9 de agosto de 2010

Sobre empleo, remuneraciones y derechos laborales

La situación del empleo, remuneraciones y derechos laborales se ha visto muy perjudicada durante el presente gobierno. Lejos de mejorar la situación del trabajador peruano, la política económica y el impacto de la crisis mundial han debilitado aún más al mercado laboral. 

El crecimiento del empleo en el sector privado en el 2007, antes de la crisis se encontraba en 8,9% luego ha pasado a 1,4% en el 2009. Pero la situación es más grave si nos fijamos en el sector industrial donde el crecimiento del empleo ha pasado de 9,3% en el 2007 a una pérdida de -5,9% en el 2009. Un subsector más afectado por está pérdida de empleo es confecciones. 

Otro sector donde se han registrado despidos y pérdida de empleo es el sector agrario. El número de trabajadores registrados en el régimen laboral agrario ha disminuido en -7.3% de enero de 2008 a noviembre de 2009. La ausencia de una protesta ante estos despidos se debe a la baja tasa de sindicalización existente en agro y confecciones. 










Trabajador, empresario, salario en bolsa pequeña y riqueza creada por el trabajo en bolsa grande.
Organízate y toma la bolsa grande!!








A nivel remunerativo tenemos que el salario mínimo sigue siendo el más bajo con respecto a Chile, Brasil, Colombia, Argentina y Ecuador. Como sabemos la mejora del nivel adquisitivo del salario mínimo está entrampado en el país por decisión del gobierno. La clausula "gatillo" consensuada en el Consejo Nacional de Trabajo no se ha aplicado por decisión del gobierno, lo cual ha motivado la suspensión de la participación sindical en el espacio tripartito. Claro, para que ir a dialogar si los acuerdos no se respetan. Un dato que muestra el atraso remunerativo es que entre el 2000 y el 2009 mientras el PBI per cápita creció en 43%, los ingresos reales mejoraron solamente en 6,7%. 


La gestión del "Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo" tampoco ha sido de las mejores en la vigilancia del respeto a la normatividad laboral. Por ejemplo, en el 2008 se realizaron 742 inspecciones en salud y seguridad, pero en el 2009 solamente 326 inspecciones. Este descenso tiene que ver con la gestión de la actual ministra de trabajo, más preocupada en salir por televisión que en vigilar a las empresas. 

Asimismo, el gobierno no hace nada por fortalecer los mecanismos de diálogo como la negociación colectiva. Hay un descenso sostenido del número de negociaciones colectivas realizadas. Por ejemplo, a nivel nacional, durante el 2007 se realizaron 434 negociaciones colectivas en trato directo, en el 2008 sólo 364 y en el 2009 se siguió bajando a 233. En Lima metropolitana la situación es más grave. Se han realizado 40 negociaciones colectivas en Enero del 2008 pero en Noviembre del 2009 solamente se han realizado 19 negociaciones en la principal plaza del mercado laboral. 

Es decir, no hay aumentos ni por la vía administrativa ni mediante la negociación colectiva. El gobierno no tiene la voluntad de mejorar la situación de los trabajadores y deja la política remunerativa en manos de los empresarios. Gracias sigue diciendo la CONFIEP mientras esconde la billetera. 

El gobierno muestra además su voluntad de impedir el ejercicio de la protesta legal. En el 2008 se iniciaron 50 procedimientos de huelga laboral en Lima Metropolitana de los cuales solamente cuatro (4) fueron reconocidos por el Ministerio como “legales”. Todos los demás fueron considerados improcedente y/o ilegales. Cuatro huelgas reconocidas por el estado para una ciudad de ocho millones de habitantes. Estos datos muestran claramente la voluntad del gobierno por restringir las aspiraciones de los trabajadores e impedir cualquier forma de protesta legítima.

Claro, sabiendo de qué lado esta el gobierno y la Ministra de Trabajo, resulta claro entender por que las empresas están saboteando sistemáticamente la negociación colectiva. ¿Cómo? Proponen como acuerdo de convenio colectivo "cumplir lo que manda la Ley" mientras rechazan todo aumento de remuneraciones. Tómalo o déjalo, nos dicen. ¿Acaso el cumplimiento de la ley es negociable? 

Después no se quejen, cuando lleguen las huelgas intempestivas.