9 de agosto de 2011

RELIMA AMBIENTAL: No es una huelga cualquiera

Los días 08 y 09 de agosto, más de 600 trabajadores de la empresa RELIMA han realizado una huelga para lograr ser escuchados por la empresa RELIMA AMBIENTAL S.A. Los trabajadores son los encargados de la limpieza pública en Lima Cercado.

Antes, este servicio se realizaba directamente por trabajadores en planilla de la Municipalidad de Lima. Luego, los vientos desreguladores hicieron que las anteriores autoridades municipales "tercerizaran" dicho servicio público. No sé con que razones o invocando que criterios. Pero ahora, la Municipalidad contrata a una empresa y esta a su vez, contrata un número importante de trabajadores para la limpieza pública. Y frente a la situación de dichos trabajadores, la Municipalidad de Lima no sabe/no opina.

La empresa RELIMA AMBIENTAL S.A. según nos informan sus trabajadores, ha tratado por todos los medios de oponerse al sindicato. Ha obstaculizado la labor sindical, ha dilatado la negociación colectiva, ha hostilizado a dirigentes y afiliados y hasta a tratado de dividir al gremio laboral mediante sobornos y prebendas.

Entre los trabajadores de RELIMA hay casos de tuberculosis. Si, la TBC, esa enfermedad que es sinónimo de pobreza extrema ataca a trabajadores asalariados de la ciudad capital del país.

Hace un año aproximadamente, un trabajador de RELIMA murió en la vía pública producto de su mala salud y de las duras condiciones de trabajo. Cada año, aproximadamente una docena de trabajadores de RELIMA sufren accidentes de trabajo, al ser atropellados cuando desarrollan su labor en la noche.

Como vemos, las condiciones de trabajo son muy difíciles. Sin embargo, la empresa dispone de una economía sólida y rentable. A pesar de eso, ha entrampado la negociación colectiva y esta apostando a derrotar al sindicato e impedir un aumento de salarios acode con las necesidades de los trabajadores.

¿Y la Municipalidad de Lima? Bien, gracias. Solamente un regidor, Nan Nuñez se ha manifestado a favor de la causa de los trabajadores en huelga. Ahora bien, la Municipalidad al parecer no dispone de los instrumentos legales para obligar a la empresa contratista a brindar mejores condiciones de trabajo. Son los vacíos "olvidados" de los procesos de desregulación laboral. ¿Quién habrá hecho esos contratos?.

Lo mismo pasó con los trabajadores del Metropolitano cuando fueron despedidos. Al final, parece que la Municipalidad solamente puede rescindir el contrato con la empresa RELIMA, pero de ser el caso ¿qué pasaría con los trabajadores?

El tema que se desprende de aquí es sencillo: la Municipalidad no puede tercerizar labores que son de su exclusiva competencia como es la "limpieza pública". El resultado de desligarse de estas labores lo vemos aquí: el principal ejemplo de empleo precario en la ciudad de Lima lo padecen los trabajadores subcontratados por la propia Municipalidad de Lima.  

¿Y sería el fin del mundo si se crea una empresa municipal de limpieza pública? Peor que RELIMA AMBIENTAL S.A. no lo va a hacer.  


SOLIDARIDAD EN FACEBOOK

Blog del Sindicato