas de reuniones con no más de 20 personas. Así no se derrota una reforma laboral.

Con todas sus limitaciones, son los sindicatos los que se encuentran en mejores condiciones para sostener un programa de movilizaciones de mediano plazo. Esta es una buena oportunidad para que la Secretaria de Juventud Trabajadora de la CGTP asuma un rol de coordinación de las diversas iniciativas. (Ver ACTUALIZACIÓN líneas abajo)

b.- Ampliar la base de protesta
Y sin embargo, los sindicatos por si mismos no pueden tampoco derrotar la reforma laboral. Se trata de un conflicto laboral y ciudadano. 

Uno de los problemas que hemos tenido en la lucha contra los regímenes especiales en la agroindustria y los textiles ha sido el carácter sectorial de las mismas. La oposición a esta medida debe partir de los sindicatos, pero tiene que convertirse en una oposición ciudadana. No es una lucha ni exclusivamente laboral ni generacional. 

c.-Demanda de inconstitucionalidad
Más allá de la indignación virtual del Facebook, no debemos olvidar que en general, los jóvenes están desmovilizados y despolitizados. La agenda empresarial se viene imponiendo porque no hay una izquierda ni grande ni fuerte. La sola movilización ciudadana no se encuentra en condiciones de cambiar una correlación de fuerzas que favorece ampliamente a los empresarios. 

Hay que plantear una demanda de inconstitucionalidad apenas el régimen laboral juvenil sea promulgado mediante ley por Ollanta. Y alrededor de esta acción, se debe movilizar a trabajadores y ciudadanos.  

En caso que el Régimen Laboral Juvenil logre imponerse, no sólo la situación de los trabajadores jóvenes se verá perjudicada. La derecha considera que la Compensación por Tiempo de Servicios, las Gratificaciones de Julio y Diciembre, los 30 días de vacaciones, para no hablar del derecho a un sindicato, a presentar un pliego de reclamos y a hacer huelga cuando no te escuchan, no son derechos laborales, se trata de obstaculos para crear empleo. Claro, para ellos "empleo" es sinónimo de bajos salarios, inseguridad laboral, obediencia dócil y despido gratuito.  



ACTUALIZACION 15 de Diciembre de 2014 8.00 am.

Parece que vamos bien. La Secretaria de la Juventud Trabajadora de la CGTP ha convocado a todos los interesados, trabajadores y ciudadanos a una reunión para coordinar las acciones que se deben tomar frente al régimen laboral juvenil. Este jueves 18 de diciembre a las 6.30 pm. en la puerta 10 de la CGTP. Plaza Dos de Mayo. 

Pasa la voz. Colectivos, sindicatos, comités, varones, mujeres, todos y todas, hay que ir.



ACTUALIZACIÓN 15 de Diciembre 9.30 am

Me informan que la Mesa Intersindical de los Jóvenes Trabajadores que es un espacio de las secretarias de juventud de las centrales sindicales se ha reunido anoche, los acuerdos son los siguientes:

HOY: Reunión amplia a las 18.45 horas en el local de SITENTEL (Mariano Carranza 498 Santa Beatriz)


Me parece bien. La reunión convocada por la CGTP Joven se adelanta y amplia aún más. Y ya se define una movlización.