5 de agosto de 2011

Aldo Mariategui y la CGTP

Dazibao: cuando la ideología reemplaza al periodismo
Sólo en el Perú, el director de un periódico puede permitirse tergiversar la realidad acorde a sus deseos -ya ni siquiera intereses- y seguir tan campante. Esta actitud de bacancito de barrio es un eco del fujimorismo. Tarde o temprano quedará en el olvido. Pero mientras, tenemos el editorial del día de hoy (5 de agosto) donde Aldo Mariategui nos brinda un buen ejemplo de propaganda política. Es decir, de aquella actividad más interesada en delimitar con claridad los campos en lucha y golpear todo lo posible al enemigo, instrumentalizando la verdad de acuerdo a sus intereses. 

Pero mejor, leamos primero el editorial en cuestión (o pueden verlo directamente aquí):


*********
Buena Rudy!


Ésta sí es de campeonato para atraer la inversión, tranquilizar a los inversionistas (que andan siendo extremadamente selectivos, dado el entorno externo) y mantener el crecimiento económico: nombrar a un dirigente de la CGTP como viceministro de Trabajo. ¡Es hasta mejor que invocar la C-79 en la jura presidencial!




Definitivamente, hay que darle el próximo Premio Nobel de Economía al ministro Rudy Vega, porque la verdad es que va a revolucionar la teoría de las expectativas con esta apuesta de que los agentes económicos se van a entusiasmar con la CGTP controlando la vida laboral. Ingenuamente, pensé que el buen Rudy había ido al local de la CGTP por demagogia, pero ya veo por dónde late su corazoncito. No sólo no vamos a reformar una de las leyes laborales más rígidas y complicadas del planeta (aliada de la alta informalidad y el subempleo existentes), sino que probablemente ahora nos vamos para el otro lado: mayor estabilidad laboral, salarios impuestos en escalera por negociación colectiva, sindicalización compulsiva, regreso de los "puntos" en los muelles, facilitación de las huelgas, encarecimiento del despido y mil más de ésas... ¡Buena, Rudy!




Hasta ahora no entiendo por qué se adula tanto a la CGTP si no pesa nada. Aquí hicimos una investigación y resulta que de 109 federaciones de trabajadores que declaran en esta confederación, apenas 20 se mantienen vigentes. Es más, varias de las existentes y supuestamente afiliadas nos negaron pertenecer a la CGTP (como la Federación de Capitanes y Patrones de Pesca del Perú o la Federación Nacional de Trabajadores en Hoteles). Las que sobraban eran "federaciones fantasmas", pues uno iba a su local y hasta hallaba un chifa o una fotocopiadora, como con la Federación de Trabajadores de Ciencia y Tecnología, la Federación de Trabajadores de la Industria de la Alimentación, la Federación de Trabajadores de las Industrias Metalúrgicas Mecánicas del Material Eléctrico, la Federación de Trabajadores de Droguerías, la Federación Nacional de Trabajadores de Grifos. Otras ya ni direcciones registran, como la Federación de Trabajadores Hoteleros y afines de la Revolución Peruana, la Federación de Trabajadores de la Industria de Confecciones de la Revolución Peruana o la Federación Única de Obreros Ordeñadores del Perú, etc... A ver si Rudy las depura.



En realidad, la CGTP está compuesta básicamente por Construcción Civil (régimen especial privado), el SUTEP (régimen público) y los "telefónicos" (que sí son de régimen privado ordinario). Y no eligen a su cúpula por "un trabajador, un voto", sino en "democráticas asambleas" que se limitan a ratificar al eterno Mario Huamán, que ya tiene más de una década sin cargar un ladrillo. Además, no tienen arraigo popular: su líder J.J. Gorriti ("telefónico" que tiene licencia sindical desde antes que aparezcan los celulares) apenas sacó 4 mil votos en las elecciones del 2006.


Otro cuento es que "José Carlos Mariátegui fundó la CGTP el 17 de mayo de 1929". Esa CGTP desapareció en los 30. La actual apareció en junio de 1968, cuando una confederación sindical comunista fundada en 1966 cambió su nombre de CDUS a CGTP. Es como que yo cree un periódico, lo llame El Mercurio Peruano y diga que es el mismo de Hipólito Unanue y José Baquíjano, que circuló de 1791 a 1795...




Es más, esa CGTP II recién llegó a tener fuerza con Velasco, cuyo ministro de Trabajo, el general FAP Pedro Sala Orozco, le trasladó todos los reconocimientos sindicales que por aquel entonces tenía la todopoderosa CTP aprista, además de entregarle el capturado diario Expreso. En suma, Rudy mima a un "tigre de papel", como diría Mao. O a un gatito chillón.



P.D. Qué pena que Caretas no le preguntara a Correa por su molestia con Correo y sus críticas impertinentes a la prensa peruana en la Feria del Libro. Así estamos en el gremio...


***********

¿Y frente a tal conjunto de deseos convertidos en aseveraciones que podemos decir? Veamos simplemente las inexactitudes, que es una manera light de llamar a las falsedades: 

Aldo Mariategui dice que el viceministro es un dirigente de la CGTP. Falso. Pablo Checa no es dirigente de la CGTP. Y no lo es desde hace 19 años. Su último cargo fue el de secretario general adjunto y terminó en el congreso sindical de 1992. Obviamente, esto debe ser un detalle sin importancia para Aldo Mariategui. Poner etiquetas a la gente es ya bastante malo, pero encima poner mal las etiquetas, es limitado. 

Aldo Mariategui luego presenta la siguiente lista como el resumen de todo lo negativo en una agenda laboral del MINTRA:

a.- Mayor estabilidad laboral. ¿Cuál "mayor"?. Si realmente no existe la estabilidad laboral en el pais. Preguntenle a los trabajadores de CLARO, de Topytop, de FASA, de Ripley, de Seguros Rimac, del Mertropolitano, de Wong, de FAMESA y de todos los centros de trabajo donde han despedido sin mayor trámite a los sindicalistas. 

b.- Salarios impuestos en escalera por negociación colectiva. ¿Y cuál es el problema? Así funciona en cualquier economía competitiva. Leer New York Times, The Guardian, Economist o el último informe del Banco Mundial. Además en el Perú hace una década que hay estancamiento salarial.

c.- Sindicalización compulsiva. Esto es una falsedad. La sindicalización siempre ha sido libre y asi lo reconoce la Constitución del 79 y del 93. Sólo es compulsiva en la cabeza de Aldo Mariategui.

d.- Regreso de los "puntos" en los muelles. Es una método de argumentación bastante pobre incorporar temas de un tipo junto a otros completamente ilegales para desacreditar a los primeros. Además es otra falsedad, pues ahora los puertos están siendo privatizados para alegría de Aldo Mariategui.

e.- Facilitación de las huelgas. Antes de la dictadura de Fujimori existían siete tipos de huelgas legales. Con el dictador se redujeron a una sola a pedido expreso de los gremios empresariales. Esto sólo ocurre aquí. En los "países competitivos" hay más facilidad para hacer huelgas legales. 

f.- Encarecimiento del despido. Al parecer, lo "competitivo" para Aldo Mriategui es un despido rápido, barato y arbitrario. No importa que el trabajo sea el sustento de la ciudadanía. Vamos, que en resumen, la "economía competitiva" que plantea Aldo Mariategui es la del Antiguo Egipto que construye pirámides con mano de obra esclava.

Luego, el editorial empieza una diatriba débilmente articulada sobre federaciones "fantasmas". Pero igualmente, lo que hace es repetir una serie de falsedades producto de una investigación periodística desprolija y remolona. Cualquier persona medianamente cercana al tema laboral sabe que los registros del Ministerio de Trabajo son un ejemplo de improvisación, contradicciones y rigurosa ausencia de sentido común. Pero como Aldo Mariategui es incapaz de preguntar directamente a la CGTP no puede saber que dicha institución tiene un registro de sus bases afiliadas debidamente actualizado, así como una serie de publicaciones sobre estos temas. Pero suponemos que leer antes de escribir, esta fuera de las actividades habituales del mencionado director.

No es culpa de la CGTP que Aldo Mariategui le adjudique afiliaciones sindicales antiguas que no han sido actualizadas por la dejadez de los anteriores ministros de trabajo. Un buen periodista podría haberse dado cuenta de eso al toque, pero bueno, cuando prima la ideología a la razón, aparece un editorial de Correo.

Luego viene la cantaleta de las representaciones sindicales de larga duración. El actual secretario general Mario Huamán esta cumpliendo su primer periodo en dicho cargo. Juan José Gorritti tuvo dos periodos. Eso puede compararse con el tiempo promedio de los homologo sindicales en EEUU, Italia, Francia, Inglaterra, los países nórdicos o incluso los países asiáticos como Japon y Corea. Allí los dirigentes sindicales cumplen ciclos de actividad no menores a los veinticinco años. En sentido estricto, en América Latina hay más renovación sindical que en otras partes del mundo.

Nuevamente, un investigador objetivo podría darse cuenta de esto con un poco de esfuerzo. Pero "objetividad" y  "esfuerzo" son términos ausentes en el libro de estilo del director del diario Correo.

Y para terminar, repite algo que ha causado extremada hilaridad entre los viejos sindicalistas cuando lo han leído. Aldo Mariategui niega la continuidad histórica de la CGTP. Vamos, que es una idea tan bizantina que necesariamente tenía que ser del director de Correo.

Aldo Mariategui dice que la CGTP "desaparecio" en 1930. No. Falso. 

A la CGTP la declararon fuera de la ley, fue proscrita por una dictadura. Hay una gran diferencia. No es lo mismo decir "Aldo Mariategui se fue" que decir "Aldo Mariategui fue perseguido, detenido, apresado y expulsado del país". Y aquí no hay ingenuidad donde esconderse. 

Luego, por eso era necesario un congreso de reconstitución. En dicho congreso participan sindicatos y federaciones que habían estado en la CGTP fundada por el abuelo del director de Correo. Es la misma continuidad que asume cualquier institución de larga duración. Es como el diario Correo -que dirige por ahora Aldo Mariategui-, nos guste  o no es el mismo diario que fue fundado por Banchero Rossi en los 70s. A pesar de sus idas, venidas y volteretas es la misma institución. Pero en fin, haremos un power point a ver si así entiende la idea. 

Como vemos y para terminar, un medianamente informado lector del editorial de Correo del día de hoy, encontrará gruesos y sólidos problemas con la veracidad, la objetividad y el sentido común. Sin embargo, no podemos ser mezquinos, el gran mérito del nieto de nuestro fundador es hacerle creer a la derecha nativa, que hacer un dazibao es la manera adecuada de defender sus intereses y granjerias.