15 de septiembre de 2009

Congresos sindicales: AFL-CIO y TUC

Dos importantes congresos se han realizado estos dias. La 27ava Convención Nacional de la AFL-CIO, que es la principal central sindical de los Estados Unidos y el 141avo Congreso del TUC (Trade Union Congress) de Inglaterra.









Ambos eventos resultan importantes. En el caso de Inglaterra, los sindicatos vienen de procesar una serie de frustraciones y desentendidos con el Partido Laborista. Tanto asi, que la mesa de debate que inaugura el Congreso se titula: “La política ha fallado. ¿Cómo deben reaccionar los sindicatos?

El sentido de este debate es:

“Los trabajadores están siendo quienes pagan los costes de una crisis que no han creado. Los activistas son expulsados de sus puestos de trabajo. Los representantes sindicales son perseguidos en el trabajo. Muchos trabajadores ven amenazados sus puestos de trabajo, sus pensiones o sus condiciones de vida.

¿Cómo deben reaccionar los sindicatos? ¿Ha pasado ya el tiempo para las tranquilas, moderadas y modestas peticiones que éstos hicieron para reformar las leyes antisindicales? Si los políticos no cumplieron con el cambio prometido, ¿cómo pueden los trabajadores asegurar la justicia en el trabajo?

Los intervenientes en el acto considerarán las opciones políticas, legales y laborales que son posibles para corregir y suplir las deficiencias en la protección de los sindicatos, para promover la justicia en el trabajo y para diseñar el proyecto de un orden nuevo que sustituya a este desacreditado y cada vez más desfalleciente sistema económico.”

Como señala Miguel Falquera, en el Blog del profesor Baylos, la crisis de las relaciones tan estrechas entre el Partido Laborista y el TUC ha terminado provocando un rechazo a la política en general -de izquierda incluída- que probablemente requiera repensar la autonomía sindical. La crítica a la política desde los sindicatos, presupone una autocrítica, tanto en nuestro país como en Europa.

Ha sido elegido secretario general el c. Dougie Rooney, quien se desempeña como dirigente sindical desde hace 25 años y ha anunciado su compromio con los temas centrales que afectan a los trabajadores ingleses.

En el Congreso de la AFL-CIO hay dos temas en agenda. El apoyo a la reforma laboral que implica la Employee Free Choice Act, que modifica el procedimiento para constituir sindicatos en EEUU. De aprobase, podría incrementarse la tasa de afiliación sindical, despues de muchos años que ha venido cayendo.

Otro tema son las relaciones con el gobierno demócrata. La ruptura entre AFL-CIO y Unite Here hace un par de años ha significado un duro golpe para los trabajadores estadounidenses. En el centro de dicha ruptura estaban dos miradas sobre las relaciones entre trabajadores, sindicatos y los políticos. Para unos, el apoyo económico (muy importanyte pues los sindicatos disponen de grandes fuentes de ingresos) dado a los partidos Repúblicano o Demócrata como manera de articular una estrategia de incidencia política era ineficaz vistos los resultados en afiliación y normas laborales. Los de Unite Here pensaban que invertir los recursos económicos en campañas de afiliación sindical, union organizers y campañas mediáticas era más viable. No tengo mayor información del estado de dicha discusión en la actualidad.








Richard Trumka (al centro) junto a Liz Shuler (derecha), Secretaria de economía y Arlene Holt Baker (izquierda) vicepresidenta de la AFL-CIO. Los nuevos dirigentes del sindicalismo estadounidense.






En general, en la agenda del movimiento sindical internacional hay tres temas claves:

a.- Los cambios en la estructura sindical producto del fin del fordismo
b.-Las relaciones entre lo social-sindical y lo político-público
c.- La defensa, normatividad y acción sindical ante las migraciones laborales.

La ideologización barata y el virtual asilamiento de la FSM hace que en el Perú los temas del sindicalismo internacional sean conocimiento de unos pocos enterados. No se promueve el acceso a la información ni el debate de dichos temas.



En el congreso de la AFL-CIO se entrego un premio a la activista por los derrechos laborales en Colombia e hija de un dirigente sindical asesinado, Yessika Hoyos. Ella recibió de manos del Secretario General de la AFL-CIO el George Meany-Lane Kirkland Human Rights Award 2008 por "su coraje extraordinario, su dedicación a la causa de los derechos laborales en Colombia y su compromiso para terminar con la impunidad de los responsables en las violaciones de dichos derechos"



Para los que piensan que estos temas no deben ser parte de nuestro interes, se les recuerda, que en un escenario de capitalismo transnacional, la acción sindical no puede ser simplemente local o nacional.