25 de mayo de 2011

Más sobre Keiko Fujimori y sus propuestas

Una escena vista en el centro de Lima. 
Una señora muy bien vestida se encuentra con un joven que lleva una bolsa. -Hola Raul, justo te iba a buscar- le dice la señora. -Buenas tardes  señora, en que le puedo ayudar- responde el joven. 
-Mira, quiero que pintes mi casa este fin de semana. ¿Podrás? 
El joven responde -Si señora, no hay problema. Iré el sábado en la mañana.
-Bien, te espero, chau, chau... Ambos se separan en direcciones opuestas pero de pronto, la señora parece recordar algo y a unos pasos de distancia le grita al joven -Raúl no te olvides: Keiko presidenta!! El joven la mira y duda pero luego le responde -No, mejor Ollanta presidente!!. Dejando a la señora con la boca abierta y un rostro de sorpresa.




La propuesta de Keiko Fujimori en materia laboral como han señalado varios analistas es solamente un regreso al pasado. Al pasado de lo más reaccionario y antisindical del fujimorismo. 

Se basa en contratos temporales. La idea de los fujimoristas es que mediante contratos temporales se incrementa el empleo. Lo cual no esta demostrado. Por el contrario, los contratos temporales han creado más "empleo precario"

Se basa en regímenes laborales de excepción. Como los de la agroindustria que han tirado abajo los salarios o el régimen textil que mantiene con contratos de un mes a decenas de miles de jóvenes trabajadores.

Se basa en una política que apoya la flexibilidad laboral es decir, las services, la intermediación, la subcontratación, la mano de obra barata. Todos aquellos instrumentos que hicieron precario el empleo, sencillo el despido arbitrario y congelaron los salarios. "Si no te gusta, tienes la puerta abierta" es un buen resumen de lo que significa flexibilidad laboral durante el fujimorato. 


Hace poco Keiko Fujimori ha puesto en televisión un spot sobre derechos laborales. Donde anota la idea de una "Superintendencia de Derechos Laborales" que retoma la iniciativa desarrollada en el gobierno de Fujimori para disolver el Ministerio de Trabajo. 


Asimismo, ya Julio Gamero ha señalado que la propuesta de cuatro mil inspectores es demagógica y absurda. Actualmente hay menos de 300 inspectores a nivel nacional. en Brasil que tiene un mercado laboral varias veces más grande que el nuestro tiene menos de tres mil inspectores. Entonces, no es realista ni serio lo que propone la candidata del fujimorismo.

Los trabajadores no pueden ser ingenuos y creer lo que dicen la televisión, la prensa y las radios fujimoristas. En las asambleas aún hay algunos despistados que creen que Keiko Fujimori es una alternativa. No lo  es. Es la principal amenaza que enfrentan los trabajadores y el sindicalismo en el país. 

Por suerte, las asambleas sindicales son espacios de diálogo, de debate, de discusión. Se escuchan opiniones, preguntas, dudas y entre todos se van aclarando las cosas. Los más antiguos cuentan como eran las cosas antes de Fujimori y todo lo que perdimos cuando llegó al gobierno. Los más jóvenes escuchan y se entusiasman con Ollanta y un gobierno que respete los derechos laborales.