Emprendedores, empresarios y trabajadores

Una de las cosas que me llamó la atención de la última campaña municipal fue el uso de la categoría "emprendedor" como sujeto social en casi todas las candidaturas, especialmente en Lourdes Flores de la derecha y Susana Villarán de la autodenominada "izquierda moderna" de Fuerza Social. 

El "emprendimiento"  es un concepto que se viene promoviendo desde hace casi una década, primero por ONGs, luego por lo que se denomina coloquialmente "gurú del éxito", entre los que destaca Nano Guerra García, curiosamente voceado como probable candidato presidencial por Fuerza Social. 


Foto tomada de aquí


Lo que hay es un discurso optimista que subraya la idea de riesgo, iniciativa, pensamiento positivo y audaz. Se trata de una lectura empresarial al mundo de la autoayuda. Si antes se trataba de vender la idea de felicidad personal, ahora se trata de alcanzar el éxito económico. Un emprendedor es algo así como un empresario sin capital. El capital entendido como dinero, como medio de producción es reemplazado por el entusiasmo y a veces los conocimientos.

Y el éxito económico se alcanza mediante la empresa propia, que surge como la panacea para los grandes males del país.

Uno podría simplemente decir que un empresario sin capital es como un pirata sin barco. La categoría emprendedor es simplemente una etiqueta discursiva para señalar con intencionalidad, una realidad mucho más compleja.

El capitalismo en el país es bastante restrictivo y no hay evidencias empíricas de movimientos en ascenso social y económico capaces de sostener esta idea del emprendimiento. Alguien señaló que el capitalismo en el Perú tiene la forma de un distorsionado reloj de arena, con una base muy grande que se angosta en el vértice para luego ancharse levemente en la cuspide. 

Me explico. Lo que tenemos socialmente es autoempleo en números altos. En el 2009 el 29,3% de la Pea ocupada de Lima Metropolitana eran trabajadores independientes, lo que se conoce como autoempleo. Estos serian en buena cuenta la base social de los denominados emprendedores. Como señala el c. Raul Rosales de la CUT, no se ha hecho aún una definición exacta de autoempleo. Sigue siendo también una etiqueta muy amplia e imprecisa. Ciertamente, el aspira a una definición "sociopolítica" que tampoco me parece lo más acertado. 

Se trata de empleo precario. Un taxista, un vendedor de emoliente, un datero de combi tienen en común jornadas de trabajo extensa e intensivas, ingresos irregulares, ausencia de cobertura de salud, ausencia de pensiones, ausencia de vacaciones, descanso médico, gratificaciones, CTS. Según cifras del Ministerio de Trabajo para el 2009, el 47,7% de los trabajadores independientes laboraban más de 48 horas semanales. 

Por otro lado, un 37,3% laboraban en empresas de menos de 50 trabajadores como se define ahora a las Pyme. Ahora bien, en las micro y pymes ¿quiénes son los emprendedores? Los emprendedores son los patrones de estas micro y pymes, no los asalariados de las mismas. Algunos entusiastas querrán pensar que cualquiera puede ser un emprendedor, pues sólo basta tener un sueño y listo. Pero en el mundo real las cosas no son tan simples.

En Lima, el 66% de las empresas recién formadas quiebran al segundo año de existencia. En promedio cada año fracasan unas 200 mil Pymes en el territorio nacional. Detrás de estas cifras hay personas y familias que se han arruinado encandiladas por discursos optimistas acerca del éxito de los emprendedores.  

Frente a esto, los gurúes tienen como respuesta dar mayores facilidades tributarias y contractuales a los dueños de micro y pymes. ¿Más aún? Si. Ya los empresarios de Pymes disponen de un régimen laboral que les permite contratar mano de obra barata, con menos derechos y libertad absoluta de despido. Sin emabrgo, parece que hacer viables a las Pyme requiere de mucho más. Tanto así, que la CONFIEP se opone a subir el salario mínimo para salvar dichas pequeñas y medianas empresas que no podrían costear un incremento salarial. Entonces no se sube la RMV. 

¿Cuál es la lógica aquí? Tenemos empresas que económicamente no son viables, pues no logran acumular lo suficiente para pagar un salario decente, entonces, las seguimos ayudando para que sigan pagando una miseria. Es absurdo. Hay un tema con la dignidad del trabajador que para todos es invisible. A nivel individual probablemente una persona podría pensar que necesita cualquier salario, pero como sociedad si permitimos esta situación, estamos destruyendo nuestro futuro pues nos condenamos a perpetuar la pobreza. Un estado responsable buscaría otras alternativas.  

En resumen, no hay emprendedores. Es un rollo para tranquilizar conciencias, disimular discriminaciones, disfrazar desigualdades. Lo que tenemos es una minoría empresarial muy poderosa que explota sistemáticamente a una masa inmensa de asalariados y autoempleados empobrecidos. Como movimiento sindical debemos organizar a los asalariados y los pobres de la ciudad. Como izquierda, debemos definir una identidad de "trabajador" que sea capaz de reunir a los pobres de la ciudad. La base social de cualquier proyecto de izquierda son los trabajadores, no ese invento llamado emprendedores.  



ACTUALIZACIÓN 19 de Octubre:
Una alusión menor al artículo del c. Rosales de la CUT ha merecido una entusiasta y densa respuesta del mismo. Su post llamado "Trabajador, hegemonía y autoempleo" ha sido publicado en el blog institucional de la CUT. Más allá de decir que soy un "etiquetador" de conceptos, hay algunas ideas que merecen discutirse. Ponto vendrá una no menos entusiasta pero sencilla respuesta de este modesto etiquetador. 

Comentarios

  1. Nada nuevo hay bajo el sol. Este discurso se origina en los ochentas, con H. de Soto y "El otro Sendero". Y la izquierda dijo lo mismo que tu ahora, Carlos: discurso ideológico que esconde las brechas.
    Totalmente cierto, pero poco vendedor. Los discursos de trabajadores y pobres no funcionan para aglutinar gente. Han fracasado desde hace casi 30 años. (Flores Galindo, en "Los Caballos de los Conquistadores" hace una muy inteligente crítica no solo a De Soto sino también a una izquierda incapaz de tener un discurso novedoso)

    ResponderEliminar
  2. Hola anónimo:
    Tampoco se trata de inventar la pólvora. Mi intención no es descubrir cosas nuevas sino tratar de hacer una crítica cuando corresponda.
    No sé si el discurso de izquierda se mida en términos de "vendedor" o no vendedor. Esa es una curiosa denominación tuya.
    Lo que si es claro, es que el fracaso de la izquierda no se explica por asumir identidades de clase sino precisamente por abandonarlas sin mucha reflexión ni crítica.
    En otros lugares, la identidad de trabajador sigue congregando gente. Mira la convulsión europea no se entiende sin los sindicatos, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  3. Salud

    El término "emprendedor" se ha comenzado a usar cuando el término "empresario" ya sonaba desgastado. Como dices, es "para limpiar conciencias". "Emprender" vino vinculado de iniciativas más o menos sociales, pero ahora se usa para todo, para "empresa" (incluso un neologismo como "emprendimiento" surge de la nada para reemplazar a su sinónimo: "empresa"), otras para hablar de empresas de nuevas tecnologías, aunque en España lo ves hasta en la sopa... la verdad es que estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, con las realidades que oculta o pretende ocultar, y con ese enfoque capitalista del "triunfo" (y el "sé tu propio jefe").

    (Además, técnicamente todo "autoempleo" es "emprendedor", y dudo mucho que a esa situación precaria se refieran con el ideal de éxito.)

    Hasta luego ;)

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo, Carlos. Pero Perú no es Europa. Una cosa es fotalecer identidades obreras en un país con obreros, industria, una PEA (más o menos) estable en su trabajo y otra en un país donde más del 40% de personas no trabajan para otros y un 80% de personas (según encuestas del IOP en mayo de este año) quisieran ser independientes....

    ResponderEliminar
  5. Hola Jomra:
    Como siempre agudo y perspicaz. Lo que llama la atención (bueno, en verdad no tanto) es la facilidad con que gente de izquierda se sube a estos coches ideológicos sin la más mínima reflexión crítica.
    Hay un conjunto de "intelectuales de izquierda", es decir, profesores universitarios, dirigentes de partidos, columnistas de prensa, blogueros, que suman y suman conceptos, nociones, etiquetas sin ton ni son, solamente por afán de parecer "in" o de moda.

    Ya hace años Rochabrún se quejaba de la pobre capacidad crítica de nuestra izquierda. Anoche con unos camaradas de mi partido discutíamos eso y lo curioso es que todo este seguidismo es tan lejano con lo que Mariategui nos dejo.... En fin, que la guerra fría y el PCUS marcaron más a la izquierda local de lo que hubiéramos querido.

    Otro tema, son los jóvenes de izquierda, pero eso merece un post aparte.

    ResponderEliminar
  6. Hola Anónimo del penúltimo comentario:
    Si, una cosa es con guitarra y otra con cajón. Sin embargo un par de precisiones. No he dicho "identidades obreras" sino "laborales". En términos generales me parece que la noción de "trabajador" es más amplia e inclusiva como para responder a muchas más personas en la sociedad peruana.
    Una identidad social requiere obviamente un referente material, concreto, demográfico para poder existir, pero no está limitado por éste.

    Ahora bien, la mayoría de la gente quiere ser "independiente" pero entre otras razones se explica por que el "trabajo dependiente" es fuente de frustración, desilusión y expectativas bajas. Con salarios que no suben pobre sindicalización y ninguna negociación colectiva, no es raro que nadie quiera trabajar para otro.
    Pero imagino que la izquierda podría posicionar una identidad de trabajador alrededor de una idea de "trabajo digno". Una sociedad de trabajadores, donde sean los trabajadores organizados los dueños de su propio destino. Algo así hicieron los trabajadores rusos en época de Lenin y eran una minoría.

    ResponderEliminar
  7. Y dentro de tu utopia socialista con que dinero se va a dar trabajo digno a tanto trabajador?

    La falla de los sistemas socialistas es algo que a los izquierdistas no les gusta que les recuerden.

    En los sistemas socialistas el unico empleador es el estado, no hay innovacion, no hay crecimiento economico. Y una vez que el estado es el unico propietario de todo, tambien se vuelve propietario de las personas. Las personas no pueden emigrar, salir del pais es prohibido.

    Aqui noticias del gobierno socialista de Cuba:
    http://www.wsws.org/es/articles/2010/aug2010/span-a07.shtml

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. R. Euribe es generalmente un fiel representante de la derecha local. Así piensan muchos empresarios. Por eso estamos como estamos.

    Se pregunta cómo pagar buenos sueldos, ergo, sigamos pagando sueldos miserables.

    La estrechez de miras y la cultura de noticiero local son el alimento cotidiano de la burguesia empresarial. Es una lástima que el capitalismo por aquí no haya podido crear ni siquiera una clase burguesa digna de ese nombre.

    ResponderEliminar
  9. Mientras tengas cientos de miles de personas que salen de la secundaria sin saber hacer nada en un contexto donde no hay el suficiente numero de empresas para absorver esa poblacion. la curva de oferta y demanda va a poner los sueldos a un nivel bajo.

    El Gobierno cubano invirtio en educacion para todos. Perfecto, Genial. Pero cuantos graduados en medicina, quimica, tienen trabajo o pueden crear empresas? nadie. Tienen la fuerza laboral, pero no tienen las empresas que absorvan esa mano de obra calificada.

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante artículo Carlos, concuerdo en gran medida. En el discurso del "emprendedor" no hay ni una sola crítica al modelo económico, más bien invisibiliza, como lo señalas, la desigualdad, la exclusión, la falta de oportunidades, que son estructurales. Ahora hay que estar atentos porque ese discurso se va a vender como de "izquierda moderna" o "centro izquierda".

    ResponderEliminar
  11. Estimados, les comento que soy argentino..acá en mi país los sindicatos son muy fuertes y con ese poder logran reivindicaciones laborales bastante aceptables..el problema pasa por los trabajadores "en negro" o no declarados (no se como le dicen en Perú, quizás no estar en planilla o algo por el estilo)ya que ellos no gozan de los aumentos de sueldo ni de los mayores derechos logrados por los sindicalizados. Por lo tanto lo primero que hay que conseguir es que todos los trabajadores estén en regla. Esto es un trabajo arduo de control para el estado pero más que todo depende mucho del compromiso de los empresarios.
    En esta discusión donde yo estoy muy a favor de lograr mas derechos para los trabajadores pero también creo en la posibilidad de ser un emprendedor que inicie su propio negocio, me parece que hay algo que no se puede pasar por alto. Las Pymes son las que (cifras más cifras menos según cada país) aportan alrededor del 80% del empleo en América Latina. Y aquí está el eje de la cuestión, las Pymes no son creadas por los grandes buitres que manejan el mundo, las Pymes no son grandes multinacionales explotadoras, las Pymes no gozan de grandes subsidios ni de apoyos estatales. Pero si las Pymes son creadas por los famosos emprendedores...El creador de la pyme es quizás un trabajador que un día dijo estoy harto de que mi techo sea un sueldo determinado para mi tipo de trabajo según alguna ley...estoy harto de que el porvenir de mi familia dependa de si un empresario quiere subirme o no el sueldo o si pretende o no despedir personal... El emprendedor es alguien que decidió iniciar su propio negocio, quizás con el conocimiento ganado en un anterior trabajo, quizás con algún talento diferente, quizás con muchas ganas y muchos sueños.
    Si trasladamos este tema a una ideología de izquierda me parece que habría que enfocarlo por el tema tan aludido por Marx "la propiedad de los bienes de producción"... si lo importante es que la propiedad de los bienes de producción no esté concentrada en pocas manos que mejor que permitir más empresarios, mas dueños de empresas, más emprendedores..por que no cooperativas que trabajen en conjunto con un gran número de socios o dueños (para evitar que un capitalista nos venga a hablar de la famosa perdida de productividad que se produce si atomizamos la producción y perdemos escala... no se me parece que no hay que dejar atrás las luchas, las reivindicaciones..pero tampoco hay que ser cerrados a la hora de encontrar otras soluciones a un mismo problema...Que el estado concentre todos los bienes de producción tampoco parece ser una solución, ya que el estado no es más que un grupo de personas que también son corrompibles y pueden embriagarse de poder...

    ResponderEliminar
  12. Estimado Carlos:

    Creo que lanzar ataques ad hominen es contraproducente para cualquier discusión que busque ser sincera. Por esto, sin recurir a etiquetarte, como espero que no hagas conmigo, y tratando de ser tolerante y abierta a las opiniones de otros, te pido que me des ejemplos de países socialistas/comunistas que han logrado lo siguiente para sus pueblos:

    1. Bienestar económico para las mayorías, no me refiero a una economía de subsistencia, sino a un salario digno.
    2. Libertad de expresión, para que, entre muchas otras cosas, el pueblo pueda apoyar o rechazar al régimen gobernante sin temor a represalias
    3. Libertad de culto, para que el pueblo pueda practicar libremente la religión de su elección
    4. Libertad de prensa, para que el pueblo pueda conocer los hechos nacionales y mundiales sin censura de parte del Estado.

    Particularmente pienso que no hay ninguno, pero puedo equivocarme. Por mi parte puedo mostrarte varios países llamados "capitalistas" (aunque quizás la expresión correcta, como diría Balint Bazsonyi, debe ser "países con un sistema de libre empresa")que cumplen con estos requisitos. Espero tu respuesta.

    ResponderEliminar
  13. Damaris:

    Argumentos ad hominen no hay por aquí. Hay gente de izquierdas y un derechista que de cuando en vez aparece, pero de manera inocua.

    Tu pregunta me sorprende por que no la había escuchado desde hace mucho tiempo, casi desde que salí de la secundaria.

    Entrar en discusiones de este tipo es bastante estéril, porque no estamos discutiendo algún argumento empírico sino convicciones, tal como lo pones. Según tu hay países capitalistas donde se cumplen esos requisitos.

    Yo no lo veo así. No creo que pienses en EEUU definitivamente, ni buena parte de la Europa ahora en crisis. Los países nórdicos... tal vez, pero hay un estado muy grande y sindicatos muy fuertes.

    Mira, ¿qué te puedo decir? La izquierda tiene muchos errores y limitaciones, pero para la gente pobre, en este país, en estos tiempos, tu capitalismo no tiene nada que ofrecerle salvo más explotación, más injusticia, más dolor.

    La alternativa que dibujó la izquierda en el pasado tuvo muchas limitaciones y errores, pero la crítica al capital y a la sociedad capitalista desde la izquierda, sigue en pie. El capitalismo no ha resuelto ningún problema central ni ha traído mayor felicidad al género humano.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares