18 de mayo de 2011

Si ganara Keiko Fujimori...


Un empresario sería Ministro de Trabajo. Los funcionarios del Ministerio saldrían de los Estudios de Abogados donde  laboran Chienda, Toyama, Echeandía, Torrejón, Pasco y demás centros del derecho laboral patronal. Casi como ahora pero ya sin ninguna vergüenza. Así, en unos meses, el MINTRA sería una oficina secundaria de la CONFIEP.

Se suspenderían las inspecciones de trabajo para "no interrumpir la producción"

Luego, el Ministerio de Trabajo sería disuelto y se formaría una "Superintendencia" con menos poderes aún, dedicada a "verificar" que se cumple la ley desde lejos.

El régimen laboral de los trabajadores del espárrago y otros productos de agroindustria  sería el modelo para replicar en las demás áreas de la economía: jornadas intensivas, salarios bajos, nula sindicalización, alta rotación del empleo, predominio de la plusvalía absoluta y en camionadas para los empresarios. 

Los derechos laborales recortados de los trabajadores de las PYMES se harían comunes a todos los trabajadores, dado "el éxito económico de las PYMES". Menos vacaciones y menos gratificación para todos los trabajadores.

Los contratos temporales serían la norma y especialmente, el contrato de treinta días. Un trabajador podría pasarse toda la vida con contratos de treinta días. Los jóvenes no podrían planificar su futuro más allá de una quincena. 

El gobierno de Keiko Fujimori daría facilidades "en aras de la competitivad" para despedir a los trabajadores antiguos (estables y sindicalizados) y así "crear más empleo" (barato y sin derechos).

El "despido arbitrario" pasaría a llamarse "despido por razones de mercado", se elimina la indemnización por el mismo y sería de uso generalizado.

El primer empleo de los jóvenes sería barato y sin derechos. La definición de juventud y primer empleo serian extendidas hasta los 35 años.

Se eliminaría la CTS mientras "se promete estudiar un seguro de desempleo en un futuro próximo". Luego de cinco años seguiría siendo estudiado.

Se elevaría el numero de trabajadores necesarios para formar un sindicato a cincuenta o más con el argumento contrafáctico de "tener sindicatos más fuertes".

La negociación colectiva seria obligatoriamente por cinco años, se prohíben las huelgas y se congelan los salarios. La desactivación de un sindicato sería automática.

La Remuneración Mínima Vital sería eliminada bajo el argumento que "las sociedades modernas no disponen de este indicador de intervencionismo político en la economía de mercado".  En un mes, los salarios caerían a la mitad de la antigua RMV. 

En caso que la CGTP haga un Paro Nacional se declararía una suspensión de las garantías constitucionales y se detienen a los dirigentes sindicales para "evitar detener el progreso y/o por actos de terrorismo".

La CGTP y las principales Federaciones serían declaradas fuera de la ley. Los dirigentes sindicales perseguidos y encarcelados.


A estas alturas de la lectura, compañero y compañera ¿todavía te preguntas por quién debes votar? La mejor manera de decirle NO a Keiko Fujimori es votando por Ollanta Humala.