4 de julio de 2009

Partido de los Trabajadores de la Ciudad y el Campo: una opción troskista

Como habiamos señalado desde hace buen tiempo, una facción de los compañeros troskistas inicia una nueva aventura política. Enarbolando una línea obrerista, clásicamente troskista se acaba de fundar el 27 de junio último en la ciudad de Lima, el autodenominado "Partido de los Trabajadores de la Ciudad y el Campo". He tratado de buscar en Internet alguna página web, blog o similar que de información oficial, pero al parecer los compas aún no disponen de presencia en el ciberespacio. Ya llegaran. Solo encontre esta nota en un blog de un compa fránces, lo cual no es de extrañar si hay troskistas metidos. Su vocero impreso se denomina "Trabajo" y como es habitual en cada edición le dan duro a la central mariateguista y a la izquierda local. El valor que viene de saberse poseedores de la verdad absoluta.

El c. Luis Castillo, secretario general de la Federación Minera se desmarcó de dicho proyecto como vemos en la carta aquí publicada. Los animadores de este nuevo "partido" le respondieron "ese secreto que tienes conmigo nadie lo sabrá..." y renovaron su apoyo a la federación. Una salida que trató de ser elegante, frente a la pérdida del único dirigente activo y con bases reales en el movimiento sindical que dispone dicho partido. La carta de respuesta aquí:





















Ahora, una variante del troskismo local tiene una nueva representación. ¿Cuál es su estrategia? Más allá del discurso maximalista y la prédica obrerista, el PTCC pretende ser una opción electoral. A diferencia del resto de la izquierda local, no están detrás de Ollanta Humala o el cura Arana (que drama el de nuestra izquierda, ¿no? sus dos referentes principales son un ex militar y un cura católico). ¿Podrá el troskismo de la primera década del siglo XXI ser el equivalente del maoísmo en los 70s del siglo pasado? Es decir, lograr la articulación entre discurso ideológico y práctica política a traves de una organización partidaria en la juventud peruana.

La tarea no será fácil para los PTCCistas. Sus integrantes no son jóvenes cronológicos. Representan más bien, el último intento de respuesta de la vieja guardia izquierdista de los 80s. El troskismo joven parece estar en el PST.

Más allá de las críticas que tenemos tanto a su visión subsidiaria de lo sindical frente a lo partidario, como a la praxis que de tal visión se desprende; la presencia de esta tendencia -tantas veces considerada como extinta, pero siempre resurrecta- va a motivar un mayor dinamismo en los círculos políticos de izquierda. En el movimiento sindical, el PCP como Patria Roja empiezan a animarse. Los socialistas trabajando en la CUT parecen estar tranquilos, pues la mira esta puesta en la CGTP. Frente a la llegada de nuevas células, algunas que parecían muertas vuelven a reactivarse. Esperemos que no terminen viéndose como anticuerpos.

Algunas fotos del evento fundacional, alcanzadas por uno de sus participantes (valga la aclaración, para que los aspirantes a comisarios de mi partido no empiecen a mirarme feo... Es en vano, ya lo hacen).