10 de enero de 2011

DOCUMENTO: El Congreso Mundial de la CSI y los resultados de la Conferencia de la OIT: ¿Espacios para un cambio real o las ilusiones de un sueño permanentemente diferido?

Por intermedio de Peter Waterman en Unionbook, he tenido acceso al siguiente documento. Es un artículo publicado en la Revista "The Shopteward" de la COSATU.

COSATU es la confederación sindical de Sudáfrica. Una de las más importantes en el movimiento sindical mundial por su lucha indesmayable por la libertad, la demcoracia, el fin del Apartheid, los derechos laborales y sindicales en dicho país. Actualmente COSATU junto con el CNA y el Partido Comunista de Sudafrica son parte del pacto "Tripartito" que gobierna dicho país.

COSATU es una organización afiliada a la CSI, y Bongani Masuku es su secretario internacional. De allí, la importancia de este texto que representa la crítica más dura hasta el momento a la actual conducción de la CSI hecha por una organización afiliada. Más aún cuando dicha organización es tan renombrada y proveniente del Sur global.

Por su importancia, lo hemos traducido para nuestros lectores. Hasta este momento, la dirección sindical de la CSI no ha comentado ni respondido al documento.

********************************************************************
DOCUMENTO: El Congreso Mundial de la CSI y los resultados de la Conferencia de la OIT: ¿espacios para un cambio real o las ilusiones de un sueño permanentemente diferido?

Por Bongani Masuku, Secretario Internacional de COSATU
Versión en inglés aquí
Traducción al español: Carlos Mejía A.


Las perspectivas de COSATU sobre el trabajo internacional siempre se han centrado en la primacía de la transformación de la realidad global en consonancia con las aspiraciones progresistas de los trabajadores. Al tomar la decisión de afiliarse a nivel internacional, COSATU perseguía activamente este noble objetivo de la misma manera que a nivel nacional se optó por formar parte de la alianza tripartita como la base sobre la que movilizar al resto de la sociedad para el cambio social fundamental.

El objetivo era formar parte de una familia mundial de los sindicatos, que sin lugar a dudas, nunca iba a ser perfecta y sin duda sabíamos de sus limitaciones objetivas y subjetivas y estábamos comprometidos a desempeñar nuestra parte hacia su transformación fundamental en un arma de lucha de clases. Después de haber participado activamente estos pocos años en este sentido, este puede ser el momento oportuno para reflexionar y hacer preguntas, por incómodo que pueda ser a veces, de hasta qué punto hemos llegado en el camino hacia la realización de ese compromiso histórico para transformar esta institución.

En la misma línea tenemos que plantear a fondo la pregunta ¿Cuál es la probabilidad de que nos hemos moderado de alguna manera?. No hay duda de COSATU ha tenido un impacto en los últimos años y su presencia se ha dejado sentir en el escenario sindical internacional. Esto no es para complacernos, sino para reconocer la evidencia delante de nosotros.Así las cosas, no hay espacio, por pequeño que sea, que deba estar abierto a la complacencia acerca de la enormidad de las tareas por delante. Las reflexiones críticas son necesarias para proporcionarnos las herramientas necesarias para reposicionar nuestro impulso y nuestro internacionalismo en el camino hacia el cambio global profundo.

La Conferencia de la OIT y el Congreso Mundial de la CSI han mostrado bruscamente las cuestiones que desde hace mucho tiempo encierran semillas de tensión y de explosión. Estas cuestiones se refieren a la relación entre el norte y el sur, particularmente en el movimiento sindical y en general. Ahora es aún más claro que los diseños de la economía política global es tal que todas las estructuras e instituciones en el norte sirven y fortalecen la agenda de la clase dominante mundial. En este sentido, incluso los sindicatos consideran que su responsabilidad principal es, en primer lugar, la protección del sistema capitalista, a excepción de cuestionar sus excesos. Desprecian todo intento por poner en duda su legitimidad y los llamados por el cambio.

Esto fue diseñado deliberadamente por el imperialismo para que vieran su futuro como algo vinculado a la existencia y el éxito del sistema. Por ello, defienden con pasión todo lo que se considera una amenaza para los elementos centrales del sistema. La defensa de los mercados globales y el sistema de comercio que promueve nuestro subdesarrollo, los intereses de sus clases gobernantes en el Medio Oriente, y su control sin restricciones sobre el movimiento sindical internacional y sus sistemas asociados, contribuyen a mantener el sistema dominante y protegerlo de aquellos que son sus víctimas y les gustaría ver que se elimine. Esta es la base de las opciones ideológicas y políticas realizadas por nuestros compañeros en el norte en la búsqueda de la lucha sindical.

Existe confusión en torno a cuál es el significado de la independencia sindical señaladas por algunos en los círculos internacionales. Hay una tendencia a confundir la independencia organizativa con la independencia (ideológica) de clase del movimiento sindical con respecto a las clases dominantes, o incluso a considerar los dos como sinónimos. La CSI hace hincapié en el primero, lo que significa la independencia organizativa que es muy importante, pero la independencia de clase ha sido históricamente (y actualmente) relegada. Si bien ambos son importantes, la capacidad de la clase obrera para defender sus intereses de clase sin miedo es de crucial importancia.

La mayoría de los sindicatos europeos pasan la primera prueba, pero lamentablemente no la segunda y más crítica prueba. Con pocas excepciones, la mayoría de ellos no tienen una agenda de trabajo independiente de sus clases gobernantes, con excepción de algunas preocupaciones. En la mayoría de los casos, sin darse cuenta y sin cuestionamientos siguen a sus clases dirigentes, en particular en lo que respecta a los intereses de política exterior y económica de sus países.Varios sindicatos en el sur no pasan la primera prueba por diversas razones, algunas de las cuales están vinculados con el hecho de que los gobernantes de hoy, en muchos casos, fueron los movimientos de liberación o de las fuerzas anti-imperialistas de cualquier tipo, que forjó una causa común con la clase obrera en las trincheras contra el colonialismo y el imperialismo, por lo tanto, mantienen la confianza de sus propias clases trabajadoras, incluso cuando se han desviado en algunos aspectos.

La OIT: ¿Espacio para la lucha de clases o un foro para manejar las contradicciones de clase?

La 99ava sesión de la Conferencia Internacional del Trabajo celebrada en Ginebra, Suiza en junio pasado sobre la base de la siguiente agenda: el trabajo decente para los trabajadores domésticos, (que fue el primer año de establecimiento de un comités de establecimiento de normas), el VIH / SIDA en el mundo de la trabajo (segundo y último año de un comité de establecimiento de normas), que dio lugar a la adopción de una Recomendación Fuerte, un debate general sobre el objetivo estratégico del empleo, y una revisión de seguimiento a la Declaración de 1998 relativa a los Principios Fundamentales y Derechos en el Trabajo. La conferencia tuvo resultados importantes.

La primera de ellas es la recomendación sobre el VIH y el SIDA y el Mundo del Trabajo. Tras intensos debates estragos más de dos años, los trabajadores ganaron el día con respecto a las pruebas obligatorias, con que los empleadores estaban presionando; los trabajadores consideraron que sería abrir una puerta para la discriminación de los trabajadores y les negaba su derecho a mantener el carácter privado. La otra victoria ganada por los trabajadores fue en el Convenio sobre el trabajo doméstico (que se incluirá en el 2011). Esto no fue sin resistencia. Los empleadores e incluso algunos gobiernos plantearon su preocupación conveniente sobre la aplicabilidad del instrumento. Esto fue dirigido principalmente a debilitar el instrumento y un reto a su necesidad. El mayor retroceso de los trabajadores se llevó a cabo en la Comisión de Aplicación de Normas (CAS).

Un informe de la Comisión de Expertos fue recibido y resume la violaciónes de los convenios por varios estados en todo el mundo. Este suele ser el punto clave de la lucha entre los empleadores y trabajadores cada año. El tema principal de este año fue alrededor de los casos del Reino Unido y Colombia, que los empresarios querían sacar de la agenda a toda costa, hasta el punto de amenazar con retirarse si se presentaban los casos.

Los trabajadores también consideraron que Venezuela y Cuba no debían comparecer ante la comisión por dos razones principalmente. La primera es que la clase dominante utiliza a menudo estos casos para deslegitimar los intentos de desarrollar modelos anti-capitalistas de desarrollo humano que liberen al pueblo y los recursos naturales del poder implacable del capital global. Para lograr esto, a menudo los capitalistas crean y patrocinan sindicatos disidentes para socavar estas rutas anti-capitalista.Lamentablemente, en algunos casos, estos sindicatos son de derecha con el apoyo de la CSI. Este es el caso de Venezuela.

De esta manera, incluso genuinos temas que pondrían en entredicho a estos países, pero por diferentes razones, son apropiados por la estrecha mirada de derechas. La otra razón fue que la Comisión de Expertos había propuesto que los países que se examinaron en el año anterior y que tenían un párrafo especial sería mejor que no se discutan para dar paso a otros casos ya que el límite de 25 es demasiado pequeño para un mundo grande, y tanto Cuba como Venezuela han comparecido ante la comisión el año pasado. Finalmente, la dirección CSI cedió ante los empleadores y no pudimos discutir el Reino Unido y Colombia.

Los trabajadores lograron que Cuba saliera de la lista de carga. Ningún éxito se registró con respecto a nuestros esfuerzos en Venezuela. Esto alimento la frustración, la ira y un sentimiento de traición en particular en los delegados africanos y latinoamericanos De los 25 casos, sólo tres países o casos llegaron al nivel del Apartado Especial, que según el lenguaje de la OIT es la más alta amonestación y llamada de atención. Estos países son Birmania, la República Centroafricana y Swazilandia.

CSI - ¿Confrontando a los capitales globales o dándole un rostro humano?

Celebrado bajo el lema: "Ahora la gente - De la crisis a la justicia global", el 20avo Congreso Mundial de la Confederación Sindical Internacional se reunió en Vancouver, Canadá del 21 al 25 de junio de 2010. El Congreso tuvo lugar en medio de una profundización de la crisis económica mundial, aunque los signos de una recuperación aparecían. El impacto aún es severamente sentido y es de hecho la profundización en todos los niveles. Curiosamente, la cumbre del G-20 se celebró en Canadá casi en la misma época, cuyo principal objetivo es rescatar el capitalismo desde su lecho de muerte y renovar su contrato de arrendamiento de la vida.

Hubieron trece propuestas de acuerdos o proyectos a los que hicimos aportes. La estructura del Congreso comprendía una sesión Plenaria en el salón principal, donde se hicieron discursos generales y luego estaba el Comité de Resoluciones en la que cada organización afiliada estaba representada por una o dos personas, allí fue el principal teatro de la lucha ideológica sobre las ideas y los temas que se llevó a cabo.

Fue aquí donde se evidencio tan abiertamente la dominación del norte. En la sala principal o Plenaria, COSATU también hizo diversas aportaciones a los debates, especialmente a través de nuestro segundo Vicepresidente, Zingiswa Losi. El estilo de conducción y los procedimientos relacionados crearon malestar y preocupación, en particular la conducta y las competencias del Secretariado. Al indicar la siguiente resolución y que organización la ha patrocinado, el presidente de la comisión podía permitir que el Secretariado guíe el debate y las facultades del Secretariado son tan profundas, que su palabra es casi el punto final, incluso antes de los debates.

Dichas declaraciones introductorias eran asi, "creemos que esta resolución es divisionista, no cuentan con el apoyo y el consenso de los afiliados y por lo tanto debe ser rechazada". Otras, eran asi, "esta resolución no está en sintonía con las tradiciones de la CSI, pues es demasiado ideológica y por lo tanto no cuenta con el consenso de los afiliados". Estas son algunas de las declaraciones que el secretariado hizo para iniciar la discusión sobre una resolución. A pesar de ello, casi todas las enmiendas que presento COSATU lograron ser aprobadas en los documentos finales, a excepción de las mociones sobre Palestina y de género, que fueron atenuadas o modificadas.

La enmienda sobre Palestina fue acusada de no ser equilibrada por no tratar a Israel, (que a nuestro juicio es el colonizador) y Palestina (los colonizados) por igual. La modificación sobre género fue acusada de ser ideológicamente rígida y divisionista por enfatizar que las mujeres del sur son más víctimas que las del norte.

Mientras el Comité de Resoluciones estaba involucrado en estas intensas batallas, el Plenario se estaba desarrollando. El 22 de junio de 2010, Pascal Lamy, Director General de la Organización Mundial del Comercio - OMC, Dominique Strauss-Kahn, director del Fondo Monetario Internacional - FMI y el Sr. Rick Samans, director del Foro Económico Mundial participaron en el Pleno sin espacio para preguntar lo suficiente, lo que dio cierto grado de credibilidad y legitimidad a sus puntos de vista de derecha que son esencialmente atacar a los trabajadores.

Se fomentó el sentimiento de indispensabilidad cuando incluso en nuestros propios foros se sientan libres para hacer valer sus puntos de vista anti-trabajador, sin temor ni ser objetados. En vista de lo anterior, COSATU-KCTU-CUT (KCTU es la central sindical de Corea del Sur y CUT es la Central Unitaria de Trabajadores de Brasil N.d.T) celebraron una reunión trilateral para discutir asuntos de interés común y evaluar la situación prevaleciente en el Congreso.

La CUT también pidió añadir las lecciones de la celebración de la Copa del Mundo del 2010 por la propia en el 2014, la KCTU, pidió que se añada también que Corea del Sur será anfitrión del G-20 en noviembre de 2010. Estos eran los temas principales del Programa de Economía y Justicia Global que acordamos para colaborar en nuestra última reunión trilateral en la India, Kochi en 2008.

El éxito de esta reunión trilateral fue señalado por C. de Joao Felicio de la CUT, cuando dijo que esta discusión, tanto en contenido y estilo supera con creces a todo el Congreso. El resultado de la discusión fue resumida en una declaración que se presentará al Secretario General de la CSI.

Sin embargo, se ha reflejado en gran medida en temas tales como: el predominio del norte en todo el Congreso de la CSI, el abierto coqueteo con elementos anti-trabajador, tales como la Organización Mundial del Comercio, el FMI y el Foro Económico Mundial, la actitud hostil a las resoluciones revolucionarias o radicales, forzando un consenso que en su mayoría refleja los intereses de los sindicatos dominantes, y el error de no aprovechar la oportunidad del Congreso para evaluar y reflexionar sobre la violenta lucha de clases en curso, particularmente en el sur global.

Las siguientes observaciones son críticas

Hay cuatro tipos de sindicatos occidentales o del norte;

En primer lugar, están los Cuatro Grandes, AFL-CIO (EE.UU.), DGB (Alemania), TUC (Reino Unido) y RENGO (Japón) - que son los custodios principales de las posiciones más conservadoras, especialmente en lo que se refiere al mantenimiento del imperialismo. Estos sindicatos se consideran como parte del imperialismo y por lo tanto tienen la responsabilidad de defenderla a toda costa. En muchos casos, los Cuatro Grandes recitan los versos de la política exterior de sus clases gobernantes en particular en lo que respecta a cuestiones como el comercio y el subdesarrollo de África y el Oriente Medio.

La segunda categoría consiste en los sindicatos socialdemócratas. Este es el grupo de los nórdicos más los holandeses. Estos sindicatos están de acuerdo con la mayoría de nuestros puntos de vista, pero no están dispuestos a desafiar a los cuatro grandes. De hecho, existe el peligro de que estas confederaciones puedan renegar de algunas de sus posiciones históricamente progresistas. En este sentido, siguen siendo un aliado crítico. Pero no pueden ser invocados para las batallas más profundamente profunda y fundamental, sobre todo en el enfrentamiento al subdesarrollo, el comercio y el antiimperialismo.

Hace unos años, era inimaginable que uno de ellos enfatizará la seguridad de Israel antes que la de los palestinos en la forma en que la FNV lo hizo durante el debate la resolución Palestina.

En cuarto lugar, los sindicatos europeos del sur que incluyen a la CGIL (Italia), CC.OO. (España), CGT (Portugal). Estos sindicatos han sido históricamente progresistas, con una postura anti-imperialista. Aunque hay algunos signos de retroceso. Estos sindicatos son un poco más confiables para desafiar a los cuatro grandes en ciertos puntos medios, pero se alinean en algunas cuestiones importantes.

Por último, hay sindicatos progresistas que forman parte de federaciones que no son necesariamente progresistas. Este ocurre, incluso dentro de los cuatro grandes. Por ejemplo, en el Reino Unido, algunos afiliados de la TUC, como Unite, UNISON, PCS y las Brigadas de Bomberos (que en conjunto representan más de dos tercios de la TUC británica), comparten muchas de las perspectivas del COSATU en asuntos globales tales como Palestina, comercio y el desarrollo de África.

Consideraciones estratégicas en el camino a reposicionar la política internacional

Los siguientes factores deben ser críticos en la discusión sobre el siguiente paso en nuestro plan de trabajo internacional.

En su forma actual, la CSI es incapaz de liderar o coordinar un pelea seria para la clase dominante mundial y el sistema capitalista en general. En este sentido, se ha convertido en una refrigeradora portátil destinada a enfriar las luchas de clase radicales y en el proceso se enredan en sofisticados argumentos que salvaguardan los intereses del capital global.

La peor víctima en ese sentido, es la clase trabajadora del sur global que está en el extremo de la crueldad del sistema global. A pesar de lo mucho que se habla de la independencia sindical, los afiliados dominantes de la CSI no son independientes de sus clases gobernantes, parecen serlo organizativamente, pero están políticamente ligados a la clase gobernante, de allí su defensa vociferante del sistema.Sus demandas de independencia a diario se exponen como una cortina de humo.

Mientras hablamos, el Histandrut (confederación sindical de Israel) es una parte fundamental del sistema de apartheid que rige Israel y está vinculada al sistema, incluso en términos de inversiones e intereses económicos. Se nos dice, por ejemplo, que Zim Lines, el barco que SATAWU se negó a descargar es propiedad de la unión.

Estos dobles estándares deben ser expuestos, especialmente como seguimos observando en su feroz ataque a Cuba y Venezuela por la misma razón, para justificar el apoyo a las posiciones de derecha donde los sindicatos revolucionarios se niegan a ceder ante el imperialismo. Peor aún fue el anuncio de que el actual presidente de la CSI, Michael Sommers se dirigió inmediatamente después de su elección a Alemania para poner en marcha una organización pro-Israel. Esto envía más señales sobre la problemática de la CSI. Esto es adicional al hecho más vergonzoso que el Presidente de la Histandrut, una institución racista y partidario de la ocupación, Ofer Eini es ahora un miembro del Comité Ejecutivo de la CSI como Vicepresidente.

Una evaluación justa, basada en las evidencias sobre la CSI y la Federación Sindical Mundial se debe hacer para ayudar a la discusión acerca de las opciones, que no son ni sentimentales ni ortodoxas. Esto debe conducir a un debate estratégico y sólido por los dirigentes de la federación acerca de lo que esta situación significa para el futuro de nuestra alineación política internacional.

En este sentido, el principio de la unión de los trabajadores del mundo deben estar en alto y no permitir que las barreras artificiales y los intereses mezquinos de ciertos individuos dividan a los trabajadores. Esto significa, que la posibilidad de un nuevo centro internacional de sindicatos que reúna a todos los trabajadores del mundo, tanto como sea posible, debe ser considerado.

El dominio de los 4 Grandes en la CSI no se desarrolla sin contratiempos, de hecho, está siendo presionado debido al desafío cada vez mayor por parte de algunos sindicatos, COSATU incluido. El hecho que el líder de Histandrut, el sindicato del apartheid de Israel, Ofer Eini fuera elevado al Comité Ejecutivo de 25 miembros, así como a su Consejo General como uno de los Vicepresidentes, confirma la influencia primordial de los 4 grandes y su intención de controlar aún más la organización.

Es sólo un ejemplo que muestra cómo el poder se utiliza para ejercer el clientelismo y el control. El otro ejemplo aún más crucial es el total rechazo a cualquier crítica fundamental de la economía capitalista global, prefiriendo llamar por la moderación y no por un cambio fundamental.

Sin generalizar, parece claro que la transformación de la CSI será un trabajo de décadas (suponiendo que finalmente tendrá éxito) y es posible que tengamos que evaluar si a la larga valdrá la pena o más bien concentrar nuestras energías en otros lugares. Mientras tanto, el centro de gravedad de nuestra política internacional debe ser colocado en la organización del sur global, clave para lo que debe ser el movimiento sindical africano un movimiento poderoso, militante y progresista, siempre actuando en el mejor interés de los trabajadores y en la intención continental de derrotar el subdesarrollo y el dominio del capitalismo global.

SIGTUR (Iniciativa del Sur en Globalización y derechos sindicales www.sigtur.org) tiene un potencial enorme para ser una plataforma estratégica y debe ser aprovechado efectivamente para eso. Esto también nos ayudará a interactuar con tantos sindicatos progresistas como sea posible y sin estar limitado por las afiliaciones que a veces nos exponen los sindicatos reaccionarios, como es el caso de Venezuela y Palestina, donde las afiliadas de la CSI son los sindicatos contrarrevolucionarios.

¿Cuál es el potencial de las FSI (GUF) en el proceso de transformar el panorama sindical mundial? Que permita a las organizaciones afiliadas aprovechar con eficacia los intereses de un cambio radical. Esto requiere una coordinación eficaz y la máxima participación, más que lamentos. Una vez más, la estrategia Sur-Sur será la llave maestra en ese sentido.

¿Qué pasa con el despliegue de personal en la estructuras sindicales internacionales? Tenemos que aprovecharlos para maximizar los resultados, porque la historia ha demostrado que no es suficiente con desplegarlos, sino debe haber claridad de propósito y mecanismos de apoyo eficaz en la lucha contra la burocracia mundial y la contrarrevolución en la mayoría de las estructuras con las que tratamos.

Debe tenerse en cuenta, incluso cuando hablamos de estos temas, que COSATU ha insistido siempre en la unidad de los trabajadores a nivel mundial como un factor crítico en la lucha del movimiento de la clase obrera internacional. En este sentido, unirse a una de los confederaciones sindicales internacionales no significa el abandono de esa importante misión.

En este sentido, la cuestión no puede ser una u otra, sino considerar cualquier posibilidad por un movimiento sindical mundial que uniría a todos los distintos estratos del movimiento sindical internacional en una ola poderosa. Esto podría no tener resultados inmediato. Las diferencias en las orientaciones ideológicas, históricas y de organización de las dos confederaciones principales, significa que tenemos que considerarlo como un trabajo en proceso, pero una respuesta programática inmediata vinculadas a esta estrategia a largo plazo es fundamental en la determinación del futuro.

Esto deben ser determinado por el CEC (Consejo Ejecutivo Central) y si es posible a través de un equipo de trabajo para determinar los escenarios futuros.

Bongani Masuku
Secretario Internacional de COSATU publicado en "The Shopsteward" publicación de COSATU