23 de febrero de 2012

Armando Viera Rosales, está con nosotros. Ahora y siempre.



Hace unos días fue asesinado el compañero Armando Viera Rosales. Es una víctima más de la violencia delincuencial que golpea al sindicalismo clasista en el sector de la construcción civil. Armando era dirigente del sindicato de trabajadores de construcción civil en la provincia del Callao, era padre de familia y militante comunista. Era un camarada obrero.

Lo recuerdo como uno de los jóvenes dirigentes sindicales en el Callao. Callado, de rostro serio pero animoso a la hora del trabajo sindical y político.

Ya hemos escrito hace buen tiempo sobre lo que ocurre en el sector de construcción. Aquí por ejemplo. En resumen, intereses privados de algunos empresarios y los gobiernos de derecha buscando debilitar al sindicalismo clasista en el sector, permitieron y luego alentaron la presencia de delincuentes en el sector. Y ahora tenemos un problema de violencia cada vez mayor.

Adjunto una nota del c. Oscar Alarcón, dirigente sindical de la CGTP y de la FTCCP sobre el c. Armando Viera, a quién conoció más de cerca.

==================

Por Oscar Alarcón Delgado/Luis A. Sánchez E. 

La CGTP chalaca y el histórico Sindicato de Trabajadores en Construcción Civil del Callao pierden a uno de sus más lúcidos y combativos dirigentes, se trata de Armando Viera Rosales (37), quien el viernes 10 fue asesinado a balazos por los capos de bandas criminales, en horas de la mañana cuando se dirigía desde su casa, en Ventanilla, para el ejercicio de sus labores sindicales y participar en la Marcha por el Agua. 


Armando Viera, joven militante del Partido Comunista Peruano, padre de familia, deja esposa y a tres menores desamparados, lo que ha movilizado a los gremios sindicales, vecinos y camaradas para exigir inmediata investigación, captura y sanción ejemplar a los responsables de este alevoso crimen. Sus restos mortales se velan en la Manzana B Lote 8 AH “Héroes del Cenepa”, Distrito de Ventanilla.


Gangsterismo sindical 


El “gangsterismo sindical” es una corriente en el movimiento obrero peruano, aparecido en los últimos años en el sector construcción civil como consecuencia de la expulsión de elementos esquiroles de la histórica y prestigiada Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), fundada en 1959. Esta corriente es la degeneración del sindicalismo donde no existen valores y tiene como base social al “lumpen proletariado”. 


No tienen dirigentes, sino bandidos, cuyos jefes se disputan a muerte el control de las obras bajo chantaje a los empresarios a los que cobran cupos, bajo el supuesto que le otorgan seguridad. Igualmente asumen el control de los trabajadores de estas obras a los que también les cobran por ingresar a laborar y si reclaman derechos laborales, ellos son los encargados de despedirlos. Se multiplicaron con el respaldo de altas autoridades del gobierno alanista, porque creyeron que sustituirán a la incómoda FTCCP, ubicada en el sindicalismo clasista y en el lado izquierdo de la política nacional. Se creó un cuerpo especializado de la policía, pero no funciona del todo bien. Hay lugares en que los mandos se hacen de la vista gorda sobre el problema y lejos de perseguir a los delincuentes acosan a los verdaderos dirigentes sindicales. 


 En un comunicado, la Federación de Construcción Civil expresó sus condolencias a los familiares de Viera, y demandó a las autoridades el esclarecimiento de los hechos Y la captura de los responsables de este crimen. Por su parte, el Comité Regional del Callao del Partido Comunista a la vez que rinden homenaje a la memoria del camarada ARMANDO VIERA ROSALES, demandan públicamente a las autoridades políticas y policiales a ubicar y capturar a los asesinos de nuestro joven dirigente, y convoca a los trabajadores y pueblo chalaco a cerrar filas contra quienes pretenden vía el asesinato y la extorsión desacreditar la justa lucha de los trabajadores del andamio. 

 ¡HONOR Y GLORIA AL CAMARADA ARMANDO VIERA ROSALES!


=============

Para el camarada Armando, esta canción. La sangre obrera derramada, no, pues, realmente no será olvidada. Y más temprano que tarde, los causantes de tanto dolor, lo pagarán.