7 de diciembre de 2009

Conflictos en el Sector de la Seguridad Privada: Orus y Hermes

En el Sector de la Seguridad, las cosas andaban muy tranquilas. hace un par de años atrás los trabajadores de PROSEGURIDAD S.A. organizaron el Sindicato nacional de Trabajadores de Vigilancia y Seguridad, pero la empresa logró descabezar  esta nueva organización sindical. Al dispersar a sus dirigentes el sindicato se encuentra descabezado y esperando que nuevos dirigentes asuman su conducción. pero fue una derrota. Ciertamente la empresa usó toda su fuerza para golpear a los trabajadsoires, pero como todo en la vida da vueltas, ahora, el Grupo PROSEGUR compra mediante una fusión por abosrción a la empresa ORUS S.A. perteneciente al Grupo Romero.  La administración de la empresa Proseguridad se comporta de manera que crea desconcierto e incertidumbre, por l oque ante el silencio sospechoso de la gerencia, los trabajadores se ven obligados a formar su sindicato.

La empresa Proseguridad S.A. nuevamente enfrenta el reto de la organización sindical. pero esta vez, los trabajadores están mejor preparados, mejor organizados y sin miedo. Esta vez lograremos sentar a la empresa a negociar.

Más aún por que las precarias condiciones de trabajo de los vigilantes privados, portavalores, chóferes y cobradores es tal que ya la paciencia se les ha acabado. En la empresa "Hermes Transportes Blindados" por ejemplo, la empresa al saber de la existencia de un sindicato procede inmediatamente a despedir a 17 trabajadores "sospechosos" de formar la organización laboral.

Pero este despido completamente nulo, solamente logra indignar más a los trabajadores que en masa se afilian al sindicato y actualmente son más de doscientos trabajadores. La empresa trata de ignorarlos, no les recibe los documentos, les ha devuelto el pliego de reclamos !! Se ríe de las citaciones del Ministerio, en resumen, la empresa hace lo que le da la gana.

Pero la paciencia tiene un límite. El 09 de diciembre, los trabajadores de Hermes harán un plantón en la puerta de la empresa, es decir, no van a trabajar. Como en los servicios, la presencia de los trabajadores es fundamental para llevar a cabo las tareas programadas.

Un plantón es un acto de fuerza. no es fácil que 200 trabajadores acuerden hacer algo que los perjudica (por que ese día no lo van a cobrar) en lo inmediato, para poder ganar algo a futuro. Pero, sinceramente, se trata de dignidad. La empresa se ríe de los trabajadores y ellos ya se han dado cuenta de esto.

Estoy seguro que el plantón será un éxito. Estaré allí y espero ver la cara de tanto gerente cuando ningún camión salga de la empresa Hermes.