El XIII Congreso de la CGTP: ¿qué es, cómo funciona y qué se discute?

Del 16 al 19 de noviembre se reunirán alrededor de 600 delegados sindicales de todo el país, en la ciudad de Lima. Es el XIII Congreso Nacional Ordinario de la Confederación General de Trabajadores del Perú. Para los sindicalistas en el Perú es un evento fundamental. Pero antes vamos a explicar algunas cosas.

La CGTP tiene unos estatutos. En ellos se establece la forma que se organiza y cómo funciona. Los estatutos son un documento público. Cualquier trabajador puede acceder al mismo. Los estatutos señalan que la instancia máxima de gobierno de la CGTP es su Congreso Nacional. 

El Congreso esta compuesto por los delegados elegidos democráticamente en cada sindicato y federación afiliada a la CGTP. Todos participan. Si un sindicato está afiliado a una federación entonces, participa a través de su federación. Si no tiene federación, participa directamente. Hay federaciones de rama, como la federación minera, SUTEP, FENDUP o FTCCP y federaciones territoriales como la CGTP Cajamarca, FESIDETA de Chimbote, FDTA de Arequipa. 

En ese sentido, el Congreso Nacional de la CGTP debe ser una de las manifestaciones más democráticas y estructuradas de la sociedad civil. Difícilmente hay alguna otra organización popular con la densidad y representación de la CGTP. 

Entonces, el Congreso de la CGTP es la reunión de los delegados de los trabajadores elegidos en asambleas a lo largo y ancho del país. Se reúne cada cinco años. Dura varios días. Esta vez se inaugura el 16 de noviembre y concluye el 19 de noviembre. 

El Congreso de la CGTP tiene dos tareas: En primer lugar, define la línea política-sindical que debe llevar la CGTP durante los próximos cinco años.  En segundo lugar, elige el nuevo Consejo Nacional (dirección sindical compuesto de 45  integrantes) y Consejo de Vigilancia de la CGTP. Obviamente estas son tareas importantes y requieren de una seria reflexión, debate y acuerdos. 

Teniendo esto claro, lo demás es sencillo. Se esperan más de 600 delegados sindicales. Para poder ordenar esta discusión se cuenta con dos documentos claves: el Informe , que es una suerte de balance del periodo anterior y las perspectivas del periodo siguiente. El secretario general, en este caso, el c. Mario Huamán presenta dicho informe en representación del Consejo Nacional. Este es el espacio para un primer debate, con sus aportes, críticas, opiniones y demandas. 

Luego están los documentos de discusión, tesis y mociones. En el Congreso Nacional, el trabajo de los delegados se ordena mediante plenarias y comisiones. En este congreso tendremos cuatro comisiones para ver los temas en debate. Cada comisión elabora un resumen de lo discutido y lo presenta en una plenaria. 

En la última sesión, la del día 19, se presentan las listas para las elecciones. Y cada delegado vota. Bueno, hace ya varios congresos que se presenta una "lista de consenso", es decir, que las diferentes fuerzas políticas en el movimiento sindical se ponen de acuerdo para presentar un conjunto de candidatos que sean de interés de los delegados. 

Es obvio señalar, que en un congreso sindical no se trata de quién grita más fuerte, o quién luce más radical o contestatario. Se trata de saber quienes tienen más luz en la sesera y a la vez, tienen más respaldo detrás suyo. 

¿Y que se va a discutir en este XIII Congreso Nacional?

Bueno, en cada congreso hay temas y temas. Depende mayormente de la coyuntura política. El Congreso sindical define la gran línea de acción colectiva por un periodo largo, por lo que merece una apasionada discusión entre las diferentes miradas. Hay algo así como tres grandes ejes sobre los cuales va a girar buena parte de la discusión. A grandes rasgos son los siguientes:

a.- La crisis mundial
La crisis mundial será el gran telón de fondo de buena parte del debate congresal. Las diferentes lecturas, oscilando desde los más pesimistas (u optimistas depende) que ven ya un colapso capitalista, a los que consideran que en dos años todo regresará a la normalidad. Asimismo, la crisis económica mundial ha hecho como era de esperar, insuflar a los grupos más radicales en sus expectativas "revolucionarias". La posición al respecto de Carlos Tovar por ejemplo, será un referente en el debate sindical. 

b.- La posición frente al gobierno. 
Al parecer será el gran debate del congreso. Hay un grupo pequeño y muy radicalizado que desea una CGTP más opuesta al gobierno, liderando la oposición desde la izquierda y llamando al paro nacional y la revolución cada dos días. Por otro lado, hay una posición diferente para la cual el gobierno si representa una posibilidad de cambio en el dogma neoliberal y que sería absurdo no apoyar las medidas concretas que benefician a trabajadores y ciudadanos. Ambas posiciones van a discutir ampliamente los cuatro días del congreso.

De esta discusión saldrá el tono del movimiento sindical de los próximos años. No se trata como algunos quieren creer de manera simplista entre una posición radical y otra conservadora. A mi me parece más bien, un debate acerca del rol que debe cumplir el sindicalismo en una sociedad democrática, desigual y sin izquierda. Lo más sencillo es reemplazar a los partidos de izquierda con la CGTP, pero con esto ni resolvemos el problema ni avanzamos en algo. 

También hay algo de remanentes de los años 70s en la posición "radical" que insiste en ver al sindicato como el brazo automático de algún partido "correcto". Son posiciones más tradicionales pintadas de radical.  

c.- La Ley General del Trabajo
El marco normativo y las dificultades del movimiento sindical para recuperar derechos y libertades perdidas durante la dictadura es una preocupación constante en la acción sindical. En el congreso, el tema de la futura Ley General de Trabajo (LGT) será un tema clave. Hay una serie de celos y rencillas entre un abogado de la UNMSM con los abogados de la PUCP. Pero más allá de la anécdota, efectivamente hay mucho que discutir acerca de la estrategia adecuada para restablecer un marco normativo equilibrado para los trabajadores.  

Un sector considera que no hay que apoyar ninguna iniciativa en curso para una LGT y que la actual comisión de expertos promovida desde el Ministerio de Trabajo será un fracaso. Este sector ultra, pretende llevar como bandera la derogatoria de la actual legislación y regresar a las normas de los años 80s. Nada más. Eso seria genial. También sería genial que lloviera café y panes con atún. Pero no es así. 

En resumen, hay un sector sindical, que no conoce ni desea conocer a Doña Correlación de Fuerzas y cree que con la señorita Voluntad puede resolver la situación. 

Finalmente, queda la elección del nuevo Consejo Nacional. De ese tema, que tiene que ver más con procesos de renovación y continuidad antes que de personas, hablaré más adelante. 


Comentarios

  1. que excelente que discutan la propuesta de la jornada de 4 horas. A ver si se suman el 11.11.11 a la manifestación!

    ResponderEliminar
  2. Hola Jorge
    En verdad deberíamos de pensar una estrategia para convencer a algunos dirigentes sobre este tema. ¿Lo ideal no sería que este tema lo asuma y lidere la central sindical y no solamente las ONGs?
    En el congreso van a venir sindicalistas de otras partes del mundo, habría que también pensar en darles más información sobre este tema.

    ResponderEliminar
  3. Para mas informacion sobre "la postura de Carlos Tovar", entrar a

    http://manifiestodelsigloxxi.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Estimado amigo,
    Viene sugerente el congreso de la CGTP, les deseo éxitos en el trabajo y las conclusiones.
    Sobre la LGT, es interesante rescatar el debate entre el doctor Rendón Vasquez y el resto del mundo (lease: la comisión de expertos promovida por el MTPE, pero también el congreso y la derecha toda). Siendo importante, la LGT no es la solución al problema del empleo en el país. Sobre esto hice un pequeño comentario en LR, que a lo mejor no leíste, por eso te lo paso. http://www.larepublica.pe/columnistas/debates/por-que-es-importante-la-lgt-15-10-2011
    La idea es que se restituyan derechos sociales básicos sin entorpecer la reproducción de la inversión, propiciendo un crecimiento con empleo adecuado y distribución del ingreso. ¿Cómo? Ahí está el asunto; los congresos nacionales son siempre un espacio para reflexionar y plantear propuestas que, como tu bien dices, deben contextualizarse en el actual escenario político sindical y en funión de eso apostar por lo razonable. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Quique
    Si pues, el cómo es la clave. Y soy más pesimista y menos diplomático que tu -lo que entiendo desde tu nuevo rol como funcionario público-. ¿Por que razón los trabajadores deben apostar por "lo más razonable? Hace más de una década que los empresarios han apostado -y ganado- por lo arbitrario, por la ganancia abusiva, por la ley con trampa, por el impuesto bajo, por el despido barato y arbitrario.

    ¿T siempre son los trabajadores los que deben ser "razonables? No, Quique. Una noción básica del derecho laboral es que en el conflcito entre trabajo y capital, el trabajo es la parte débil, la que necesita una protección.

    Y la función del MINTRA es precisamente ser la protección de los trabajadores. En algún momento de los 90s, a unos burocrátas malintencionados se les ocurrió que el MINTRA debía ser una suerte de "arbitro imparcial". Y asumieron que la relación capital vs. trabajo era una disputa "entre iguales".
    Y no es así. Como cualquier estudiante de primer año en derecho laboral sabe, el conflicto social se da entre dos sujetos completamente desiguales. por eso, el estado debe asumir un rol tutelar, protector, de los trabajadores frente a las ventajas estructurales del capital y a los abusos concretos de los empresarios.

    Pedir razón y ponderación a los que vienen sufriendo abusos desde hace más de diez años es distorsionar tu rol como funcionario público.

    Vamos, que tampoco ha pasado tanto tiempo como para que te olvides de qué lado estas.

    un abrazo !!

    ResponderEliminar
  6. Hola Carlos,
    Siempre tan provocador, aunque a veces exageres (no sabemos si siempre en broma). Lo razonable no debe leerse como volteado, echado o endeble. Está más vinculado a lo posible, a lo viable, a lo factible. Porque entiendo que toda acción política, incluida la sindical, debe ser planificada teniendo en cuenta el contexto y sobre todo -para usar tus propios términos- a "Doña Correlación". Lo razonable significa no desear el cielo cuando no se tiene ni la tierra. ¿A qué deben aspirar los trabajadores en este gobierno? Dicho en una línea, a que se restituyan garantías básicas para ejercer libremente sus derechos laborales y sindicales, y de esta forma acceder a una mejor distribución del ingreso (con protección social). Pedir más (p.e. aumento del salario minimo equivalente a la canasta básica), con 9% de la PEA sindicalizada y sin partidos políticos pro trabajadores, puede llegar a ser irrazonable, alucinado, improbable. El Estado, y en particular el MTPE -ese elefante grande de papel mache-, no sólo es un aparato burocrático sin capacidades para ejercer autoridad en gran parte del territorio (cambiar esa situación en dos meses no es fácil), sino también un campo de disputa entre fuerzas y posiciones políticas distintas (y en algunos casos antagónicas), que estamos tratando de enfrentar para poner al gobierno al servicio de la gente. Es en ese contexto en el que estamos operando, al ritmo que nos permite nuestros mejores esfuerzos y dedicación. Entiendo que en el viceministerio de trabajo, que lidera nuestro amigo Pablo Checa, nadie se ha olvidado de qué lado se está, ni a quién se debe. Quizá te vendría bien darte un salto por Salaverry y conversar con él. Te podemos contar lo que estamos haciendo. Nos pasas la voz.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Estimado Enrique Fernandez-Maldonado

    Hasta donde recuerdo "irrazonable", "alucinado" e "improbable" no son sinónimos. Tampoco basta poner un adjetivo para cerrar una discusión. Curiosamente cuando un sindicato pide un aumento la empresa le dice que dicho pedido es "irrazonable", "alucinado" y bastante "improbable" que se lo otorgue.

    Ciertamente, quién nunca ha asesorado a un sindicato en una negociación colectiva podría creer que basta adjetivar para ahorrarse la argumentación. Y no es así.

    Confundes "razonable" con "factible". Es perfectamente razonable para el sindicalismo aspirar a más mucho más de lo que tu generosamente ofreces. De qué manera puede ser factible, ya es otro tema. Pero no te apures en llamar "irrazonables" a los sindicalistas pues crearás más conflictos de los que ya tienes y entiendo que tu función pública es evitarlos.

    Finalmente, me parece bien que te cobijes en la sombra grande del c. Pablo Checa, a quien no hemos aludido en esta conversa. Ciertamente, a diferencia de otros noveles funcionarios públicos, Pablo tiene la experticia sindical necesaria para saber ubicarse y no pisar palitos demasiado obvios. Mantente cerca y pídele consejo siempre que puedas.

    Ah, alguien de tu oficina me llamó con una invitación, si no has cambiado de opinión por esta discusión, -que siempre son mitad en serio y mitad en broma, por que no es bueno tomarse demasiado en serio las cosas-, será la oportunidad para conversar en persona.

    un abrazo !!

    ResponderEliminar
  8. Estimado Carlos Mejía.

    En realidad nadie ha pretendido provocar a los compañeros sindicalistas ni menos desmerecer sus legítimos derechos y aspiraciones. Dentro del movimiento hay de todo, tú mismo lo escribiste, algunos extremistas y radicales que pretenden la revolución para hoy, cuando no están preparados para ello. A ese tipo de "irrazonabilidad" es la que me refiero. Tampoco hemos pretendido "cobijarnos" en la figura de nadie; solamente se señaló que las acciones que asumimos son coordinadas con el Viceministro, pues forman parte de la política y líneamientos que está emprendiendo su gestión. Lo menciono por si acaso, por si no estás enterado. Los "palitos" a los que te refieres provienen de todos los sectores, a veces, incluso, de los que son "amigos", razon por demás para estar atentos y no perder de vista los objetivos que nos hemos planteado.

    Finalmente, no sé por qué te entusiasmas en poner en duda nuestro posicionamiento (y encima usando adjetivos!!: "noveles funcionarios públicos", calificación que le cae, por cierto, a la alta dirección del viceministerio). Quizá si discutieramos sobre cosas concretas, no sobre estilos de redacción, avanzaríamos en algo.

    Sigo creyendo que hubiera sido importantes que estés aquí, en el ministerio, apoyando esta gestión. Hace falta más gente.

    Un abrazo, nos vemos el lunes
    quique

    ResponderEliminar
  9. Bueno, ya no se puede discutir sobre lo que significa una palabra. En general, cuando discuto con posiciones diferentes me cuido de denominarlos irracionales, pues eso supone el fin de una discusión. Pues si asumo que mi interlocutor no tiene "racionalidad" no tiene sentido discutir. La "ultrada" puede estar equivocada, puede ser infantil, puede patear para el propio arco, pero no los considero "irracionales".
    Lo demás, como tratar de meter en esta conversa a Pablo, lo entiendo como una táctica defensiva, que conmueve pero nada más.
    Entiendo si y claramente, que un funcionario público, novel o trajinado, debe estar siempre dispuesto a recibir críticas y ser fiscalizado.
    No es su rol solicitar comprensión por las dificultades o carencias, que todos reconocemos, sino mostrar lo que se hace en medio de dichas dificultades y carencias. Puede ser poco o mucho, pero frente a la crítica ciudadana solamente cabe el resultado de gestión.

    Y no, lo mio no es un puesto en un ministerio o algo así. Hay gente más preparada desde el lado técnico y con más optimismo en el actual gobierno para esas necesarias tareas. Me interesa más quedarme en este lado del conflicto.

    Ah, por una cuestión de cultura sindical, para mi siempre ha sido claro que dos personas pueden discutir incluso de manera agria, pero mantener a salvo su amistad. Ciertamente, por esta característica he visto reducido mi círculo de amigos. Al parecer, en otras tribus, la condescendencia es requisito para una amistad. Como tu ya me conoces, sabes que no es lo mio. Pero como también te conozco, estoy seguro que podremos seguir discutiendo y ser patas como siempre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares