16 de noviembre de 2010

La empresa Farmacias Peruanas S.A. (Boticas FASA) maltrata a los trabajadores peruanos

Lo que viene ocurriendo en Boticas FASA es de escándalo. Ya no se trata simplemente de bajos sueldos u horas extras no reconocidas. Ahora, la empresa está tomando medidas que buscan destruir al sindicato.

La empresa, el día de ayer, de manera intempestiva anunció mediante un correo electrónico a los locales (boticas), los cambios de horario y lugar de trabajo de la totalidad de trabajadores afiliados al sindicato. Este cambio no tiene ninguna razón comercial o productiva. Se trata simplemente de hacer dificil al trabajador o trabajadora su labor, de impedirle que pueda tener tiempo libre.

Veamos unos ejemplos:

  • Maria Esther, vive en Ate y trabajaba en Zárate, ahora la han destinado al Callao.
  • Janet, vive en Surco y laboraba en Santa Anita, ahora la han destinado a La Victoria
  • Laura, vive en Ate y trabajaba en San Juan de Miraflores, ahora esta destacada a Pueblo Libre.
  • Máximo, quien vive en Ventanilla y trabajaba en el distrito de Puente Piedra y ahora lo han destacado a Villa El Salvador.

Así tenemos registrados a la totalidad de los afiliados al sindicato. Todos han sido cambiados a distritos alejados de su domicilio.

Un primer análisis señala que cada trabajador va a pasar dos horas y media en el viaje para llegar a su nuevo centro de labores y dos horas y media para retornar a su domicilio. Más dos pasajes extras por cada día.

La intención de la empresa es desanimar a los sindicalistas para que renuncien a la empresa y así desaparecer al sindicato. El día de hoy se ha realizado una asamblea de emergencia en la CGTP y se han tomado importantes acuerdos. Los trabajadores reafirman su intención de seguir luchando por sus derechos. estamos solicitando una reunión de urgencia con la ministra de trabajo, para ver este caso, así como se ha alertado a los medios de prensa nacional e internacional.

La empresa FASA desarrolla prácticas antisindicales en los tres países donde tiene presencia, México, Chile y Perú. En Chile acaba de firmar un acuerdo con el sindicato, luego de 32 días de huelga. Por eso, los trabajadores peruanos saben con quién se enfrentan pero están dispuestos a no ceder en esta lucha, hasta ser respetados y tratados como seres humanos.