18 de enero de 2012

de la teología de la liberación, a la teología de la acumulación...



Hace tiempo, los pobres eran la opción preferencial de una iglesia que no tenía problemas en ensuciarse los zapatos. Ahora, parece que el cielo, también acepta tarjetas de crédito...