12 de octubre de 2007

¿Vamos al Chilis del Óvalo Gutiérrez?


La franquicia internacional Chilis se encuentra en propiedad de un grupo empresarial que no demuestra el más mínimo respeto por los derechos laborales y sindicales de sus trabajadores. Esta semana ha amenazado de despido a un trabajador por conversar con sus compañeros de trabajo para organizar un sindicato. ¿Por qué desean formar un sindicato? Para hacer valer sus derechos.

Los cocineros laboran por sobre las temperaturas ambientales permitidas, en espacios cerrados y mal ventilados, lo cual provoca una continua deshidratación de los que laboran en la cocina. Asimismo, los fines de semana se ven obligados a trabajar más de ocho horas, las cuales no son reconocidas por la empresa y se asume que es un “aporte” laboral.

Los trabajadores reciben en sus boletas el sueldo mínimo pero mediante una planilla oculta se les paga un bono que completa un ingreso mensual de 1000 soles aproximadamente. De esta manera, los derechos de Compensación por Tiempo de Servicios, Gratificaciones y demás se calculan sobre el mínimo y no sobre lo que realmente recibe. Así estafan a los trabajadores y al Estado. Para mantener a los trabajadores en contratos temporales y evitar una relación laboral prolongada, los cuatro socios de Chilis (que también tienen la franquicia de Pizza Hut, KFC y Mc Donalds) crean y recrean una serie de grupos fantasmas.

Ahora, los trabajadores están tratando de organizar su sindicato, pero la gerencia los ha amenazado con despedir si descubre alguna reunión o “conversación impropia sobre sindicatos” (sic).